lunes, 29 de junio de 2015

Mindfulness con la plancha

No destaca entre mis habilidades más señaladas. De hecho hace relativamente poco que aprendí a planchar. Aunque ahora, de vez en cuando empuño el instrumento y me las tengo que ver con las arrugas de la ropa recién lavada.

Y cuando lo hago, trato de enfrentar la tarea con paciencia y tranquilidad. Sin prisas. Son malas consejeras.

Así que me entrego a mi misión con la filosofía del Mindfulness: concentrado en lo que hago y tratando de no pensar en otras cosas. Reconozco que este planteamiento me ayuda sobremanera a realizar la labor a conciencia. Así, poco a poco, el montón de ropa sin planchar va disminuyendo y yo viendo pasar las horas sin más objetivo que la atención concentrada en el acto de planchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario