sábado, 30 de abril de 2016

Nubes

Ayer dediqué un buen rato a mirar las nubes. Había un buen montón de ellas graciosamente suspendidas en la atmósfera jugueteando alegremente unas con otras.

Recordaba tiempos pretéritos. Momentos y situaciones de otra época en la que, como niño, también me entretenía adivinando formas humanas, caras y siluetas escondidas entre nubes de algodón.

Y me llamaba la atención la persistencia del patrón, la resistencia del cerebro para cejar en su empeño de dotar de humanidad los rostros construidos con jirones de cúmulos y nimbos.

Esa tendencia tan característica de los sapiens de humanizar las cosas inanimadas ha supuesto, desde siempre, una invitación a la creatividad y la originalidad. Sin duda allí radica la esencia de todas las manifestaciones artísticas. 

viernes, 29 de abril de 2016

Bocadillo incomible

Nos sentamos plácidamente en una terraza para tomarnos un bocadillo de jamón y, después de una más que razonable espera, nos sacan el presunto (así se dice en portugués) más bien jasco (así se dice en Aragón) y correoso. Todo ello enfundado en un cacho de pan más negro que el hollín.

Hombre, por favor, en algo tan básico como un bocata de jamón, los dos componentes (tres si lleva tomate) deben cuidarse con esmero. Deben ser sabiamente escogidos.

Advertimos al camarero de tal inoportunidad y, con cierta desgana se los lleva de vuelta a la cocina para presentarse de nuevo con idéntico jamón y la envoltura de pan sólo ligeramente más aceptable.

Nos quedamos a cuadros. No nos cabe en la cabeza que, en los tiempos que corren, establecimientos de cierta enjundia desatiendan tan clamorosamente la calidad de los productos que ofertan a la clientela.   

jueves, 28 de abril de 2016

A caballo entre dos eras

Llevo varias semanas realizando gestiones en distintos estamentos de la Administración. Y compruebo cómo, por una parte, todavía persisten costumbres y hábitos muy arraigados que enlentecen enormemente las gestiones y, por otra, la progresiva implantación de distintas aplicaciones informáticas para, supuestamente, ayudar al ciudadano en la resolución rápida de sus trámites.

La era de la lentitud y lo dificultoso en la relación con los órganos administrativos y la de la rapidez y la inmediatez que nos facilita Internet. Lo malo es que, como me decía un conocido, en la actualidad vivimos lo peor de las dos épocas. La Administración todavía mantiene inercias desesperantes y los avances informáticos aún no presentan la fiabilidad necesaria para operar con rapidez desde Internet.

Dos caras de una misma moneda: todavía hay que tirar de formulario y rellenar con boli y con mayúsculas todos los campos del impreso y, por otra parte, tramitar e instalar un certificado digital en tu ordenador también supone todo un sofocón. 

miércoles, 27 de abril de 2016

Agravio

Los recientes encarcelamientos de los líderes de Manos Limpias y Ausbank así como otros muchos casos que ahora salen a la palestra creo que nos tienen que alertar sobre los mecanismos de control y supervisión de los que dispone el Estado.

No seré yo quien abogue por un Estado tipo policial ni tampoco creo que haya que ir detrás del personal para vigilarlo, controlarlo o acotar sus libertades. Pero ni un extremo ni otro. No es de recibo que personas que se ve que están viviendo a todo trapo y cuyo patrimonio no para de crecer de forma sospechosa campen a sus anchas. No digamos nada si se trata de dirigentes de entidades "sin ánimo de lucro". Y menos si, como es el caso de Mario Conde, después de pasar por prisión todavía no había devuelto lo que no le pertenecía.

El Estado se tiene que dotar de medios y recursos para supervisar estas situaciones. Y actuar con rapidez y contundencia en cuanto se observen indicios de irregularidades. No es suficiente la intervención como consecuencia de una denuncia ciudadana. Hay que actuar de oficio con rapidez y con inteligencia. Y evitar de una vez por todas el agravio comparativo con el ciudadano de a pie al que se le aprieta y se le exige igual que si fuera un potentado.

martes, 26 de abril de 2016

Mucha faena tiene el pato

La pata es la de menor tamaño. Su consorte el más cercano y vigilante

El resto de los patos machos están al acecho. 

El pato dominante mantiene a raya a sus posibles contrincantes

lunes, 25 de abril de 2016

Trámites

Esta mañana la he dedicado a realizar trámites. A visitar algunas instituciones oficiales y concretar diversas gestiones.

La "romería" ha comenzado por la comisaría de distrito Zaragoza-Delicias. Allí tenía que renovar el certificado digital de mi DNI. La operación la he realizado de forma rápida y satisfactoria. El hecho de que en el interior de la comisaría hayan puesto a un señor que te ayuda a realizar los trámites, ha supuesto un considerable avance en la atención a los ciudadanos.

Luego me he desplazado hasta la calle Domingo Miral, 5 a solicitar un volante de empadronamiento. También de forma rápida y eficaz, el funcionario encargado de expedirlo ha realizado la operación con eficacia.

Con posterioridad me he pasado por la Agencia Tributaria. Aquí ya se ha materializado el atasco. No sabía que había que pedir cita previa y una informadora me ha sugerido que lo hiciera en un teléfono habilitado al efecto. Después de repetir varias veces la llamada, no he conseguido que me dieran la dichosa cita. He tenido pues que marcharme sin alcanzar mi objetivo.

Se han quedado en el tintero otras gestiones que no he podido realizar por falta de tiempo. La que me parece más compleja es la de renovar el certificado digital en una entidad que los expide. No digamos nada si lo que se pretende es exportar dicho certificado digital. Los trámites en este caso son complejos y farragosos.

Estoy de acuerdo en que no debemos ser analfabetos digitales pero a veces me da la impresión de que algunas instituciones del estado creen que todos los ciudadanos somos ingenieros informáticos.

sábado, 23 de abril de 2016

Antigua Churrería


Y si os pasáis por la calle Conde de Peñalver de Madrid, en el número 32 tenéis la Antigua Churrería. No debe faltar la visita para saborear los deliciosos churros cuyo sabor se ha sedimentado después de tres generaciones ininterrumpidas de churreros. Una buena taza de chocolate hecho y los churros de rigor son la mejor forma de empezar la mañana.

viernes, 22 de abril de 2016

Feria de la franquicia. Expofranquicia-16



En mi viaje a Madrid también tuve la ocasión de visitar la Feria de la Franquicia (Expofranquicia-16). Un interesantísimo evento que cada año presenta novedades más interesantes.

Para los que quieren emprender, esta vía puede ser una interesante opción. Siempre y cuando se analicen a fondo las condiciones del contrato de franquicia. Hay que tener cuidado con los pufos. Por eso no es de extrañar que también abunden las franquicias de cómo montar una franquicia.

jueves, 21 de abril de 2016

Ciudades


Recientemente he viajado a Madrid. Hace tiempo que no visitaba la ciudad y, en esta ocasión tuve la oportunidad de pasear tranquilamente por sus calles y avenidas, de recrearme con la observación del ir y venir de la gente, con el trasiego que siempre genera una gran ciudad.

Y dentro de los múltiples aspectos en los que la observación puede fijarse, varios de ellos llamaron más mi atención.

El primero fue la constatación de que vamos a una ciudadanía global. Cada vez con más frecuencia personas de distintos países se asientan en otras naciones y en sus ciudades. El panorama que se genera es variopinto y multicolor. La mezcla de razas y culturas es una constante que va ir a más, se va a incrementar.

Luego tenemos el tema de la actividad económica. Aquí, a diferencia de otras ciudades más pujantes, se ven las consecuencias del bajón de actividad económica. Y se aprecia en detalles llamativos y otros más sutiles. Los carteles de "se alquila" o "se vende" cuelgan de muchos locales. Los bares y restaurantes no bullen como antes, el mismo tono vital del personal por la calle se aprecia como más enlentecido, más cansino.

Y otra observación más está relacionada también con la globalización. Constato que las ciudades se vuelven más parecidas, más similares. Exceptuando la parte "vieja" o el "casco histórico", los carteles de bares y cafeterías, negocios y emprendimientos de todo tipo, también se pueden ver en la gran mayoría de las ciudades europeas, en América e incluso en Asia.

En todo caso, una constante de las grandes ciudades es su capacidad de crear, de innovar, de reinventarse una y otra vez, de generar nuevos movimientos sociales y culturales. Sí, amigos, las ciudades son la caña.

miércoles, 20 de abril de 2016

Cierto olor a desagüe

Cuando voy a realizar alguna gestión a una entidad bancaria de mi barrio, un molesto olor a desagüe es el primer estímulo que percibo a modo de recibimiento. La cosa no es nueva. Llevan así años y años. Desde que se abrió la sucursal. No han logrado corregirlo -si es que lo han intentado-. Malo para los clientes. Pero lo que de verdad me apena es el tufo que se han tenido que tragar los empleados en sus horas y horas de permanencia en la oficina.

Desconozco si alguien lo habrá denunciado. Y si es el caso, la respuesta que han podido dar los directivos. Por lo que se ve no habrán sido muy sensibles porque la peste sigue allí, si bien es cierto que, a días, intentan camuflarla con algún producto ambientador. Mala solución. Todavía se acentúa más la acidez de la atmósfera del recinto.

A veces pienso que quizás hayan llegado a la conclusión de que es MEJOR que algo de olorcillo a desagüe rezume por los sumideros y se esparza por el recinto. La cosa vendría a ser como una metáfora de la propia esencia de las entidades bancarias: no conviene dar tregua a los clientes. Y mucho menos a los empleados. Que continúe el adocenamiento.

martes, 19 de abril de 2016

Obstáculos

En algunas calles el tránsito peatonal se asemeja a a una auténtica carrera de obstáculos

lunes, 18 de abril de 2016

Agreste


Y siguiendo con el bautismo de árboles, al granado lo voy a llamar "Agreste" ya que no hay manera de domeñarlo. Todos los años va a su bolo. Como arbusto que es, se desparrama por donde le viene en gana. Mi trabajo me cuesta mantenerlo a raya.

domingo, 17 de abril de 2016

Preciosidades de primavera

El tomillo florece por estas fechas. Su olor aromático es inconfundible
¿Para cuándo las imágenes con su correspondiente olor? El invento sería la bomba

La aliaga atempera su tradicional mala espina con esta preciosa floración
Los gamones ("agozos" en Uncastillo), lucen en todo su esplendor)
También reservamos un espacio para el humilde cardo

Y esta planta que no sé cómo se llama también me ha llamado la atención


sábado, 16 de abril de 2016

Fotos

En el recuerdo personal de cada uno se entremezclan situaciones y episodios bien asentados en nuestra mente y eventos que, por así decirlo, tuvieron la fortuna de ser inmortalizados en una instantánea.

En mi caso, como en el de otras muchas personas de mi edad, debido a la particularidad de haber vivido a caballo entre la edad media y el actual mundo tan adelantado, el recuento de recuerdos combina situaciones con un fuerte componente emocional con el blanco y negro de las fotos de los años sesenta. El color vino más tarde. Al igual que ocurrió con la televisión. Al principio un poco difuminado y más adelante con los contornos y los contrastes perfectamente definidos.

Y así ocurre que la tarea de ordenar los recuerdos, de rebobinar situaciones y momentos pasados se convierte en una ardua faena, en una labor complicada.

Por una parte tenemos fotos que no representan momentos especialmente relevantes de nuestras vidas. Se tomaron, la mayor parte de las veces por puro azar. Porque en ese momento alguien tenía una cámara con "carrete" o, sencillamente porque la dinámica del momento condujo a hacerse la foto de rigor. Otras corresponden a momentos "oficiales" -entrega de diplomas, fines de curso, etc- Y la gran mayoría a eventos relacionados con la familia o con amigos.

Combinar recuerdos significativos con escenas atrapadas en una instantánea resulta bastante complicado. El cerebro es selectivo. Y tiende a desechar los malos momentos, los de tristeza y desencanto. Eso no suele salir en las fotos.

Así es que aventuro que si quiero acometer la tarea de ordenar los recuerdos de mi vida, todavía me queda una ingente tarea de cribado, aclarado  y rebobinado. No pasa nada. La conciencia de la fugacidad con la que pasa el tiempo a todos nos incumbe por igual. Tomemos pues esta labor como un divertimento. 

viernes, 15 de abril de 2016

Campaña de la renta

Coincide la campaña de la renta con la aparición de los "papeles de Panamá" -y las consecuencias que de ello se han derivado- y la multa de Hacienda a José María Aznar.

Y a la vista de los acontecimientos yo creo que mucha gente no puede menos que pensar la enorme distancia que separa a los vivales, a los avispados, del ciudadano que, mansamente, solicita su borrador de la declaración y se atiene a lo que resulte en la liquidación. A pagar si así nos lo dicen o, a devolver porque anteriormente el estado ya se ha encargado de ingresar de los bolsillos de los ciudadanos.

Lo que últimamente está apareciendo en los medios de comunicación demuestra de forma fehaciente que hay mucho listillo. Y mucho aprovechado.  

jueves, 14 de abril de 2016

El valor del error

Realmente equivocarse, meter la pata, sabe muy malo. Después de cometer el error, nos queda un regusto amargo en la boca. La constatación de que no hemos tomado la decisión adecuada, de que no hemos sido capaces de elegir la opción más correcta ante el problema que se nos planteaba.

Todos los días cometemos errores. Unos son nimios y otros son de bulto. La sucesión de una cadena continuada de errores a lo largo de un período de tiempo podría ser un indicador de que no estamos centrados en lo que hacemos, que tenemos preocupaciones o distractores que condicionan nuestra percepción. La prisa y el estrés, por ejemplo, son malas compañías, causa y origen de muchos errores. Los desajustes emocionales también tienden a distorsionar el correcto razonamiento.

De nada sirven las lamentaciones o la repetición de las causas de nuestros errores. La mejor opción es tomarse el error como una vía de aprendizaje. Y asumir que cuanto mayor es la metedura de pata, mejor recordaremos la correcta forma de proceder en otro momento ante una situación igual o parecida.

miércoles, 13 de abril de 2016

La revolución digital

Resultado de imagen de revolución digitalEn el número de abril de la revista Investigación y Ciencia viene un informe titulado "¿Democracia digital o control del comportamiento?" que no puede dejar inerme a nadie. Allí se dice, por ejemplo, que "La cantidad de información que producimos se duplica cada año. Dicho de otro modo: en 2016 generaremos tanta información como en toda la historia de la humanidad hasta 2015".

Y también se nos avisa de que "las búsquedas por Internet y las sugerencias personalizadas pueden emplearse para influir de manera inconsciente en el comportamiento del individuo, lo que las convierte en una poderosa herramienta de control social."

Todos los días tenemos ocasión de comprobar la potencia y complejidad que están adquiriendo los ordenadores. No hace falta ir muy lejos. Nuestro propio ordenador personal se ha convertido ya en un fabuloso centro de cómputo de datos y de acceso a las más variadas funcionalidades. Con el agravante de que cada "click" que hacemos queda, de alguna manera, también registrado.

Hoy mismo me encontraba ordenando unas fotografías. Aquellas que son anteriores a la "explosión digital" -las que se hacían en el papel fotográfico de toda la vida- todavía conservan el carisma de documento gráfico único, de testimonio privilegiado de momentos ya pasados. Pero amigo mío, al dotar a los móviles con cámara digital y una memoria casi ilimitada, todo ha pasado a ser susceptible de ser fotografiado. Ya no cabe poner orden en el maremágnum de imágenes almacenadas en el celular.

De la experiencia he colegido que, poco a poco es necesario cambiar los esquemas y adoptar nuevos paradigmas. Ahora se puede almacenar la vida entera de una persona en un archivo de vídeo. Es posible. Es factible. Eso ya lo dice todo. 

martes, 12 de abril de 2016

Nuestros centros educativos


Sólo hay que darse una vuelta por cualquier colegio o, mejor, instituto para comprobar muchos de los déficits que acarrea nuestro sistema educativo.


En este caso me centraré en la estética (o mejor la falta de ella) de la que adolecen, por lo general, nuestros centros.

De momento todos parecen iguales, calcados. Las fachadas son anodinas. La ausencia de ornamentación y de personalidad propia es palpable.

Y, en muchas ocasiones los detalles hablan por sí solos. Y comunican más que los currículos oficiales. La dejadez en el cuidado de las plantas, las banderas ajadas a la entrada o el mobiliario también anodino dejan ya traslucir un enorme descuido que, por cierto, a nadie parece interesar.

Yo sé que en los centros se realizan programas muy interesantes, que el profesorado se esfuerza por intentar hacerlo bien y que los padres colaboran en la medida que pueden.

Pero, a mi entender, la falta de impronta propia de los centros, la ausencia de un proyecto educativo consensuado y concretado en el día a día y el peligro de la monotonía que ya se ha instalado en muchos de ellos limita, enormemente, las fascinantes posibilidades de cambio social de estas instituciones.

lunes, 11 de abril de 2016

Lamentable espectáculo


La imagen que están dando últimamente los políticos me parece lamentable. No han sido capaces de ponerse de acuerdo después de casi 4 meses desde las elecciones. Y me da la impresión de que se aferran demasiado a sus supuestas "ideologías". A su particular ética partidista. Perdiendo de vista la urgencia de gobernar un país que necesita con urgencia intervenciones de quirófano.

Si luego pretenden legislar sobre, pongamos por caso, la importancia de ser productivos, creativos, comprensivos y eficaces, me parece que no están predicando con el ejemplo.

domingo, 10 de abril de 2016

Perder el paso

Resultado de imagen de importancia de la constancia en la vida cotidianaYa he reiterado en numerosas ocasiones en este blog la importancia que le concedo a la constancia, a la fuerza de voluntad. Y también he comprobado que cualquier novedad puede tronchar un brillante historial de jornadas de escritura continuada. Algo así ha ocurrido estos últimos días con las entradas del blog. En el momento que uno se sale de "la rutinica" se empiezan a acumular sesiones sin escribir "post" alguno.

Retomar el cabo del ovillo requiere echarle imaginación y bucear en ideas y experiencias que puedan ser de aplicación literaria. En ello andamos.

No me malinterpretéis. Cuando hablo de rutina no quiero decir que sea conveniente llevar una vida rutinaria. Me refiero a que toda disciplina, para perfeccionarla, requiere tesón y empeño. Eso quería decir.

sábado, 9 de abril de 2016

Más nombres...




Todos los años me concede una abundante cosecha sean cuales sean las adversidades climatológicas por las que haya tenido que atravesar. Por eso, al membrillero lo llamaré "Feraz".

viernes, 8 de abril de 2016

Poner nombre a los árboles



En nuestro afán por personalizar las cosas, también podemos abarcar el ámbito vegetal. Por mi parte he decidido bautizar a mi cerezo con el nombre de "Rampante"

jueves, 7 de abril de 2016

Risa y socialización


Hoy hemos quedado varios amigos para entregar un obsequio a un compañero que recientemente se ha doctorado. Y de paso hemos aprovechado para tomar un café y ponernos al día de nuestras cosas.


La jornada se ha desarrollado en un ambiente muy amistoso, alegre y desenfadado. Todos teníamos ganas de hablar y cada uno ha tenido su tiempo de intervención. Y nos hemos reído de lo lindo. Contando anécdotas, chistes y chascarrillos. Ha sido un encuentro estupendo.

Cuando ya volvía para casa iba reflexionando sobre el buen rato que había pasado. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que realizar actividades sociales y reírse son dos aditamentos fundamentales que contribuyen al equilibrio emocional. Como dice el dicho: "Un día sin risa, es un día perdido".

miércoles, 6 de abril de 2016

Tiempo revuelto


Ahí tenéis la foto de la aliaga florecida. Tomada el 28 de marzo. En el yesífero territorio de Villamayor de Gállego. Ese día parecía que el tiempo iba a serenarse y estabilizarse definitivamente.

No ha sido así. Los vaivenes de la atmósfera -aunque en gruesas líneas, predecibles- son este año más aleatorios. Más caóticos si se quiere.

Los árboles y las plantas en general andan un poco despistados porque no se atreven a desplegar sus flores y, sin embargo, ya se le pasa el asado. Algo parecido les ocurre a los animales. Las carambolas climatológicas en la troposfera han dado lugar este año a un tiempo revuelto y un tanto desconcertante.

martes, 5 de abril de 2016

Espejos

Resultado de imagen de espejos
A diario me miro en varios espejos. Unas veces intencionalmente y otras de manera ocasional. Como muchos de los mortales. Al menos como muchas personas de los países desarrollados ya que en los otros países no sé muy bien como funciona la cosa.


Comienzo la jornada mirándome en el espejo del baño. Todas las mañanas me devuelve la imagen de alguien que se acaba de levantar, con cara de sueño a pesar de haber dormido las siete horas de rigor y con el cupo de arrugas correspondientes a quien pronto cumplirá los sesenta y uno.

Este primer espejo es -digámoslo con franqueza- bondadoso conmigo. La disposición de las lámparas LED y la combinación de luces y sombras en mi rostro dibujan un cuadro un tanto difuminado y nada inmisericorde con la faz original. Eso me alegra y hasta me pone contento. Sería el colmo que, ya de mañana, además de mi adormilamiento tuviera que cargar a mis espaldas el pesar de constatar cómo pasa el tiempo.

El segundo espejo (el del recibidor de mi casa) ya es menos amable con mi persona. Aquí el juego de luces y sombras acentúa de forma radical la extensa calva parietal ampliada también a la zona de la sutura coronal y, de la misma manera incrementa el recuerdo de lo que antes fue una superficie cubierta de abundante pilosidad.

Luego hay otros muchos espejos que, según el programa del día, también me trasladan el reflejo  de su particular visión de lo que soy.

Están por ejemplo los espejos del Simply. Tan básicos como el errado nombre del supermercado. En la figura aquí reflejada no hay ya trampa ni cartón puesto que la iluminación se ha dispuesto pensando más en los productos que se exponen que en los clientes. Y aquí ya no hay compasión. Todo el rostro, en su totalidad, se muestra con la más extrema crudeza. Con los aditamentos más demoledores: patas de gallo, ojos enrojecidos, arrugas en las comisuras de los labios y mil y una manchas en los lugares más insospechados de mi cara.

Otro espejo malévolo es el del ascensor de la residencia de mi suegra. Este cuenta con la particularidad de acentuar las sombras más desdichadas y menos amables con mi persona. Entrar en el ascensor y caerte diez años más es todo uno. Quizás el ánimo desvanecido de muchos desvencijados ancianos que son ascendidos y bajados por el elevador se ha trasladado a la luna de cristal del minúsculo recinto.

Tenemos también el espejo del retrovisor del coche. Este es más magnánimo. O yo lo tengo mejor conceptuado ya que su iluminación es casi siempre natural y nada tendente a reflejos estrepitosos como los anteriores. Además cuenta con la ventaja de que, debido a su función de alerta y vigilancia, aquí sólo te miras un momento y de soslayo.

Y para finalizar, os diré que el espejo que más me intriga y desconcierta no es en realidad un espejo. Se trata de una combinación de imágenes que se forman entre la luna del cristal de la puerta de la cocina y la de la puerta del comedor.

Cuando los batientes forman un determinado ángulo de apertura, la imagen de mi cuerpo -enterita toda ella- se ve trasladada a una dimensión indefinida, a un territorio ignoto en el que, por ensalmo, aparezco yo de nuevo cual trasunto de lo que en otro tiempo fui.

Este sorprendente hecho me hace pensar que, en realidad, la figura allí reflejada ya no soy yo. Que está dotada de vida propia y que está esperando cualquier desliz mío para sustituirme y mandarme de vuelta a la extraña dimensión en la que habita.    

lunes, 4 de abril de 2016

La apicultura: ¡qué gran afición!


En los tiempos que corren, disponer de una o varias colmenas constituye, a mi entender, una excelente afición. Además de la rica miel que se obtiene en cada campaña, este entretenimiento también lleva añadidas otras ventajas que, por mi propia experiencia, igualan, cuando no superan el hecho de colectar el rico néctar.

Tenemos por una parte una privilegiada conexión con el tiempo atmosférico y la climatología en general. Si llueve, hace viento o hace mucho frío o calor, estas circunstancias ya no se reducen a simples eventos pasajeros sino que, directamente, te conectan con la situación por la que estarán atravesando nuestras abejas. Así, el hecho de que, como ocurre en estos días, llueva de forma intensa en primavera, el apicultor lo interpreta no como un fastidio sino como una bendición ya que de esta manera, las plantas aromáticas se desarrollarán mejor y ofrecerán su selección floral a estos insectos sociales.

Tenemos, por otra parte otro aspecto -en este caso psicológico- digno también de consideración. Y no es otro que la necesidad de autocontrol, de serenidad y sosiego, de calma cuando estás operando con el ganado apícola. Has de tener mucha calma cuando te encuentras literalmente rodeado -sumergido, diría yo- entre miles de abejas siendo que alguna de ellas te va a querer picar. Incluso en el caso -habitual- de un picotazo o de varios de ellos, también hay que reaccionar con tranquilidad y sin aspavientos para no enervarlas más todavía.

Y también hay un extenso campo de investigación para averiguar la flora melífera existente en los alrededores del emplazamiento de nuestro colmenar. La conexión, en este caso se establece observando las distintas variedades de plantas aromáticas, los tiempos de floración, el olor de las plantas, y la pervivencia de la flor.

Otro valor añadido de este hobby es el necesario aprendizaje de planificación y buena gestión de las colmenas. En todos los casos de intervención hay que anticipar las operaciones que vamos a realizar, y prepararlas detenidamente. Ello conlleva también la ilusión de pensar qué nos va a deparar la próxima visita que realicemos a nuestro colmenar.

Ya veis, amigos, hay muchas ventajas asociadas a esta interesantísima afición 

domingo, 3 de abril de 2016

Sobran bares

La cultura del bar está bien asentada, muy establecida en nuestro país. Muchos negocios, muchas resoluciones de asuntos de todo tipo han tenido lugar en la barra de un bar. Y la inercia, la tradición ha llevado también a muchas personas a pensar en un bar como negocio, como medio de vida.

Pero, amigo mío, las costumbres sociales cambian, la sociedad evoluciona y los vaivenes económicos condicionan también la afluencia de parroquianos a bares y cafeterías. Los bares de "sólo bebida" han tenido que readaptarse y ofrecer también buenas tapas u otras exquisiteces para poder sobrevivir.

Y el bar normalico del barrio, el que no despunta ni destaca por nada especial, lamentablemente está condenado a desaparecer. Así lo atestiguan multitud de carteles. Dejando constancia de que un bar ya no es lo que era. Que los usos sociales están cambiando. Que a la gente le gusta también relacionarse en otros entornos.

En este ámbito está teniendo lugar una selección natural. Sólo sobrevivirán los más fuertes, los más inteligentes.

sábado, 2 de abril de 2016

Arduino

Se anuncia repetidamente el advenimiento del "internet de las cosas". La evidencia de que dentro de nada, al igual que ocurre con nuestro organismo, un montón de receptores y sensores trasladarán a Internet, a la nube, miles cuando no millones de datos del entorno que nos rodea.

Resultado de imagen de ArduinoLa transformación de la señal física en digital y su posterior envío a la red requiere de interfaces que se encarguen de realizar esa tarea. Y en su momento, después de una intensa búsqueda, dí con la clave de los equipos que pueden encargarse de ello. Se llama Arduino. Una plataforma abierta que posibilita la realización de múltiples proyectos tanto por parte de aficionados como de expertos. 

El sistema está pensado para llevarte de la mano desde los inicios hasta los territorios más complicados de la programación. Sólo con adquirir el "starter kit" ya puedes empezar a realizar pequeños montajes, a experimentar y a aprender.

Ya he adquirido la placa Arduino uno que es, por así decirlo, la madre de todas las placas. Y poco a poco le voy hincando el diente a la programación. Afortunadamente ahora disponemos de magníficos tutoriales que detallan con precisión cómo proceder cuando partes de cero o cuando te encuentras con alguna dificultad. La comunidad Arduino está creciendo sin parar y hay mucha sabiduría compartida por esos territorios.