domingo, 26 de diciembre de 2010

Sabiduría popular de Uncastillo

Estos días de navidad me han servido para recoger de boca de mi padre muchos dichos y poemas populares. Pienso que sería una pena que se perdieran y por eso los reproduzco tal como él me los ha transmitido.


1.- Hasta la leña del campo
Tiene su separación
Una vale para hacer santos
La otra para hacer carbón

2.- En Uncastillo nací
Provincia de Zaragoza
Desde pequeño aprendí
Mañico a cantar la jota















3.- Llevas el pelo tendido
A la voluntad del aire
Por Dios te pido mañica
Que no te fies de nadie

4.- En los rizos de tu pelo
Se para y canta un canario
Luego baja por tu frente
Para beber en tus labios
Como si fuera una fuente

5.- Anda y vete por el mundo
Que el mundo te dará el pago
Que el mundo también arregla
Al que anda desarreglado















6.- Cuando paso por tu puerta
Cojo pan y voy comiendo
Pa que no diga tu madre
Que con verte me mantengo

7.- Le dije adiós a mi madre
Y me dijo adiós, mostillo
La única palabra dulce
Que de su boca ha salido















8.- En las eras de mi pueblo
Cantaba un día una moza
Qué bien se avientan las penas
Con el aire de la jota

9.- Por las tapias de un corral
Cantaba un pobre bueyero
Qué buenas migas haría
Si tuviera pan y sebo















10.- Cuando me parió mi madre
Terminaba de nacer
Y a los quince días justos
Ya tenía medio mes
















11.- Isabelita me llamo
Soy hija de un labrador
Aunque voy y vengo al campo
No le tengo miedo al sol
















12.- La niña cuando va a misa
Va al lado de su madre
Paice un ramico de albahaca
Que lo bandolea el aire

13.- Un ave con tantas plumas
No se puede mantener
El escribano con una
Mantiene hijos y mujer

14.- Muere el rico, muere el pobre
Muere el obispo y el papa
En este mundo señores
De morir, ninguno escapa


15.- Cuando me voy a labrar
Y tiro de los ramales
Me acuerdo de aquella rubia
Que vive en los arrabales

16.- A Zaragoza me voy
Por si quieres mandar algo
Por Casetas pasaré
En el Oriental te aguardo




17.- En la cara tienes pecas
Y en el carrillo colores,
En el cuello gargantillas
Y en el corazón, amores


18.- Labradorico lo quiero
Que venga del campo tarde
Con la abarquera arrastrando
Y la cara de vinagre

19.- Cazador y pescador
Hacedor de yeso y cal
Toda tu vida rabiando
Y a morir al hospital




20.- No festejes con mujeres
Que han festejau con otros
Que el que fuma de colilla
Se puede quemar el morro

21.- Mañana me voy a cazar
Con el morral de tu madre
Las galgas de tus hermanas
Y el perrico de tu padre

22.- Eres clavelina noble
Plantada en el mes de enero
No subas maña a los puertos
Que te marchitará el hielo

23.- De lo resalada que eres
La sal se te va cayendo
Yo como voy detrás
Toda la voy recogiendo

24.- Cuatro años vive un orón
Cuatro orones vive un perro
Cuatro perros un caballo
Cuatro caballos un viejo

25.- Arbolito bien plantau
Siempre parece arboleda
La mujer de un buen marido
Siempre parece soltera

26.- Cuando cantaba mi abuelo
En casa de mozonuestro
Hasta las piedras cantaban
Cuando llegamos al huerto

27.- Morena tiene que ser
La tierra pa la cebada
Y la mujer para el hombre
Alta, rubia y colorada


28.- Tendí mi manta en el monte
Y se me llenó de flores
Bendita sea la madre
Que nos parió a los pastores

29.- Por ser baturro me dieron
Honra y cariño al nacer
Facilidad en la palabra
Y franqueza en el querer


30.- Eres como aquel canario
Que va a la playa y se baña
Y con el pico revuelve
La arena y no enturbia el agua

31.- Cuando me miro en tus ojos
Y tú miras en mi cara
Te estoy diciendo morena
Que sigues enamorada

¡Vaya memoria, eh! no está mal para tener cerca de noventa y un años...

domingo, 19 de diciembre de 2010

Víctor Vergara: coleccionista de estilográficas y maestro turronero.

Víctor pertenece al selecto y reducido club de personas que te caen bien desde el primer momento. Somos compañeros del instituto y desde el principio mantenemos una relación muy afectuosa. Además él cuenta con un interés y una curiosidad natural que le hacen profundizar en los campos más insospechados del saber como ahora veremos.

Destacaría en primer lugar su afición a coleccionar plumas estilográficas. Evidentemente esta afición va acompañada de una rigurosa documentación sobre modelos, plumines, sistemas de llenado y tipos de tinta así como de la asistencia a la feria de la estilográfica que, anualmente, se celebra en el hotel Zurbano de Madrid.

También sigue habitualmente varios foros sobre esta materia como, por ejemplo, el Foro de estilográficas y relojes, otro que se llama Estilográfica connection, el inglés The fountain pen network y la página de Paco Cruz.

Pero tal como ocurre con otras aficiones, lo mejor es ver "in situ" las plumas para poder apreciar en todo su esplendor esos delicados y refinados instrumentos de escritura que, con el paso del tiempo han alcanzado un elevadísimo grado de perfección.

Víctor cuenta actualmente con una colección de 31 plumas. También toca -aunque más tangencialmente- el mundo de los portaminas y el de los bolis.

Me enseña algunos de sus ejemplares preferidos como, por ejemplo dos pequeñas plumas idénticas que, siendo todavía novios, se regalaron con su actual esposa Asun... ¡sin saber que ambos compartían esa afición!

Otro modelo que me muestra con orgullo es una Pelikan 100N de los años treinta adquirida de segunda mano a través de internet y que cuenta con el "equipamiento" que tanto le gusta a Víctor:

- Cierre de rosca
- Aspiración mediante émbolo
- Ligera
- Escritura fina

Pacientemente me va mostrando y explicando las peculiaridades de las plumas más significadas para él al tiempo que me va contando detalles técnicos que sólo dominan los expertos. Me habla de los distintos mecanismos de aspiración de la tinta: saco de caucho que succiona mediante un fleje, émbolo desmontable (convertidor), émbolo integrado en la propia pluma, sistema Snorkel que, por capilaridad va acumulando la tinta, mecanismo aerométrico mezcla de pistón y de fleje de presión (típico del modelo Parker 51, propiedad de su esposa), etc.

Cuando alguna pluma se le estropea, la lleva a reparar a "La estilográfica moderna" en la calle Méndez Núñez donde, además de vender, se reparan las plumas estropeadas.

Me comenta que el papel ideal para escribir con plumilla es el papel "Galgo" que, al ser ligeramente rugoso facilita el discurrir de la tinta y el secado de la misma y también me muestra distintos tipos de ellas como una que desprende un intenso aroma a canela o tinta para escribir cartas de amor, con olor a rosas.

Algunas marcas de estilográficas apreciadas por los coleccionistas son: la Inoxcrom (española), Parker (norteamericana), Mont Blanc y Pelikan (alemanas)

La afición le vino a través de su padre que trabajaba en una oficina bancaria y siempre escribía con estilográfica.

En el año 78 sus tíos le regalaron una Sheaffer, cuando él contaba 8 años. Aquel regalo le entusiasmó y lo guardó. Luego en COU retomó la afición cuando su padre le regaló la Montblanc con la que él había escrito durante gran parte de su vida laboral. Posteriormente, toda la carrera de empresariales la hizo escribiendo con estilográfica.

Además de profesor de secundaria, Víctor trabaja en la universidad como profesor asociado de economía de la empresa en la facultad de Ciencias Económicas. Habitulamente escribe con pluma aunque en ocasiones debe emplear bolígrafo para, por ejemplo, rellenar algún impreso autocopiable.

Podríamos seguir comentando mil y un aspectos curiosos y originales del mundo plumífero, pero ahora debemos continuar con otro campo en el que Víctor es todo un virtuoso: la elaboración de guirlache.

La receta es original de su abuelo José Vergara Bueno. Un hombre excepcional que, entre otras ocupaciones dedicó parte de su vida a trabajar -allá por los años 30- en la Bombonería Oro. De allí le han llegado a Víctor los matices y secretillos para elaborar con gran acierto el guirlache de almendra.

Los ingredientes son sencillos y todos naturales:

- 1/2 K de azúcar
- 1/2 K de almendra cruda pelada (marcona)
- 1 pastilla de glucosa
- Anisettes

El azúcar se va calentando poco a poco en un recipiente preparado al efecto y cuando se va licuando se añaden las almendras. Se le da vueltas a todo con la espátula y luego se pasa a una superficie de mármol aceitada donde se le da la forma adecuada con la ayuda de un rodillo y una paleta pastelera. Seguidamente se añaden los anisettes y luego, con un cuchillo turronero se trocea el guirlache.

¿Parece fácil, verdad? Pues sí, para Víctor lo es. Pero quizás no tanto para el resto de los mortales. Él acostumbra a preparar tres o cuatro tandas de turrón y luego lo reparte entre familiares y amistades. Los productos los adquiere en tiendas de toda la vida. Las almendras en frutos secos "El almacén" en la calle Barcelona. Los anisettes en "Dulces Catalina" en la calle Fuenclara.

Mientras observo cómo trasiega en la cocina, él me va desgranando esos pequeños detalles que hacen que el producto salga en óptimas condiciones: las almendras deben ser puestas en el horno a calentar pero sin que lleguen a tostarse; la superficie de mármol debe ser calentada con anterioridad; todos los utensilios deben aceitarse ligeramente para que no se pegue el producto...

En un plisplás ha preparado unas 60 barritas de riquísimo guirlache. Los probamos, aún caliente y ambos certificamos que está... ¡delicioso!

Cuando ya voy preparándome para despedirme y volver a casa, Víctor me enseña otro as guardado en su manga: resulta que también es tarotista Sí, sí, echa las cartas del Tarot. Me confiesa que las cartas le han fascinado desde crío; que en su casa se jugaba mucho a los naipes y que él se quedaba con las barajas viejas para jugar con ellas haciendo castillos.

Cuando era un adolescente le llamó la atención el mundo del Tarot y hace unos años se compró el libro "La vía del Tarot" de Alejandro Jodorowsky. En este terreno, el protagonista es el consultante y el tarólogo y la baraja son el medio para ayudar al autoconocimiento del sujeto.

En la sesión de Tarot que suele durar entre 40´y una hora, el sujeto selecciona las cartas. Hay distintos tipos de tiradas y se pueden tirar las cartas haciendo también dibujos con ellas...

Todavía hay un recoveco más en el complejo mundo de aficiones y hobbies de Víctor: su colección de discos de vinilo. Esta cuarta afición daría también para una entrada completa de este blog.

Como se va haciendo tarde, quedamos emplazados para una conversación posterior en la que Víctor me contará con más detalle aspectos inéditos de estos mundos desconocidos para mí.

Salgo de su casa lleno de energía. No se cual de las cuatro aficiones de mi compañero ha cargado más mis pilas. Probablemente su dinamismo contagioso y su entusiasmo en los cuatro ámbitos relatados facilita la recarga de baterías. Creo que, como yo, Víctor nunca se aburre.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El apasionante mundo submarino de Eugenio García

Cuando alguien se impregna de una afición con siete años y durante treinta años -hasta ahora- la sigue cultivando, mimando e incluso ampliando, eso nos está indicando la existencia de "algo" que hace que esa persona sea especial.

Es el caso de Eugenio García. Su dedicación a la acuariofilia y el cuidado con el que trata a sus peces unido a un gran conocimiento de la fauna de agua dulce hacen que conversar con él sobre este tema, se transforme en una aventura apasionante.

Todo empezó cuando su padre le regaló para su cumpleaños un acuario y él se autoasignó la tarea de cuidarlo y mantenerlo. Entonces contaba con tan solo 7 años. Poco a poco el acuario se fue poblando de distintas especies dulceacuícolas al tiempo que Eugenio incrementaba su curiosidad por este mundo sumergido.

Iba adquiriendo nuevos ejemplares en la ya desaparecida tienda de Tropicuarium en la calle San Vicente de Paúl o bien en otra de la calle Santa Isabel que tampoco se mantiene.

El caso es que esa semilla inicial fue creciendo a un ritmo mantenido en el tiempo. Cuando Eugenio se desplazó a Lérida para cursar INEF, en navidades ya convenció a sus compañeros de piso para traer un acuario de 20 litros. Posteriormente, cuando volvió de nuevo a Zaragoza y se instaló en un apartamento, allí colocó uno de 80 litros y otro de 40, alojando en ellos peces de agua dulce de sudamérica.

Cuando inició la convivencia con Rocío -su esposa- en otro piso, allí colocó en el salón un recipiente de 200 litros, otro igual en la cocina y dos más con 250 y 80 litros de capacidad. Esta progresión nos indica claramente la apuesta decidida de Eugenio por su afición.

El paso más importante en este campo lo dio cuando decidió mudarse a un nuevo piso. Tenía claro que debería disponer de bodega y dedicó muchas horas a planear y diseñar la estructura que debía construir para culminar su obra acuática. La suerte estuvo de su parte porque por esas fechas cerraron una tienda-almacén de acuarios que tiraba todo al desguace y Eugenio llegó a un acuerdo con los propietarios para hacerse con una parte importante del equipamiento, a buen precio.

Poco a poco fue montando las estructuras metálicas que debían soportar el peso de los recipientes, los circuitos de filtrado y tratamiento de agua, las tuberías de desagüe y un sinfín de cables y conexiones para mantener la temperatura y el ph del agua en las debidas condiciones. Aprovechando una visita de su suegro, con su ayuda, pacientemente fue colocando las peceras en su lugar y las bombas y las llaves en el sitio apropiado. Todo fue previsto con el fin de conseguir un digno alojamiento a sus acuáticos habitantes.

El resultado final es digno de elogio. En la actualidad más de 50 recipientes con una capacidad total de 8.000 litros, ofrecen las condiciones idóneas de alojamiento para más de 50 especies diferentes de peces. Cada uno de los acuarios dispone de una llave para desaguar y de sus correspondientes rebosaderos. Además están equipados con filtros de esponja y bacterias específicas para el tratamiento de los desechos de los animales. Como medida de seguridad, por si hay alguna rotura, Eugenio dispone de un mecanismo de aspiración de agua que la desalojaría de inmediato si se diera tal circunstancia. Toda la instalación ha sido obra suya. Él reconoce que disfruta tanto ideando los sistemas de bombeo y drenaje y montando las tuberías como con los peces.

Me comenta que dedica diariamente unos 10 minutos a dar de comer a los animales y supervisar la temperatura y calidad del agua. Emplea una tarde a la semana para limpiar y arreglar los filtros y otras tareas de mantenimiento.

Me cuenta también que él mismo elabora la comida de los animales con productos que compra en el mercado; alguno de ellos tan curioso como corazón de vaca. De esta forma reduce la factura por la alimentación de su "ganado". Siempre está a la búsqueda de métodos y fórmulas caseras que puedan reducir los costes ya que a partir de un determinado número de individuos los gastos se incrementan considerablemente.

También me habla de los peces que forman pareja y ponen huevos: los ramírez y los escalares. Estos pertenecen a la familia de los cíclidos. Ha conseguido criar y llevar al estado adulto unas 25 ó 30 especies distintas. No es una tarea fácil. A veces los peces no parecen mostrar sentimientos hacia sus congéneres y se agreden o se comen los huevos de la puesta. Cuando eso ocurre, debe ensayar la cría artificial y tratar con sumo cuidado los huevecillos fecundados para que no cojan hongos y se mantengan a una temperatura constante. Una vez eclosionadas las larvas hay que alimentarlas con una comida especial: artemia salina, que es un pequeño crustáceo que les encanta a los bichitos.

La familia de los tetras que incluye a los neones y los borrachitos es más difícil de reproducir. No forman parejas y van en cardúmenes. Eugenio ha tenido hasta 100 especies distintas de peces y ha disfrutado de su vistoso colorido, sus exóticas costumbres y su pausado deslizarse en el líquido elemento. No ha observado ninguna vinculación afectiva de los peces con su cuidador. Suelen acercarse cuando necesitan comer y huyen cuando observan algún peligro. Se muestran más agresivos cuando pasa el tubo de aspiración de desechos o retira los huevecillos. Hay peces limpiadores que mantienen pulcros los cristales del acuario y otros peces -como los peces globo- que comen pequeñas caracolas.

Me doy cuenta que el mundo de la acuariofilia se ramifica en múltiples y variados ámbitos y, a su vez, cada uno de ellos puede dar lugar a otro amplísimo campo del conocimiento. Estoy seguro, por tanto, que Eugenio nunca se aburrirá. Es más, todo se va configurando para que cada vez profundice más en su hobby hasta que él mismo le ponga límites a las múltiples posibilidades que ofrece la acuariofilia.

Sus hijos gemelos parecen haber heredado la afición del padre. Cada uno de ellos cuenta con un pequeño acuario en su cuarto y se afanan en detallar enfáticamente la vida y costumbres de sus pequeños habitantes. Rocío también comparte este interés. Podríamos hablar de una familia apasionada por el mundo de la acuarofilia

Después de pasar más de dos horas con Eugenio escuchando sus explicaciones llego a la conclusión de que consigue habitualmente con su afición una experiencia de "flujo" en el sentido que le atribuye Csikszentmihaly: Estado mental en el que la conciencia está ordenada armoniosamente y el sujeto desea dedicarse a lo que hace por lo que le satisface en sí.

Al mismo tiempo que declaro mi admiración por esta ocupación tan intensa y entregada al mundo de los peces, desde estas líneas le agradezco el tiempo que me ha dedicado y la exquisita paciencia con la que ha respondido a las muchas preguntas que le he planteado.

domingo, 5 de diciembre de 2010

El peluquero de mi barrio: un artista del cómic

Se llama José María, pero dibuja bajo el seudónimo de "Necro". Lleva más de 30 años dibujando y aprovecha cualquier rato libre en su peluquería para continuar con sus historias y esbozar otras nuevas entre las muchas que bullen en su cabeza.

Mantiene en este campo la ilusión de un jovenzano a pesar de los muchos obstáculos e inconvenientes que ha debido superar y de la evidencia del declive del cómic entre los jóvenes de hoy.


Su vida académica no fue fácil. Tuvo problemas con la lectoescritura, las matemáticas y otras materias y no acababa de encajar en los parámetros establecidos en el mundo de la educación de los años ochenta.
Muchos cambios de colegio, otra vez a adaptarse a nuevos compañeros, a nuevos profesores...

Quizás por ello se ha ido sedimentando en él cierto deje de ironía y fatalidad. Ya se sabe: cuando la vida te da muchas tortas, no te queda otro remedio que construirte una coraza que te preserve de nuevos empellones.

Me cuenta mil y una anécdotas de su paso por distintos centros educativos: El colegio Ramón Sáiz de Varanda en el que nunca consiguió el preciado premio de "la bicicleta" en el concurso de dibujo porque -curiosamente- siempre lo ganaba el hijo del director. El ya finiquitado colegio "Santo Tomás" propiedad de la familia Labordeta donde se impartía una educación liberal y pacata al mismo tiempo. Allí el profesor de francés, que ya se jubilaba, se apiadó de él y a pesar del evidente desconocimiento del idioma por parte de José María y de las manifiestas dificultades para aprenderlo, fue aprobado.
Deja entrever que la relación con sus compañeros tampoco fue un camino de rosas. "Necro" siempre ha tenido ese punto especial, el de los sufridores, el de los que la procesión va por dentro y van forjando su personalidad a base de ajustes y reajustes, dejándose muchas tiras de piel en el camino. Quizás por ello su conversación encierra a veces una burla fina y disimulada cuando desgrana los capítulos más relevantes de su devenir.

En el capítulo de dibujante, ilustrador y guionista de cómics, ha realizado una intensa carrera de fondo que comenzó -como ya se dijo- cuando José María tenía 7 años. Con ocho años le fue concedido el diploma de honor del certamen nacional de plástica para E.G.B.

En el año 1992 dibujó en los números 1 y 2 del fanzine Total Cómics, en un homenaje al Capitán Trueno. En 1994-95, en el fanzine nº 1 de "Holocausto subnormal" y en el número 2 como articulista. En 1997 revista La Calle de Todos; sección correo del lector (ilustraciones). En 2002 homenaje no oficial al Capitán Trueno con guión de Víctor Mora y dibujos de Necro. En 2005 Johnny Caronte de la editorial americana Alias Enterprises, el póster central a doble hoja en todo color.
En la actualidad continúa desarrollando las historias de Caronte, su particular héroe dibujando y coloreando tanto la portada como el contenido interior. El personaje es una creación literaria de Jaime Román Collado.

Hizo sus pinitos en el cine. Montó una productora que, según me dice, se arruinó tres veces. Intentó crear una historia de ciencia ficción con deslumbrantes efectos especiales, pero sólo se pudieron rodar unos minutos fruto del exiguo presupuesto.

Una parte importante del dinero adelantado se le fue en la construcción de un monstruo de cartón-piedra que ahora se encuentra inmovilizado en un lugar no determinado. Según me cuenta Necro, la bestia era tan grande, que para sacarla de su almacén habría que trocearla.

Su carrera de peluquero ha ido paralela a la de artista del cómic. Es la que le da de comer porque los trazos, hoy por hoy no dan ni un solo euro. Es más, habitualmente él los ha tenido que poner para sacar tal o cual historia, éste o áquel fanzine, el papel especial para acuarela, las plumillas, los pinceles...

Mensualmente paso por su peluquería. En la entrada luce un cartel que reza: "Doncel" Peluqueros, pero en realidad sólo hay uno en el negocio. Mientras me corta el pelo con exquisito detalle disfruto de su amena conversación y de sus desbaratadas historias. No puedo dejar de pensar que, probablemente, la vida de "Necro" podría haber sido muy diferente si alguien hubiera encauzado su genialidad, comprendido su diferencial creativo, estimulado su pensamiento divergente...

domingo, 28 de noviembre de 2010

El currículo de Ángeles Casas

Quizás no quede suficientemente claro en mi reseña sobre Ángeles la importantísima trayectoria profesional que ha desarrollado la artista desde sus inicios en el mundo de la cerámica creativa moderna. Como botón de muestra, adjunto el currículo con las exposiciones individuales y colectivas en las que ha participado así como los premios que le han sido otorgados.

ÁNGELS CASAS. Molins de Rei (Barcelona), 1.959

EXPOSICIONES INDIVIDUALES
1987 “Cerámica”. Sala "I.B. Mixto 4". Zaragoza
1990 “Paisaje para azul y verde”. Manises (Valencia). Galería de Arte en Cerámica
2002 “Un paseo por los sueños”. Zaragoza. Sala Barbasán
2004 “De paso”. (Arrasate-Mondragón). Sala Harresi Aretoa
2005 “Des-Equilibrios”, Zaragoza, Torreón Fortea.
“Diálogos: A. Casas-A. Lara . ”. Palacio de Montcada. Fraga (Huesca).
2007 “Memoria del foc”, sala Ca n’Ametller”, Molins de Rei (Barcelona).

EXPOSICIONES COLECTIVAS MÁS IMPORTANTES.
1981 Sala Gargallo (Zaragoza). 1981
1982 "Ayer y Hoy de la Cerámica Aragonesa", Zaragoza, La Lonja
1983 “Intentos”, Zaragoza, Museo Provincial
1984 “Preliminar”, Zaragoza, Museo Provincial
1985 Zaragoza, Palacio de Sástago
1986 Barcelona, Sala Villegas
1987 Madrid, Sala Adama
“7x7” (7 japoneses / 7 aragoneses), Zaragoza, Museo Provincial.
1988 “Conjunciones Cerámicas”, Zaragoza, Sala Mixto 4
Colección Arte Contemporáneo Aragonés. Diputación General de Aragón.
1993 "Cerámica Contemporánea Aragonesa a la Escuela". Itinerante: Zaragoza,
Sala I.B. Mixto-4, Madrid, I.E.S. Maria Zambrano y I.E.S. Ramiro de Maeztu, Saint-Nazaire (Francia), Galerie des Franciscains
1998 “Ceramistas de la Plaza San Felipe”, Zaragoza, I.E.S Jerónimo Zurita
2002 Zaragoza, Galería “Pepe Rebollo”
II Certamen Internacional “Cerco 2002”,Sala Multiusos (Zaragoza)
Tarazona Foto / Tarazona Cerámica, Tarazona (Zaragoza).
2003 “La puerta del futuro”, Escuela de cerámica de Muel (Zaragoza) y Centro
Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés
III Certamen Internacional “Cerco 2003” Escuela de Cerámica de Muel, (Zaragoza)Museo de Teruel y Palacio de Congresos de Jaca (Huesca).
2004 “Ceramistas Aragoneses para el siglo 21”, Museo de Bellas Artes,
Badajoz
2005 “6 Ceramistes”. Galería Pictograma. Castelló.
2006 “Génesis de una Colección”. Palacio de Montcada. Fraga (Huesca)
“Adearte”, Sala Caja de Ahorros de la Inmaculada (Huesca).
2007 Colectiva, Galería “Pepe Rebollo” en la feria internacional CERCO 2007
Colectiva, galería “•Pilar Ginés”, Zaragoza.
“25 años, ceramistas PLAZA SAN FELIPE”, Torreón Fortea (Zaragoza).
2009/2010 Exposición itinerante "CERCO". Instituto Cervantes Tunez, Egipto y Japón
2010 Colectiva Ceramistas Aragoneses. ACC Barcelona

PREMIOS
Premio D.G.A “Autor Aragonés”, I Concurso Nacional de Cerámica Creativa de Zaragoza 1987
Finalista en el II Concurso Nacional de Cerámica de Burgos 1988
Premio D.G.A “Autor Aragonés” V Concurso Nacional de Cerámica Creativa de Zaragoza 1991
Mención especial III Certamen de Cerámica “Villa de Tauste” (Zaragoza), 1991
Obra seleccionada en el III Concurso de Diseño y Pieza Única de Artesanía de Aragón. Zaragoza 1994
Premio “Autor Aragonés” II Certamen Internacional Cerámica Contemporánea. CERCO, Zaragoza 2002
Finalista en el III Certamen Internacional CERCO 2003 (Zaragoza).
Mención especial XI Concurso Nacional de Cerámica . Valladolid 2005

Ángeles Casas: conformando volúmenes

A mí sus piezas de cerámica me parecen de una factura exquisita; ella se resiste a reconocerlo aunque finalmente me concede -casi a regañadientes- que sí, que también le gustan.

Y es que desde que nos conocemos -cuando nuestras hijas iban a 2º de primaria en el colegio Don Bosco- he ido viendo como Ángeles participaba en numerosas muestras y exposiciones y como en todas ellas obtenía un gran reconocimiento de su trabajo.

Sin embargo -cosas de la vida- sus piezas no son muy conocidas por el público. Parece como si a la artista -en el fondo- le diera miedo desprenderse de su obra ya que no hace esfuerzo alguno para darse a conocer.

Recuerdo como en una muestra de ceramistas aragoneses, Ángeles se presentó con unas piezas super-innovadoras de formas armónicas que se asemejaban a imposibles maquinarias rodadas. Me impactó la sencillez del diseño y la contundencia de su expresión. No se cuántas de aquellas piezas se vendieron pero estoy seguro que aplicándoles un marketing apropiado se hubieran agotado todas ellas.

También recuerdo otras ocasiones en las que a la artista le entraba el agobio y desasosiego que suelen preceder a la participación en una nueva muestra. En el caso de Ángeles, el agobio se multiplicaba por diez debido su perfeccionismo y a su afán por presentar sus piezas de una manera original y digna.

A Juan (su esposo) le tocaba el papel de sosegar y atemperar. El final previsto de tanta incertidumbre siempre era el mismo: Ángeles volvía a cosechar otro gran éxito.

En el mes de junio de 2004 la convencí para que participara en una exposición de artistas del Barrio la Jota en la Academia Barandal. Reconozco que el marco no era el más apropiado para el nivel de su obra, pero ella accedió y se entregó a fondo seleccionando sus mejores piezas para que la exposición fuera un éxito.

En otra ocasión colaboramos -junto a mi esposa- en la instalación de un gran horno de cocción en su casa. Fue la época en la que decidió construir un pequeño taller aledaño al jardín. Aquel fue un tiempo de gran intensidad de producción pero de nuevo el gran esfuerzo desarrollado por Ángeles y la calidad del trabajo no tuvieron el correlato económico que se merecían. También en esa ocasión -a mi entender- por no publicitar los bellos objetos decorativos que salieron de su alfar.

Ahora ha bajado el ritmo y la intensidad en su trabajo. Debe estar atravesando una de esas épocas en las que los artistas recombinan sus ideas y experiencias y apuntan hacia una nueva tendencia. No obstante, para no perder el contacto con el oficio, imparte clases de cerámica en colaboración con distintas asociaciones.

Su casa es una exposición viviente y actualizada en la que se puede observar lo mejor de su producción. Yo, con mi sesgo comercial traería toda la gente que pudiera a la vivienda porque allí es donde realmente se lucen las cerámicas de Ángeles. Seguro que más de uno de mis lectores desearía colocar en su casa tal o cual detalle en el mismo o parecido lugar que los elegidos por la artista.

Todos los que la conocemos la animamos para que continúe creando, para que nos siga obsequiando con su peculiar visión de la realidad plasmada en arcilla y decorada con enigmáticos barnices. Sin embargo deberemos tener paciencia y hacernos a la idea de que los artistas no procesan el tiempo y los acontecimientos como el resto de los mortales. Ellos se rigen por insondables parámetros, cabalísticas decisiones y crípticos argumentos. En el caso de Ángeles Casas, seguro que el día menos pensado nos volverá a sorprender con una nueva visión, un enfoque divergente o una tendencia innovadora.

Porque como decía en el título de mi entrada, lo suyo es conformar volúmenes y darle forma a la inerte arcilla adentrándose en su particular multiverso cerámico.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Javier G. Pasión por la caza.

Ayer subí de nuevo al pueblo con una doble intención: por una parte visitar a mi padre y por otra entrevistarme con Javier G. Sé que su gran pasión es la caza. Lo sé desde niño ya que ambos hemos compartido muchos momentos y vivencias en torno a la actividad cinegética. Yo también fui cazador en su momento, aunque nunca viví esta afición con la intensidad y dedicación con que lo hace Javier.
No me costó encontrarlo. Al pasar por el bar "Toperas" su hermano -que entraba en ese momento- me indicó que se encontraba en el interior del establecimiento. Pasé a saludarlo y también con la intención de quedar para hacerle la entrevista por la tarde, pero, como es habitual en él, me dijo que en unos instantes se iba a ir "a la perdiz".

Así es que escribo esta crónica con retazos de recuerdos de los muy buenos momentos que hemos pasado juntos y con el deseo de completarla cuando pueda hablar con él con más tranquilidad.

La caza y todo lo que gira en torno a este mundo han sido desde siempre un núcleo muy importante de vivencias y actividades en Uncastillo. Naturalmente, cuando éramos niños, también nosotros nos imbuimos de esa afición pero nadie como Javier G. la ha vivido - y la sigue viviendo- con tanta pasión.

Por su condición de "herrero" ha tenido acceso a escopetas y armas de todo tipo y calibre y por su carácter curioso e inquieto indagaba con frecuencia la mejor manera de que sus herramientas de caza estuvieran perfectamente revisadas y puestas a punto. En más de una ocasión, siendo niños, nos convocaba a los amigos para probar tal o cual mejora armamentística y nos deslumbraba con fenomenales detonaciones de cartuchos reforzados.

La Herrería de su padre era como mi segunda casa. Siempre encontré acogida y buena disposición cuando allí acudía para reparar la bici o la moto o componer algún mecanismo estropeado. Recuerdo que yo entraba y salía sin dar cuentas a nadie y que siempre encontraba a Javier, su padre Ángel o su hermano Antonio dispuestos a ayudarme. También recuerdo buenas meriendas en su casa aderezadas con anécdotas sin fin sobre la caza. Desde estas líneas le agradezco todos esos buenos ratos que compartimos.

Por otra parte, Javier siempre ha sido un espíritu libre. Nunca ha soportado ataduras ni imposiciones. Siempre ha llevado una vida independiente saliendo a cazar cuando se lo pedía el cuerpo. Su afición por la caza corre paralela con su tendencia a patear el monte. Ambas aficiones están intrínsecamente unidas en él.

La nómina de animales cazados (conejos, perdices, becadas, patos salvajes, jabalíes e incluso, algún ciervo) es amplísima. No sé si llevará la cuenta de todos ellos pero me consta que, hasta la fecha, lleva cobradas un montón de piezas.

Pero, ¡ojo!, no pensemos que su actividad principal sea abatir animales. Me consta que lo que verdaderamente le gusta es el reto, ponerse a prueba y lidiar con la rapidez y la astucia de las especies que pretende cazar. Y seguro que le gusta también esa sensación de libertad y de independencia que proporciona la caza ya que, habitualmente, suele practicar en solitario este deporte. Él y sus perros, que también constituyen otro mundo al que se entrega con total dedicación.

Recuerdo interminables relatos de caza en el bar. Aventuras de todo tipo y anécdotas sin fin, porque casi 50 años de afición dan para mucho. Y también recuerdo el nombre de algunos perros que Javier G. ha tenido y cuya sonoridad siempre me llamó la atención: "Perla", "Corbata", "Canela" y "Tom", entre otros.

Ayer me dijo que se había agenciado unos perros bretones que son muy buenos para la perdiz. También me comentó que ya no va al jabalí ("jabalín" en uncastillero) aunque no llegamos a profundizar más en las razones de esta decisión.

De pequeños íbamos juntos a cazar pájaros (era habitual por entonces esa actividad aunque ahora la repruebo totalmente) y luego los preparábamos asados en el castillo con Javier Cay. En verano nos obsesionaba la caza del vencejo ("baucino" en uncastillero). El desafío consistía en abatirlos en el instante en que, por unos segundos, se introducían en las oquedades de las paredes del castillo. Ahora, de mayor, me doy cuenta de que nuestro afán no era tanto matar estos animales sino poder tocarlos, contemplarlos desde cerca y, sobretodo, demostrar nuestra habilidad sintiendo el orgullo de capturar unas aves que suelen alcanzar velocidades de hasta 160 km/h.

También compartimos muchas salidas conjuntas yendo "al conejo". Nadie como él sabía interpretar los ladridos de los perros, los rítmicos movimientos de sus rabos y sus idas y venidas siguiendo el rastro. La interpretación de este lenguaje incomprensible del que él tenía la clave siempre me fascinó y me sigue causando admiración.

Ya de más mayores continuamos con otras aficiones compartidas como la mecánica y las motos. Aún recuerdo el viaje a París con su Sangla y otras excursiones realizadas conjuntamente en las que yo iba con la Ducati.

Hace tiempo que llevamos vidas muy diferentes. Él en el pueblo, libre en los ratos que no trabaja, sin compromisos familiares y con todo el término municipal a su disposición. Y yo en la urbe, metido de lleno en el mundo de la educación, de las normas, de los derechos y deberes y también dedicado a mi familia.

Sin embargo cuando volvemos a encontrarnos me alegro de retomar y recordar una parte muy importante de mi vida en la que Javier G. ha constituido sin dudar, una pieza muy significativa.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Antonio del Río. Curriculum, más fotos y enlaces a youtube

Tal como comentaba en la anterior entrada, aquí incluyo un breve currículum con parte del historial deportivo de Antonio, más fotos y varios enlaces con demostraciones de baile en Youtube.











Currículum general de judo y Artes marciales:

- Campeón regional representando a Soria durante los años 78-79-80-81-82 y 83 los cuatro últimos en categoría sénior
- 1979 cuarto campeonato de España junior
- 1981 Cuarto campeonato de España sénior
- 1980 y 83 Subcampeón de España universitario
- 1985 Campeón de España representando a la cuarta región Catalana
- 1985 Semifinalista en el XIV Campeonato mundial Riccione.Italia
- cinturón negro tercer dan de judo y maestro nacional
- Cinturón negro 1 er dan de taekwondo y arbitro regional
- Cinturón negro de lucha sambo y seleccionado en 1984 para el campeonato del mundo
- 2º grado ( equivalente a 2º dan ) y monitor de kick-boxing
Baile ( Antonio del rio y Gema Barrajón )
- Campeones regionales y destacados triunfos a nivel nacional.
- Bailarines oficiales de la Expo Zaragoza
- Numerosas conferencias, exhibiciones y talleres sobre baile deportivo por todo el territorio nacional
- Fundadores de la asociación de baile salón Slow Dancing











http://www.youtube.com/watch?v=MfspoqtCF3Q
http://www.youtube.com/watch?v=MVF-kwY4OdE
http://www.youtube.com/watch?v=N7IHydw4Yhw

Antonio del Río. Un hombre en continuo movimiento

No para. Necesita estar activo continuamente. Y si la actividad ofrece un punto de riesgo, mejor que mejor. En algo se tienen que notar sus más de 40 años dedicados a entrenar, mejorar técnicas y perfeccionar estilos.


Porque Antonio ha practicado casi todos los deportes con ese componente de riesgo: ala delta, escalada, espeleología, judo, taekwondo, piragüismo, lucha sambo, bicicleta de montaña y otros muchos más que seguro que me dejo. Y siempre, hasta ahora, los ha realizado con ese apasionamiento, tesón y fuerza de voluntad que tanto le caracteriza.


Claro, que para ser campeón regional de judo en sus distintas categorías y medalla de bronce en el Campeonato de España, uno tiene que ser muy firme en sus convicciones, constante en los entrenamientos y disponer de una férrea voluntad para mantener el tipo y no caer en las vanidades de la vida.

Hemos quedado hoy, domingo a las 12:30 y ya me estaba esperando en el parquecillo construido recientemente al lado de las ruinas del Convento de San Lázaro. Le he acompañado junto a su hijo pequeño hasta su domicilio y muy amigablemente hemos empezado a departir sobre sus aficiones e intereses así como su trayectoria pasada.

Dos fotos a dos de las muchas condecoraciones de Antonio: mejor deportista del año en la modalidad de judo (1985) y también mejor deportista soriano en este mismo año. Previsor, ya tenía preparada una fotocopia de su historial deportivo en el que aparece muy joven y con buena mata de pelo que todavía conserva para mi propia envidia.

También me ha facilitado un folleto en el que aparece bailando con su compañera Gema ya que ambos regentan la Asociación de Bailes de Salón Slow Dancing.
Con estos dos documentos en mi poder ya disponía de una mínima base para elaborar este artículo pero lo realmente sabroso ha sido el paseo que ambos nos hemos dado por la orilla del Ebro desde el Puente de Piedra hasta el de La Almozara.

Caminando tranquilamente he podido bucear a más profundidad en los orígenes de su afición por el deporte. Antonio recuerda que, ya de niño, disponía en su pueblo de un mini-gimnasio en la cochera. Allí se entregaba con tesón a practicar los golpes y movimientos que minuciosamente se describían en los libros de karate y judo que conseguía. No había entonces vídeos. Así trabajaba más la imaginación. Una facilidad natural para aprender esas técnicas unida a un diseño corporal muy apropiado para estos menesteres constituyeron la "fórmula magistral" que hicieron llegar a Antonio a lo más alto del mundo deportivo.

Enseguida se introdujo en la disciplina del judo y lo practicó con intensidad en su ciudad de origen: Soria. Luego se trasladó a Madrid a cursar estudios de INEF y allí siguió practicando y mejorando su técnica. Todo este trabajo desencadenó en el aluvión de trofeos y reconocimientos que incluyo en esta misma página. La lista de reconocimientos que han venido después es, también, interminable.

Como la práctica del judo tiene fecha de caducidad y del Río ya va entrando en años, siguiendo su estela de focalizar actividades y entregarse a fondo a las mismas, ya lleva unos años en los que ha dejado ese deporte para dedicarse en cuerpo y alma a los bailes de salón. Y como el resto de las modalidades a las que se ha dedicado, lo hace de maravilla. Tanto es así que en la Expo realizó múltiples exhibiciones y, actualmente, continúa con esa labor.

Nos conocemos desde hace cuatro años cuando yo llegué al Instituto Río Gállego. Desde el primer momento en que nos saludamos ha sido para mi un compañero solícito y afectuoso. Siempre animando a salir al monte, ir de escalada o a recorrer barrancos. El pirineo le tira un montón y siempre se pone en cabeza a la hora de organizar una salida y animar a la gente para que se apunte. Con sus alumnos, igualmente, los motiva y los entrena para que logren los objetivos planteados en la materia de Educación Física.

La charla durante el paseo ha sido sosegada pero intensa. ¡Tiene tantas cosas que contar! Una vida tan intensa da para muchas anécdotas y Antonio me ha contado varias de ellas que no tienen desperdicio.

Es sabido que el tiempo, en determinadas circunstancias se contrae. En este caso no ha sido por viajar cerca de la velocidad de la luz sino por lo animado de la conversación y la buena mañana de la que hemos disfrutado. El caso es que, sin darnos cuenta, ya se nos habían hecho las dos y cuarto y ambos debíamos partir a nuestras obligaciones.

Cuando he llegado a casa y me he enterado que teníamos paella para comer, el círculo del buen vivir se ha cerrado y de nuevo he tenido la sensación de haber aprovechado muy bien la mañana del domingo.