Translate

domingo, 28 de abril de 2019

Barbados: turismo, bellas playas y... paraíso fiscal

 Las personas inteligentes no cometen ellas mismas todos los errores.
 También dan a otros la oportunidad de cometerlos.
Winston Churchill

La mayoría de las informaciones que he obtenido de Barbados, aluden a sus magníficas playas, sus cristalinas aguas y su famoso carnaval. Nada dicen, sin embargo de su condición de paraíso fiscal.

Como no tenía muchos conocimientos sobre el tema, me he puesto a bucear en la red y, mira por donde, me entero que, efectivamente, la Unión Europea incluye a la isla en su lista negra (ver final del documento); si bien hay que tener en cuenta que ha pasado de "país no cooperador" a la "watch list", es decir lista de países bajo vigilancia con fecha 26 de enero de 2018.

Pero, en fin, volvamos al turismo y a la diversión. Para abrir boca, os presento diez curiosidades sobre Barbados. 

... Y como contraste, aquí tenéis 19 cosas que no hay que hacer en ese país.

En la Expo 2008 en Zaragoza, me llamó mucho la atención la sonoridad y la bella cadencia musical que producían unos simples bidones de metal golpeados con gran maestría por los isleños del Caribe.

Profundizando un poco más sobre el tema, me entero de que ¡el origen de esta música se remonta a la segunda guerra mundial, cuando las tropas americanas desecharon cientos de barriles de petroleo que los caribeños aprovecharon para transformarlos en instrumentos musicales!

En el enlace os dejo en la compañía de la BP Renegades Steel Orchesta.

La capital de Barbados es Bridgetown. Hoy en día, con Youtube te puedes dar tranquilamente un paseo desde tu casa por cualquier rincón del mundo. Si no, echadle un vistazo a este recorrido por el centro de la ciudad.

Por cierto, que un sobrino me ha dicho que la experiencia de viaje virtual todavía es más realista si usas gafas de tres dimensiones para ver los vídeos realizados con esta técnica ¡Tengo que probarlo! Por ejemplo, con este documental.

En fin, que para el visitante -con dinero- Barbados viene a ser como un paraíso. Que se lo digan si no a los de Callejeros Viajeros...

Y para finalizar os dejo también un reportaje sobre el famoso carnaval de Barbados

¡Qué pena no poder vivir más de una vida!

viernes, 26 de abril de 2019

Dilemas éticos

"El hombre sólo progresa transformándose.
 Los tontos reprochan los cambios de opinión como una injuria.
 ¡Bah! Mejor es contradecirse que petrificarse."
Johann W. Goethe

Tengo un amigo que ha optado por no consumir carne. Ahora se tira al pescado. No lo hace porque crea que la carne es nociva. Según su argumentación el motivo no es otro que la pena que le dan los cerditos y los cordericos cuando los tienen que sacrificar.

A esa explicación yo le he contra argumentado aludiendo también al supuesto sufrimiento de los peces cuando son capturados. ¿En qué diferencia  el sacrificio de un mamífero al de un pez? -le argüía- ¿Acaso los primeros disponen de algún privilegio, de alguna potestad que los anteponga a los segundos?

No supo que contestarme; aunque yo tampoco acerté a hilar más fino. En todo caso la situación me sirvió más bien como aperitivo para adentrarme en el resbaladizo mundo de la relación de los humanos con los animales y, por extensión, con todos los seres vivos.

Y es que a mí, últimamente, me pasa algo parecido: piso una hormiga y me da pena al pensar que -de buenas a primeras- he destrozado una maravillosa maquinaria que ha necesitado millones de años de evolución hasta llegar a su estadio actual. Me encuentro con un pino chiquitín perdido en medio del campo y también me entra la ternura para evitar que sucumba. Capturo un enjambre y sufro cuando observo el grupo de abejas fenecidas como consecuencia de la operación.

Otro amigo me dijo que cuando realizamos todas estas "fechorías" atraemos mal karma y que más adelante tendremos que purgar nuestras penas y "compensar el karma".

Pero bueno, un momento... ¿No estaremos cayendo en la pacatería?  No nos estaremos pasando de frenada manifestando excesivos escrúpulos morales?

Desde luego, los leones de la sabana africana lo tienen claro: cebra que pillo, cebra que me como. Ñu que abato, ñu de primer plano. Con un par. Sin remilgos.

Bueno, pues ahora se me plantea otro dilema moral. El otro día descubrí un cado (una "lorica") de conejo. Allí estaban tan pinchos la madre y los cuatro gazapos todavía zagales. Si siguiera la tradición de mis tiempos de niñez en el campo ya debería haberlos capturado, matado, despelletado, eviscerado y troceado para preparar un buen conejo con tomate, cebolla y pimientos. Pero me han dado pena. Una pena humana que no se muy bien como justificar.

Es verdad que actualmente no necesito cazar para comer pero también es cierto que más de un día hemos comido en casa conejo al ajillo. De granja, por supuesto. Pero también tienen derecho a vivir ¿o no?

En fin, si se os ocurre algún argumento de peso para proceder de una forma u otra en ocasiones similares, os agradeceré que me lo comentéis. Yo, de momento, me encuentro un poco perdido.

domingo, 21 de abril de 2019

Bangladesh: el populoso "barrio" de la India

"Trata a un hombre como es y seguirá siendo lo que es.
 Trata a un hombre como puede llegar a ser
 y se convertirá en lo que puede llegar a ser."
Johann W. Goethe

Todo ha sido llegar a Bangladesh y encontrarme rodeado de gente por todas partes. A pesar de contar con una superficie de 149.000 Km2,  (España albergaría 3,5 Bangladeshes) su población es de casi 165 millones de habitantes (la séptima nación más poblada del mundo).

Mi recorrido por la zona ha sido un poco accidentado porque su nivel de vida dista bastante de la media de los países más desarrollados. Aún así, yendo de la mano de Holly Morris, he podido disfrutar a tope de un periplo bastante completo por esas tierras.  e incluso ver en directo cómo recolectan la miel los nativos del parque de Sundarban.

Otra cosa que me ha llamado la atención es la riqueza que representa el agua para este país. No en vano Bangladesh está ubicado en las tierras bajas del delta del Ganges, donde confluyen los ríos Ganges, Brathmaputra y Meghna, dando lugar a las llanuras más fértiles del mundo.

También he descubierto la playa más larga del mundo (120 km) que está situada en una ciudad de extraño nombre: Cox's Bazar. Desconocía por completo tanto la ciudad como su alargada playa.

Curiosamente la he conocido gracias a un contacto del país que he hecho a través de Italki (Nil) con la que estuve "hablando" en mi rudimentario ingles el pasado viernes, 12 de abril de 8:30 a 9 de la mañana.

Por otra parte, gracias a mis amigos argentinos Lucas y Ludmila, he obtenido información adicional super interesante de Bangladesh. Redactada, además de forma muy práctica y amena.

Como otros muchos países, Bangladesh perteneció al Imperio Británico y luego formó parte de Pakistán. Pero por razones geográficas y de otra índole, acabó separándose y pasó a conformarse como país independiente en 1971; cosa que hizo no sin grandes sacrificios y pérdida de vidas humanas.

Debido a que el terreno que ocupa Bangladesh está constituido principalmente por llanuras bajas y, teniendo en cuenta el incremento del nivel del mar debido al cambio climático, este país podría acabar desapareciendo si continúa el deshielo en los polos.

Buceando por Internet he encontrado esta web de turismo responsable y protección de los animales del país. Me ha encantado la iniciativa.

Me he dado una vuelta por Daca (la capital) y he podido respirar el ambiente de la ciudad gracias a varios vídeos que aparecen en Google Maps. Es una ciudad muy populosa (casi 13 millones de habitantes).

Me ha llamado poderosamente la atención que en un país de mayoría musulmana la prostitución esté permitida. De hecho en la ciudad de Dautladia y en el barrio de Kandapara existen prostíbulos rodeados de altas murallas que funcionan como auténticas prisiones de mujeres y niñas esclavas sexuales. En este vídeo de TVE se puede apreciar la sordidez de estos entornos.

En fin, imposible detallar los mil y un aspectos reseñables de Bangladesh. Me tengo que conformar con un rápido vistazo del país porque el tiempo apremia y debo ya tomar el vuelo para Barbados ¡Os cuento la próxima semana!

viernes, 19 de abril de 2019

Reconectando

"Una vida inútil equivale a una muerte prematura."
Johann W. Goethe

Cuando bajé a estudiar a Zaragoza, con 13 años, mi madre ya me puso en antecedentes del cambio que ello iba a suponer en mi vida. De entrada,  me compró mi primer reloj de pulsera y con un cierto tono ceremonioso -que también sonaba como a un aviso- me dijo: "ahora, en la ciudad, lo necesitarás, hijo."

También me instruyó sobre el significado de los colores de los semáforos y del sentido que tenía que los coches pusieran los intermitentes a uno u otro lado. "Aquí, en Zaragoza" todo es muy diferente al pueblo" - añadió.

Todavía tomé más conciencia de ello cuando comenzaron las clases en la Institución Virgen del Pilar. Primero tuve que aclararme con la interpretación de los toques de sirena que marcaban las entradas o salidas a clase y después apañármelas para encontrar los baños y algún lugar donde pudiera beber agua en caso de necesidad.

Durante un año estuve "de patrona" en casa de mis tíos y, lógicamente, debí acomodarme al estilo y ritmo de vida urbanos: a viajar en tranvía, ver mucho más la televisión, ponerme un horario de estudio, etc...

Tanto me metí en ese mundillo que -ya a finales de mayo- mi sorpresa fue mayúscula cuando un buen día descubrí que los vencejos habían ya regresado al escuchar su agudo trino.

Con posterioridad otros afanes y otras ocupaciones reclamaron mi atención. Todas tenían algo en común: el alejamiento progresivo del mundo rural y la marginación -cuando no el olvido- de los ritmos de la naturaleza.

Atrás quedaron aprendizajes como plantar los cepos para atrapar algún conejo; seguir el curso de la luna para acomodar la siembra a sus ciclos, manejar con habilidad la hoz y la zoqueta, muir (ordeñar) las cabras, identificar el canto de las peiras, segar espliego o guardar la miel en septiembre.

Y atrás quedó también esa conexión con el ciclo de la vida, con las semillas de trigo que germinan, que crecen, que granan, que luego amarillean y, posteriormente, se siegan, se trillan, se avientan  y se recogen.

Un ciclo que -de niño- observabas como se repetía año tras año y que conectaba directamente con lo que, desde tiempos inmemoriales, ha sido el devenir de los seres humanos en este planeta.

Ahora, ya de mayor, veo que lentamente retomo algunos hábitos de mi infancia . Que de nuevo me voy conciliando con la madre naturaleza. Que poco a poco voy reconectando.

Todo ha sido llegar de nuevo la primavera y empezar también el ajetreo habitual en estas fechas: que si sembrar las semillas, que si recoger algún enjambre, labrar la parcela, construir una balsa u otras múltiples tareas relacionadas con el campo y con el mundo rural.

Observo a las aves construir sus nidos; a las abejas trabajar afanosas para proveer de alimento a la colmena, la procesionaria intentando un nuevo embate a los pinos; florecer la aliaga, el romero y el tomillo, ver como mengua la luna... ¡y muchas otras observaciones más!

Me congratulo porque, de alguna manera, creo haber  hecho de nuevo las paces con el cosmos.

¡Me alegro de  haber reconectado de nuevo!

domingo, 14 de abril de 2019

Bahrein: No es oro todo lo que reluce

"La felicidad nace de la moderación."
Johann W. Goethe


Mi viaje por Bahrein lo he comenzado "de la mano" de Jessika Fortunato; que me ha mostrado lo más lujoso y exclusivo del país así como el mundillo de las carreras de coches a las que la familia real es muy aficionada.

También he acompañado a Elisabeth Alejandra que me ha mostrado los datos básicos de más interés sobre este territorio.

Asimismo he visitado el fabuloso complejo de islas artificiales llamado Durrat Al Bahrain y me he quedado asombrado de todo lo que se ha construido por allá.

Después de realizar estas giras, uno puede inclinarse a pensar que Bahrein es como una especie de paraíso en la tierra; una especie de bicoca para sus ciudadanos, pero, a nada que escarbas un poco, empiezan a surgir algunas contradicciones...

Decir, en primer lugar, que al igual que hemos visto en otros países, la economía de esta pequeña nación se sustenta en la venta de petróleo y de gas natural puesto que disponen de enormes reservas de crudo.

Sin embargo también hemos apreciado que allí donde mana el petróleo también -desgraciadamente- florece la corrupción. Y Bahrein no se salva de esta "maldición"

El problema es que el precio del crudo  ha caído en picado y el desarrollo económico basado sólo en este recurso va a ser -a medio plazo- insostenible. Mis amigos de VisualPolitik lo explican de maravilla en su informe.

Otro tema peliagudo es el de la religión. El 70% de la población de Bahrein es de la rama chiita del islam mientras que la familia real en el poder, son afines a la sunita. Como os podéis imaginar, a nada que la situación económica empeore un poco, el conflicto está servido. Lo explica muy bien Fernando Arancón en este vídeo de "El orden mundial en el siglo XXI".

No sabía que Bahrein alberga a la 5ª Flota de los EEUU por lo que -al menos la familia real- se sentirá segura con el fanfarrón de Trump guardando sus espaldas.

También Reino Unido ha construido allí otra base militar. Está claro que los "anglo" velan por sus intereses petrolíferos y geoestratégicos en la zona.

Con tres Uncastillos podríamos obtener un Bahrein ya que la superficie del país es de 691 km2. Lo que pasa es que en nuestro pueblo no tenemos ni gota de petróleo. Aunque a decir verdad, y visto lo visto, no se si disponer de crudo es una suerte o una desgracia.

La capital es Manama. Un paseo virtual por la capital con la ayuda de Google Map nos descubre una ciudad moderna con edificios singulares de reciente construcción. Es alucinante ver cómo se ha desarrollado un enclave que hasta no hace mucho era una simple aldea de pescadores de perlas.

Os dejo un enlace con la página web de calendario de eventos (en inglés)

Sin embargo, como ya he reiterado, la situación de los derechos humanos no es que sea muy favorable. Un vistazo a la página web de Amnistía Internacional, nos pone al día y nos muestra la cruda realidad de la situación de los Bahreníes.

Ya veis, amigos. No es oro todo lo que reluce. Tampoco nos podemos fiar de cualquier fuente de información. Voy aprendiendo que hay que contrastar hechos para hacerse una idea cabal de lo que se cuece por el mundo.

Y nada, ya me estoy preparando para viajar a Blangladesh. La pena es que no se hablar bengalí. Bueno, creo que me las arreglaré con el inglés.

¡Hasta la próxima semana!

viernes, 12 de abril de 2019

Estampas Jarabeñas

"La locura radica en comportarse siempre
 de la misma manera y esperar resultados diferentes."
Albert Einstein 

No se que tira más de mi cuando vuelvo a Jaraba; si el encanto del pueblo o el entusiasmo contagioso de mis anfitriones Serafín y Pili. O ambas cosas.

El caso es que cada nuevo viaje se transforma en una aventura inédita y única que siempre me deja un excelente sabor de boca. Una ocasión para descubrir nuevos parajes y para degustar con las gentes de Jaraba su alegría y su hospitalidad. Y ya no te digo nada si, encima, lo haces acompañado del descubridor de las pinturas rupestres en la Roca Benedí (primer apellido de Serafín)

Tal como se describe en la web del ayuntamiento, el entorno que rodea al pueblo no puede haber resultado más privilegiado: agua por todas las partes, acantilados impresionantes, flora exhuberante y fauna increíble. Hermosos parajes como el cañón del río Mesa o el barranco de la Hoz Seca. Y numerosos manantiales de agua minero-medicinal de los que  se nutren los tres balnearios que dan vida al pueblo: La Virgen, Sicilia y Serón.

La frecuente convocatoria de actividades lúdico-culturales y de convivencia le confieren al pueblo una marcha increíble. La desinteresada participación de los hijos e hijas de la localidad constituye un valor añadido que el visitante sabe apreciar.

¡Tres hurras por Jaraba y los jarabeños!

¡Vaya con el obispo de Bucarest!

Amplía la foto y leerás antiguos mensajes grabados en los ladrillos

Botijo maqueado

Virgen de Jaraba (I)

Virgen de Jaraba (II)

Murciélagos (I)

Murciélagos (II)

Pintura en la roca (I)

Pintura en la roca (II)

Actuación Ronda de Boltaña

domingo, 7 de abril de 2019

Bahamas: paraíso de ensueño... ¡para ricos!

Todos somos genios. Pero si juzgamos a un pez por su capacidad 
para trepar a un árbol, pasará toda la vida creyendo que es un estúpido.
Albert Einstein

Con la visita a Bahamas me he pasado del blanco al negro; o al revés, como queráis. Venía de una tierra de tradiciones milenarias y he arribado a una nación formada por más de setecientas islas donde el único recuerdo que podía quedar de la antigüedad (la cultura lucaya) fue borrado ya hace muchos años y para siempre.

Me ha chocado el origen español del nombre de las islas pues cuando llegó allí Colón la mayoría de los islotes sólo podían ser avistados cuando bajaba la marea por lo que los marineros las llamaron "islas de bajamar". Al provenir la mayoría de la tripulación de tierras del sur de España seguro que lo pronunciaban algo así como: "ila de bahamá"; una explicación que me ha parecido bastante convincente.

Al ser un país de cultura anglosajona, en la página web oficial son muy prolijos en las explicaciones y todo está muy bien presentado... para el turismo. Existe incluso la posibilidad de entablar conversación con una asistente -vía chat- donde te proporcionan un montón de información y te resuelven las dudas que puedas tener. Yo lo he probado y funciona muy bien. También le he echado un vistazo a un periódico local. Es curioso.

Así mismo me ha parecido de interés este reportaje de "españoles por el mundo".

El resumen que hace la guía de viaje de Google, se me antoja algo básico pero muy descriptivo:

Las Bahamas son un archipiélago caracterizado por sus corales en el océano Atlántico. Entre sus más de 700 islas y cayos, hay algunos que están desiertos y otros que poseen complejos turísticos muy populares, como el Gran Bahama, y la isla Paradise, lugar de muchos hoteles de gran nivel. Algunos de sus sitios de buceo en profundidad y en superficie incluyen el enorme arrecife de coral Andros, Thunderball Grotto (que aparece en películas de James Bond) y los jardines de coral negro cerca de Bimini.
Nassau, la ciudad capital montañosa, cuenta con edificios coloniales británicos, coches de caballos y los tejidos de Straw Market. En el grupo de islas tranquilas conocidas como Exuma, el mar aguamarina del parque terrestre y marino de los Cayos de Exuma se cubre de yates. Otros atractivos de las islas Out incluyen Eleuthera, con su famosa playa de arena rosa, y San Salvador, que se piensa que fue el primer lugar de desembarco en el nuevo mundo de Cristobal Colón. En la gastronomía de las Bahamas, se destacan las caracolas, a menudo acompañadas con johnnycakes (o “yaniqueques”) y arroz con gandules. La población local se prepara todo el año para las celebraciones del Junkanoo con estridentes desfiles y coloridos atuendos.

Todo en Bahamas está enfocado hacia el turismo. Desde luego sus cristalinas aguas son ideales para practicar submarinismo y las playas son de lo mejor. La gente de pasta se ha construido allí lujosas mansiones en lugares increíbles. Por otra parte el dinero americano fluye por allí con bastante facilidad por lo que las inversiones en inmuebles y otros bienes están, por supuesto, aseguradas.

También me ha llamado la atención que -en cuanto a renta per cápita- Bahamas sea el tercer país más rico de América del Norte después de Estados Unidos y Canadá.

Toda la información que ofrece Internet va destinada a turistas así que no busquéis en Bahamas ninguna pátina histórica que no sean restos de fortificaciones y cosas por el estilo. La huella de 135 años de presencia española ha sido minuciosamente borrada. ¡Ya sabéis cómo las gastan los ingleses y los yankis con todo lo que huela a hispano!

En fin, reconozco que me gustan más los países con historia y cultura atesorada a lo largo de muchos siglos más que los modernos resorts y los complejos hoteleros. Así que ya estoy de nuevo empacando pantalones, camisas y ropa interior para mi nuevo destino: Bahrein. Os cuento la próxima semana.

viernes, 5 de abril de 2019

Cuestión de marcas

Nunca una idea original ha residido en una sola mente en el mismo momento.

Según va pasando el tiempo y el contador añade un año más al cómputo, los gustos y las preferencias se van  asentando. El destilado de muchos años de convivencia con enseñas del más diverso pelaje va poco a poco seleccionando aquello que más nos atrae, lo que más nos satisface...

No hace mucho reparé en mi apego -mi preferencia- por ciertas marcas comerciales frente a otras que o bien no me dicen nada o, directamente, han sido arrojadas a la papelera de la indiferencia.

Me sorprendo a mi mismo de mi lealtad por algunos productos y casi siempre encuentro en la infancia el origen de esa vinculación.

Aquí os presento algunas de mis marcas preferidas:

Galletas Chiquilín

Mira que he probado de todo tipo: con chocolate, con canela, con coco, sin azúcar, azucaradas... Pues nada, hace ya tiempo que me he quedado con Chiquilín ¡Me encantan!






Piña Del Monte
Después de catar un montón de ellas, me quedo con Del Monte. Son un poco más pequeñas pero tienen un sabor inigualable.















Leche Pascual

No se si es el sabor, el diseño de la caja o la buena labor comercial que realizan. La tomo desnatada. No pruebo otra.









Yogur Danone de Piña

Tiene que ser Danone y tiene que llevar trocitos de piña ¡Todavía recuerdo la primera vez que lo probé! Fue en el pueblo y me lo trajo una tía de Barcelona. Todo fue degustarlo y trasladarme al quinto cielo.








Helado Italiano de Tutti Frutti

Raramente pruebo otro. Descubrí su sabor un día que otra tía mía me invitó a tomarme un cucurucho de ese helado. Aquel sabor ya no se me olvidó

Banco ING

Hace tiempo que dije "basta" a los bancos "tradicionales". Es más, llegué a la conclusión de que, en este ámbito, es mejor entenderse con una máquina que intentarlo con un empleado. Así como los bancos presenciales me han hecho muchas faenas, hasta la fecha ING nunca me ha fallado.




Móvil Samsung

Después de dar muchos tumbos de aquí para allá, visto el buen resultado que me dio el Samsung S4, hace poco me he pasado al S9 ¡Nunca me falla! Para mi eso es un gran valor.

Mi fidelidad a estas marcas se ha ido articulando desde hace ya mucho tiempo. Me siento cómodo y relajado con ellas. Me dan seguridad. Mi idea es seguir con ellas ¿Para qué cambiar?