sábado, 31 de octubre de 2015

Extraña conjunción



Ayer, víspera de Todos Santos en la Plaza del Pilar se concentraron -no sé muy bien quien convocaba- un montón de personas disfrazadas para celebrar el evento. La variedad de atuendos era llamativa. Muchos de ellos muy ocurrentes y originales. Después de estar un rato observando me llamó la atención la furia y el fervor con el que la gente joven se disfraza para estas fechas. Un porcentaje mucho mayor de personas que en años pasados. Y era de reseñar el contraste entre la mayestática presencia de la Basílica del Pilar en cuyo interior seguían los cánticos y los rezos y el alegre bullicio que formaban los asistentes a la fiesta en el exterior.

Dos conclusiones saqué del análisis de esta situación: que en la actualidad los medios de comunicación consiguen éxitos innegables al internacionalizar determinados eventos festivos y que la sociedad actual requiere -necesita- de estas celebraciones para romper un poco la monotonía y, aceptar por unas horas que la gente se caracterice a su gusto con una temática común.

¡Qué lejos los tiempos actuales de las rigideces y envaramientos de mi juventud!

viernes, 30 de octubre de 2015

Camino del Ebro. GR99. Etapa 30: Sástago-Escatrón

Iniciamos nuestro recorrido después de pasar las dos centrales eléctricas

Pasamos debajo del Castillo de la Palma

El Ebro pasea manso y majestuoso por estos lares

Muchos mases derruidos, Recuerdos de etapas pretéritas

Ya hemos recorrido el primer tercio del camino



Me fascinan las cabañas escachadas


Otra vista del padre Ebro
Gracias a los sistemas de riego, los olivos lucen espléndidos

Después de tres horas y media de viaje, por fin llegamos a Escatrón. Empieza a oscurecer

jueves, 29 de octubre de 2015

El fuego


Estamos ya acostumbrados a obtener luz y calor mediante energías que nos proporcionan las centrales generadoras, principalmente gas y electricidad. Se trata de un suministro seguro y fiable (que, evidentemente, hay que pagar) y que garantiza tanto la duración como la graduación en intensidad lumínica o calórica.

Y por ese mismo motivo, cuando recogemos leña y encendemos una hoguera yo creo que realizamos un acto de afirmación, atávico, en el que el control de los dos agentes antes mencionados ya se nos escapa aunque nos queda el consuelo de haber iniciado el fuego y, sobretodo el magnetismo de la observación de las llamas.

Dentro de unos meses comenzarán las celebraciones en honor de San Sebastián y de nuevo se volverá a repetir el ritual de las hogueras en los pueblos de nuestra comunidad. Una oportunidad de oro para quedarnos hipnotizados con el fuego, capturados por su embrujo, teletransportados a otra dimensión...

miércoles, 28 de octubre de 2015

El erizo

Ayer mientras ordenaba un montón de leña en la parcela de Villamayor me encontré con una mancha parduzca de forma indefinida. Al acercarme un poco más me percaté de que se trataba de un erizo. Allí estaba inmovil arremolinado entre la hojarasca. Había empezado la invernada. El pobre casi ni se enteró de mi presencia. Estaba tan profundamente dormido que ni se inmutó cuando quité un leñazo que le oprimía un poco.

Este original descubrimiento desató una secuencia de pensamientos centrados todos ellos en la vida animal, la sucesión de las estaciones y el respeto que le debemos a los animales salvajes. Y todas las reflexiones confluyeron en una firme voluntad de no molestar al animal, de respetar sus ciclos.

Cuando leo en Wikipedia que los erizos no han cambiado mucho en los últimos 15 millones de años, la ternura que, ya de por sí, me despierta el animal, se transforma en admiración.

martes, 27 de octubre de 2015

Personas tóxicas

Andan los astrofísicos detrás y delante de algo que explique el rápido giro de algunas galaxias así como el hecho comprobado de la expansión del universo. Lo que buscan tiene que ser materia y energía que no interaccione con la materia ordinaria. Y como no saben, por el momento, de qué se trata han dado en llamarlas materia y energía oscuras.

Ayer pensaba si en la vertiente psicológica no ocurrirá algo parecido. Quizás algunas personas desprendan una -indetectable- energía oscura que les haga parecer más toscas, menos sociables, menos amigables que el resto de los mortales que sí lo son. Muchos libros hablan de "personas tóxicas", es decir de aquellos sujetos que en lugar de generar buen rollo, transmiten precisamente lo contrario. No se sabe muy bien cual es la razón, pero en esos casos se percibe claramente una especie de energía oscura negativa que todo lo invade.

Según se van mostrando los últimos avances en ciencia se van también descubriendo nuevas energías, nuevas partículas que todo lo envuelven.

Quizás no esté lejos el día en el que mediante unas gafas especiales de detección de energía psicológica oscura podamos anticiparnos y evitar personajes que solo irradian negatividad. Seremos unos afortunados. Las gafas en cuestión nos ahorrarán mucha pérdida de tiempo y nos evitarán también malos rollos.

lunes, 26 de octubre de 2015

Sapiencia canina

Para mi asombro, mi perro no cesa de dar muestras de sapiencia canina. Un día sí y otro también me sorprende con alguna nueva habilidad, destreza o muestra de inteligencia. Hoy mismo, ni se ha inmutado cuando he aparecido en casa con el casco de la moto enfundado en la cabeza. Yo esperaba algún ladrido de desconcierto, algún gesto inusual, alguna mueca extraña; pero no, enseguida ha acudido hacia mi agitando amigablemente su rabo y reconociéndome como su amo.

El elenco de conductas es amplio y variado. Se comunica con nosotros cuando tiene hambre, cuando quiere miccionar o defecar e -inevitablemente- cuando quiere jugar, cosa que reclama habitualmente.

Años y años de selección de especies, de cruces de razas y un selecto pedigrí han hecho de este galgo italiano un ser original y peculiar. Pendiente de todo y de todos. Y atento a cualquier acción que contente a sus amos. No sé si lo sabe pero sigue al pie de la letra las enseñanzas de Darwin: sobrevive el más adaptado.

domingo, 25 de octubre de 2015

Marte (The martian)


Sólo tengo un calificativo para la película: espectacular. Me hago cargo del enorme esfuerzo que ha tenido que suponer recrear el entorno marciano para que parezca verosímil en la pantalla. Y los efectos especiales utilizados para ambientar las naves espaciales también me han parecido excelentes. La factura del guión es muy buena y los actores encarnan de maravilla a los personajes: una tripulación de astronautas que tiene que abandonar Marte a toda prisa dejando a un compañero allí que lo dan por muerto.

Milagrosamente el protagonista no fallece y a lo largo de dos horas más o menos (que es lo que dura la película) se muestran las argucias que tiene que utilizar para prolongar su estancia en el gélido planeta haciendo tiempo hasta que lo vengan a rescatar.

Creo que el contenido de este film tiene un componente predictivo y que nos muestra lo que bien podría ocurrir dentro de 30 ó 40 años. La colonización de otros planetas sólo es cuestión de tiempo.

sábado, 24 de octubre de 2015

Conservar los humedales



Leo en la revista de Investigación y Ciencia los estudios que están realizando los expertos para mitigar, en lo posible, la degradación que sufren muchos humedales. En nuestro país tenemos casos a cientos y sólo en contadas ocasiones se ha llevado a cabo algún tipo de restauración.

El problema es que casi todos los programas de mejora de las zonas húmedas arrojan resultados imprevisibles; bien porque las actuaciones favorecen a determinadas especies con menoscabo de las restantes o bien porque no se tienen en cuenta otros fenómenos impredecibles como la contaminación por productos agrícolas o la invasión de especies exóticas. De tal manera que casi nunca podremos afirmar que "humedal restaurado es un humedal recuperado"

Si tenemos en cuenta que en España se han perdido alrededor del 60% de los humedales y que sólo después del paso de siglos o tal vez milenios después de las actuaciones de reparación, es probable que los humedales restaurados se estabilicen por sus propios medios, podremos comprender la ineludible necesidad de proteger con dientes y uñas los pocos humedales naturales que van quedando.

viernes, 23 de octubre de 2015

Los del puro



Los vemos a cualquier hora por la calle, en la terraza de una cafetería e incluso en sus vehículos privados. Yo los llamo los del puro. Son ex-fumadores que se aferran a sus vapeadores metálicos como a un clavo ardiendo.

Y me llaman la atención por la dependencia que todavía mantienen hacia el puro. A duras penas han podido abandonar el vicio del tabaco pero -pobrecicos- necesitan tener algo que chupar, el remedo de un biberón en el que poder succionar algo parecido al humo.

Los del puro se ponen muy nerviosos si olvidan en casa sus cachivaches. Les entra el desasosiego si no pueden aferrarse a sus máquinas de generar vapor. Se frustran si no pueden chupetear.

Reconozcamos que han dado un paso muy importante: dejar el tabaco. Ahora les queda la trabajosa tarea de abandonar también la dependencia del cilindro de metal.

Mi propuesta creativa para ayudar a los del puro pasaría por dos posibles iniciativas: probar con el regaliz de palo que también tiene forma cilíndrica o bien confeccionar puros de papel con la propaganda que nos dejan en los buzones. Ambas ideas seguro que podrían mitigar su dependencia y ¡quien sabe! quizás ayudarles a dejar definitivamente el vicio.

jueves, 22 de octubre de 2015

Las libretas de Tertín

No hace mucho, mi primo Pablo me dejó unas cuantas libretas de un nutrido grupo de ellas que mi tío Tertín había ido, pacientemente, redactando año tras año. Me costó un poco sortear la dificultad de interpretación de la caligrafía, pero aún  así pude entrever el arduo y sistemático trabajo de cronista local que fue realizando mi tío a lo largo de muchos años.

Nada -dentro del ámbito que le concernía- escapaba a la pluma de Tertín. Allí figuran con todo detalle nacimientos y defunciones, bodas y bautizos, ingresos y gastos en el ganado, algunos litigios y muchas, muchas anécdotas.

Dado el abundante material que se ha conservado, perfectamente se podría escribir una tesis doctoral con el contenido de las libretas de José Rived.

Desde estas líneas mi homenaje más sentido hacia un hombre que supo compaginar el duro y arduo trabajo de ganadero con la esforzada tarea de anotar pacientemente los vectores que a él le parecieron más importantes del devenir de las gentes de Uncastillo.

miércoles, 21 de octubre de 2015

El lecho sociológico



A base de discurrir por el mismo cauce, los ríos van conformando su lecho, una especie de camino o carretera hundida que conduce las aguas hasta la desembocadura en el mar o en otro río.

A las personas nos ocurre lo mismo. A base de relacionarnos con determinados colectivos, de frecuentar lugares concretos o de vivir en un barrio específico, también vamos conformando nuestro lecho sociológico; es decir el canal por el que discurren las aguas de nuestras interacciones.

Y puede constatarse  lo difícil que es abandonar el lecho, hacer que las aguas discurran por otros derroteros, aventurarse por otros parajes....

Continuando con el símil del río, para poder dejar nuestro lecho sociológico, a veces las personas necesitamos que haya una gran avenida en nuestras vidas, una riada que lo inunde todo, un temporal que todo lo arrase. Es la única manera de aventurarse por otros derroteros, de vislumbrar nuevos territorios, de rehacer el cauce y ensayar nuevos recorridos.

martes, 20 de octubre de 2015

De funeral



Siempre que me tengo que pasar por Torrero a dar la última despedida a alguien, mi mente occidental no acostumbrada a la paz y quietud orientales comienza a dar tumbos e ir de un lado a otro.

Empiezan las reflexiones con un sentimiento de empatía hacia el dolor ajeno por la pérdida de un ser querido. Inevitablemente todos hemos pasado por este trance y no es nada trabajoso ponerte en el lugar de los familiares del difunto. Entiendes su dolor. Te solidarizas con ellos.

Continuamos con la tradición de la misa y aquí -no sé por qué- los pensamientos todavía se me aceleran más. Empezando por el trámite obligado de asistir al oficio divino e inquiriéndome por el sentido de esta celebración. Hoy he llegado a la conclusión de que es la fórmula más sencilla -y la más ensayada- para despedir a un ser querido. El cura, los feligreses, los acólitos, todos nos ponemos el automático y repetimos las fórmulas requeridas en cada caso según el momento del culto. Hoy me preguntaba cuánto material de la homilía recordarán los asistentes al finalizar el evento. Si se hiciera un examen tipo test al finalizar la misa, aventuro que habría muchos, muchos suspensos.

Cuando el sacerdote hablaba del reino de los cielos no he podido menos que esbozar una sonrisa interior ya que ahora los que más saben de ese reino son los ingenieros y técnicos de la NASA. De momento no dicen nada de ningún planeta extrasolar poblado de ánimas.

También, en estas circunstancias, se repite el pensamiento sobre el sentido de la vida. Y como ya he comentado en otras ocasiones, lo que me apabulla es la extrema abundancia de vida en nuestro planeta. En una primera lectura, y desde una perspectiva científico-positivista, no creo que sea más trascendente la vida de un hombre que la de una hormiga o una bacteria, por poner un ejemplo. Y sin embargo, aquí estamos los "homos" dándole vueltas a todo ¡a todo! como si de ello dependiera nuestra existencia.

Muchas más reflexiones y divagaciones han discurrido por mi mente. Cuando voy a un funeral es como si el tiempo se detuviera por unos instantes. Y, a decir verdad, cuando todo termina, salgo reconfortado.

lunes, 19 de octubre de 2015

El mundo de los sueños



Cada noche nos adentramos en territorios desconocidos. Vivimos vidas imaginarias. Traspasamos los umbrales de la realidad y nos incorporamos de lleno en mundos insospechados. Desde el momento que nos entregamos a los brazos de Morfeo, mil y un episodios discurren por nuestras mentes. Las neuronas se reorganizan, los impulsos inconscientes afloran, los impactos emocionales más significativos de nuestra vida, se trasladan al mundo onírico disfrazados y encubiertos, pero manteniendo un hilo relacional con nuestra historia personal.

Unas veces nos despertamos satisfechos y con la sensación de haber descansado. Otras desconcertados por el contenido indescifrable de un sueño extraño. Y siempre con la sensación de que una parte de nuestra personalidad aflora por la noche para realizar su representación nocturna, su espectáculo personal.

Muchas son las teorías que se han propuesto para explicar el significado de los sueños. Y el psicoanálisis consideraba lo onírico como la vía regia de acceso al inconsciente. Todavía se sigue empleando el material de los sueños en las consultas psicoanalíticas.

A mi lo que me queda claro es que, de una forma u otra, nuestra mente aprovecha el descanso nocturno para reelaborar y replantear recuerdos emocionales que, de una forma u otra resultaron más significativos en nuestra vida.

Repasad vuestros sueños, amigos. A poco que analicéis veréis que todo está vinculado con el mundo de las emociones. No resulta, por tanto tan difícil interpretar los sueños.

domingo, 18 de octubre de 2015

Servicios a la comunidad


Hoy he estado colaborando con un vecino en la sustitución de las bombillas de alumbrado comunitario. Hemos realizado la tarea de forma conjunta y muy bien coordinados. La operación se ha realizado con rapidez y limpieza. Hemos sustituido las viejas lámparas por bombillas LED que consumen menos.

De vez en cuando algún otro vecino nos inquiría por nuestra desinteresada tarea. Otros directamente mostraban su asombro ante tamaña muestra de voluntariedad. A todos les contestábamos que lo hacíamos por amor al arte. Que nos satisfacía dedicar unas horas de la mañana dominguera a realizar este trabajo que beneficia a toda la urbanización. Y que lo hacíamos de forma voluntaria, sin que nadie nos indujera a ello. Por el simple placer de que las cosas funcionen bien y todos se puedan beneficiar de ello.

En varios momentos he pensado en el enorme déficit de trabajo voluntario a la comunidad que existe en nuestra sociedad. Nos hemos vuelto comodones. Preferimos pagar y que lo hagan otros.

Una pena porque nada costaría dedicar unas horas a la semana a realizar de forma gratuita y voluntaria tareas de mejora comunitaria. Además de adecentar los espacios de uso común, se fomentaría, sin duda, la relación y la interacción entre los vecinos. Sólo hace falta dar un pequeño pasito para adelante ¿Te animas? 

sábado, 17 de octubre de 2015

Reparar

Analiza uno sus tendencias de acción en la vida y se da cuenta de que siempre han existido ciertos rasgos, ciertas inclinaciones de actuación. No se sabe muy bien cuál es la explicación. Seguro que muchos impactos emocionales ahora ya olvidados tuvieron un peso decisivo en la configuración de esas predilecciones. Los actores que provocaron los impactos serían -desde luego- personas relevantes para el sujeto. Ahí están nuestros propios padres, nuestros abuelos, educadores, amigos y conocidos sobresalientes y profesionales destacados por su buen hacer e interés en su campo.

Y retomando el hilo de la historia personal de cada cual y volviendo a rebobinarlo, empezamos a recordar momentos con un brillo especial, situaciones destacadas, huellas indelebles que dejan su marca ya para siempre

En mi caso, desde siempre he observado en mí mismo un especial interés por la reparación. Arreglar lo que no funciona. Ajustar lo desajustado. Reponer lo que falta. Enmendar los defectos. Solucionar el problema.

No me preguntéis de dónde viene esta propensión. Yo también me interrogo a veces sobre ello. Y aunque entreveo atisbos de respuesta a esta cuestión, todavía estoy indagando sobre ella.

viernes, 16 de octubre de 2015

El poder del tornillo

He redescubierto el mundo de la rosca. Y la verdad es que me ha venido muy bien volver de nuevo a mis orígenes. Prácticamente todo es susceptible de ser unido mediante un tornillo. Recurrir a la soldadura resulta chapucero en algunas ocasiones cuando no realmente oneroso. Pero si te provees de un macho y de una terraja, puedes roscar casi todo.

El subidón de moral que te da saber que tienes el poder de la unión en tus manos es algo que no hay que dejar de lado. La sensación de dominio también se agradece.

Amigos: con el roscado hemos topado!!!

jueves, 15 de octubre de 2015

Los apicultores



Hoy he tenido la ocasión de compartir jornada formativa con un grupo de apicultores aragoneses. La actividad se ha desarrollado en Marchamalo (Guadalajara) y además del interés de lo que nos han contado, destacaría la trascendencia del intercambio de impresiones entre los aficionados a una misma temática: las abejas.

La mayoría son personas mayores pero observo que se va incorporando también gente joven. Y para mi gusto, el rasgo más llamativo de los apicultores de cierta edad es la pasión, el entusiasmo con el que viven su afición. Casi todos están ya jubilados formalmente pero en absoluto se han jubilado en el plano práctico. Es más, yo creo que su pasión por las abejas les añade años de vida, vitalidad y dinamismo.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Ocio mercantilizado



Hoy me decía un joven que tiene muchos amigos cuyo mayor entretenimiento los fines de semana es jugar con la X-Box o con la Play Station. Hablamos de gente de veintitantos a treinta y tantos, no de adolescentes.

Y también hemos platicado sobre los tiempos invertidos en Whatsapp, repasar Facebook o ponerte al día con tus redes sociales. Naturalmente, los jóvenes de los que hablamos son así mismo fervorosos consumidores de estrenos cinematográficos cuando no -también- seguidores inefables de varias series de televisión.

Todas las distracciones que comento tienen un componente común: hay que pagar por "disfrutarlas".

Y sin embargo, yo creo que lo que deja huella, lo que luego recuerdas con más agrado, es aquello que no cuesta nada: pasear por el campo, charlar con tus amigos y seres queridos, hacerte un recorrido en bici o, si me apuráis, sencillamente VER escaparates.

La presión de las grandes compañías y grupos de comunicación y entretenimiento no ceja y no tiene visos de ir a menos sino todo lo contrario.

martes, 13 de octubre de 2015

La edad

Según van pasando los años, nuestro cuerpo se encarga de recordarnos nuestro ineluctable destino final. Son ligeros avisos, tonterías, que nos recuerdan que, con los años, los pequeños dolores y las molestias que aparecen de repente, ya no tienden a desaparecer, sino que quedan ahí como larvados, esperando mejor ocasión para comer un poco más de terreno, para dar otra vuelta de tuerca.

La misma frase de "esto nunca me había pasado" es indicadora de que ya estamos en esa edad crítica, en la que un tirón o un esfuerzo más intenso de lo normal pueden devenir en una molestia que se prolongue durante meses. Así que no queda más remedio que asumir que la cosa funciona así. Y procurar actuar preventivamente para evitar males mayores.

lunes, 12 de octubre de 2015

Crisol de razas y culturas



Cada vez que salgo fuera y, especialmente, cuando viajo a Londres no puedo menos que asombrarme de la fascinante variedad de razas, culturas y nacionalidades que se observan por la calle. Quizás un poco a la fuerza, la ciudad ha ido asumiendo que debe dar cabida a ciudadanos de todo el mundo y, poco a poco, los va integrando en el tejido urbano y en la fuerza laboral soporte de una ciudadanía activa y participativa.

La variedad es enriquecedora, la diversidad es más creativa y más innovadora que la uniformidad.

Cuando voy por algunos barrios de Zaragoza, lo que veo es mucha, mucha uniformidad.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

domingo, 11 de octubre de 2015

Más reflexiones

Zaragoza a vista de avión no se parece en nada a la ciudad donde normalmente vivo mi día a día. Desde arriba todo se empequeñece y, a fuerza de subir metros, llega un momento en el que sólo se ven grandes bloques de edificios, los coches son puntos diminutos y las personas acaban desdibujándose. No te digo nada si continuamos la ascensión hasta situarnos en la órbita de nuestro planeta. Para qué hablar si ya nos posicionamos en marte o más allá...

No creo que tenga la oportunidad de visualizar la tierra desde otro planeta de nuestro sistema solar pero ya hay muchas imágenes tomadas por naves espaciales que nos recuerdan continuamente la insignificancia de nuestra existencia comparada con la magnificencia del firmamento. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

sábado, 10 de octubre de 2015

Lo que me llama la atención

A base de escribir entradas diarias en el blog, he descubierto que, normalmente, las temáticas que presento suelen estar relacionadas con algún evento diario que me ha llamado especialmente la atención. De paso, es una buena manera de estar más presente en la vida, de estar atento a los mil y un estímulos que continuamente nos llegan a nuestros órganos sensoriales y, especialmente, a aquello que, de alguna manera, activa nuestras emociones.

Dos son los eventos que me han llamado especialmente la atención: ayer cuando fui a tirar la basura, vi cómo un nutrido grupo de cucarachas estaban paladeando unos restos de basura que estaban en el suelo. Llevan haciéndolo todo el verano. Salen por las noches y aprovechan los despojos de los humanos para alimentarse. Eso me llevó a pensar en por qué unos animales tan adaptados, no han acabado convirtiéndose en los reyes de la creación en lugar de los humanos. Y de paso también pensar por qué los humanos llegamos a convertirnos en la especie dominante en el planeta y no cualquier otro ser del variopinto elenco de criaturas que puebla nuestro planeta.

La segunda situación llamativa ha sido hoy a raíz de acercarme a Gran Casa a comprar unas cosas que necesitaba. Me preguntaba también qué factores han influido a la hora de configurar un estilo de instalación como ese centro comercial y por qué tan rápidamente la clientela ha aceptado este modelo hasta convertirlo en algo normal y corriente.

Ya veis, amigos, la mente no para. Dejamos para más adelante otros impactos sensoriales. Temas no faltan.

viernes, 9 de octubre de 2015

¿Código postal?

Resultado de imagen de código postalPodemos decir que ya casi nos hemos acostumbrado. Cuando terminamos de realizar una compra en unos grandes almacenes, llegada la hora de pagar, después del saludo -en su caso- lo primero que te espeta el cobrador es: ¿código postal?

Pues yo me resisto al automatismo. No me parece nada bien que, de entrada, me pidan un dato personal relacionado con el lugar que vivo. Y todavía me parece peor que esa petición se realice con un cierto tinte imperativo, conminatorio.

Parece ser que el dato del código lo utilizan las empresas para realizar sus estudios de mercado y, una vez vistos los flujos de clientes, tomar las decisiones oportunas. El peligro que le veo yo a esta práctica es que se convierta en una estrategia psicológica tipo "el pie en la puerta". Si tu aceptas a ceder esa pequeña parcela de tu intimidad, es muy probable que luego no pongas trabas a la cesión de otras informaciones.

Así que, siguiendo mi filosofía de hacer algo cuando se presenta un problema, en unas ocasiones le digo a la cajera que, con todos los respetos, prefiero no darle ese dato. En otras ocasiones directamente les digo que pongan 000. Hay que estar alertas, amigos. Máxime cuando hablamos de privacidad.

jueves, 8 de octubre de 2015

Nuevos horizontes

Dedicas tu vida a un determinado ámbito laboral y todo lo tamizas, en gran medida con el filtro que te proporciona el ambiente que vives a diario. Y cuando te dicen que ya puedes retirarte, en realidad se abre ante ti un nuevo y novedoso panorama. De hecho, tu cuerpo y también tu mente deben realizar ajustes, adaptaciones para encarar la nueva etapa. Y tienes que actuar de forma pausada, sin prisas ni precipitaciones.

Y así es como renuevas tu alianza con el sol. Y con el campo y la naturaleza en toda su extensión. Con la música, con las estrellas y el universo en su totalidad. Con toda la humanidad. Y desempolvas viejas destrezas, habilidades que en su día tuviste y que habían quedado congeladas esperando mejor ocasión. Y cuando vuelves a retomarlas te sientes dichoso y reconfortado. Estaban ahí. No se han difuminado.

Retomas también un nuevo tono de relación con tus amistades. A pesar de la lógica criba de tu alejamiento del trabajo, mantienes muchos contactos que ahora puedes cultivar con más esmero. Y sobretodo barajas un montón de posibilidades, de vías de acción que, ahora sí, no tienes excusa para dejarlas de nuevo de lado.

La vida está llena de posibilidades y de invitaciones para disfrutarlas. Ahora no tienes excusa.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tienen cuerda para rato



Desde luego, palabrería no les falta. Oyes hablar a un político defendiendo vehementemente su posición con argumentos razonables y casi te convence. Acto seguido, escuchas al otro defender exactamente lo contrario y también te parece lógico lo que dice. Así que casi acabas guiándote más por la emoción que por la razón. Te convencen los que acompañan y coordinan la comunicación verbal con la no verbal. Ves coherencia. No hay por qué desconfiar.

Pero cuando observas disimetrías entre los dos lenguajes, empiezas a torcer el morro. Algo no te cuadra. Algo no encaja. Como en el penoso vídeo que grabaron con un mensaje en catalán los populares. O esos tics del presidente precisamente cuando solicita la comprensión de los españoles por todas las estrecheces que nos han hecho pasar. O, incluso estos días, cuando escuchas las "razonables" explicaciones de Rato aludiendo a que "todo se ha hecho de acuerdo con la ley". Por eso digo que tienen cuerda para rato.

martes, 6 de octubre de 2015

Lenguaje críptico

Es posible que en las alturas, otras instancias que dicen velar por nosotros pero que en realidad lo que buscan es enriquecerse ellos, hayan pensado, urdido planes para que las vueltas de tuerca sean visibles pero no demasiado. Que se note quien manda pero evitando las algaradas que dan mucho miedo. Si no que se lo pregunten al jefazo de Air France que tuvo que salir por piernas con la camisa rasgada. Parecía un Adán el pobrecico.

Y la jauría de los bancos han vuelto a las andadas. Parece que ahora nos perdonan una comisión de la doble que pensaban cobrar. Pero nos cobrarán lo que les de la gana.

Mientras tanto, los veo reírse de los infelices clientes dándole al botón que retarda las operaciones en los cajeros o incrementando notablemente el tiempo de espera en la fila para realizar cualquier gestión por nimia que sea. Seguro que en sus reuniones, en sus encuentros se ufanarán de cómo hacen que la gente dilapide su tiempo esperando en la cola.

lunes, 5 de octubre de 2015

El sol se pone por Gabardilla


Todos hemos visto maravillosas puestas de sol. Pero algunas son especialmente entrañables. Como esta instantánea tomada desde la tría que va desde el corral de San Sebastián a la Sierra de Uncastillo.

El sol se pone por Gabardilla. Una metáfora de tiempos pretéritos que ya quedaron atrás. Recuerdos y jalones incontestables en la vida. Lo que es de cada uno a cada cual pertenece.

domingo, 4 de octubre de 2015

El hierro se oxida
















El hierro se oxida
El sol se consume
Las hojas marchitan
El hielo se funde

Nada es perenne
Lo que existe muda
Nada permanece
Todo cambia

Y al asumir que somos
Eventos evanescentes
Proyecciones burdas
Reflejos descendentes

Asumimos también
Que nuestra existencia
Combina la realidad
con la soñada  conciencia

Manifiesto queda
Que otrora fue así
Dicho queda
Que así seguirá siendo

sábado, 3 de octubre de 2015

Lo que nos hace únicos

Leo en un estupendo artículo de Curtis W. Marean sobre la evolución que de todas las especies humanas que han vivido en nuestro planeta sólo Homo Sapiens ha logrado colonizarlo en su totalidad. Y que, según él, dos  han sido las condiciones de esa supremacía: la tendencia codificada en los genes para cooperar con desconocidos y las armas de proyectil avanzadas.

La historia de nuestra estirpe arranca en África hace 200.000 años y hace unos 45.000 años que llegamos a Europa occidental. Primero nos ocupamos de los neandertales hasta llevarlos a la extinción. Y después se fueron organizando clanes cada vez más numerosos y poderosos. A partir de aquí una colosal sucesión de confrontaciones, guerras, luchas y batallas fue configurando lo que hoy conocemos como naciones. El sentimiento de pertenecer a una misma nación acentuó todavía más el carácter gregario de nuestra especie.

Y en la actualidad, las redes sociales están potenciando hasta lo inverosímil la pertenencia a un mismo grupo, la adscripción a colectivos muy numerosos por distintos motivos, por diferentes razones.

De manera que ese incremento sustancial del factor que nos hizo humanos nos permite aventurar nuevos y prodigiosos avances, nuevas conquistas, nuevos retos en los que, de nuevo, sapiens se medirá sabedor que, de nuevo, volverá a ganar.

viernes, 2 de octubre de 2015

Crear



Hasta la tarea más sencilla puede tener un componente creativo. Depende de cómo la encaremos y de la intensidad de la emoción que acompañe a la acción. Considero que no sólo son artistas los típicos pintores, escultores, directores de cine o actores. Cada uno de nosotros tiene alma de artista. Y en todo lo que hacemos reflejamos una parte de nuestra propia personalidad.

Se puede crear de muchas maneras y hay un amplio campo de posibilidades para hacerlo: en el mundo de la música, de la prosa y de la poesía por supuesto. Pero también crea el agricultor que organiza su huerto a su modo y con su estilo, el manitas que busca los materiales y se devana los sesos para encajarlos de la mejor forma posible, el albañil que erige un muro, el carpintero, el yesaire, el informático...

El proceso siempre es el mismo: disponer las cosas a gusto del ejecutante. Organizar el mundo a tu antojo, reunir con precisión lo que está disperso para darle forma y configurarlo según nuestra visión del mundo.

jueves, 1 de octubre de 2015

Recordando viejos tiempos


Voy a Hierros Alfonso a que me corten unos perfiles para mejor poder sujetar unos bidones de recogida de agua pluvial. Y cuando paso a los talleres, enseguida identifico el olor característico de estos entornos: la taladrina. También me resulta familiar el ruido de las máquinas, los sonidos de las grúas, los operarios con su mono (su buzo) de trabajo...

Enseguida rememoro viejos tiempos de intenso trabajo en el taller de torno. Trabajábamos con un duro material que se llamaba stellite (una aleación de cobalto y cromo). Jornadas de 9 horas. Planos con tolerancias de décimas de milímetro. Ambiente de camaradería entre los operarios. Parábamos 1/2 hora para almorzar.

Y me considero un afortunado al haber vivido estos ambientes porque de ellos aprendí muchas cosas, siendo una de ellas -quizás la más importante- la de tratar de hacer las cosas con precisión. Y sí, no se me hace nada extraña la atmósfera que se respira en los talleres. Es más, me llama y me gusta.

Trabajar el metal, transformar, mecanizar, pulir... Si todo va bien, al final el producto nos satisface. Como la vida misma. Siempre en continua transformación...