domingo, 31 de marzo de 2019

Azerbaiyán: Land of fire

Cuando emprendiendo un negocio te asalta la soledad
 no te busques un socio, cómprate un perro.


En mi viaje virtual alrededor del mundo, me voy dando cuenta que hay que seleccionar las fuentes de información con mucho cuidado pues -al igual que sucede en el mundo real- según quien te cuenta la película, te haces una idea u otra de la realidad ¡Y a veces te puedes llevar chascos!

En el caso de Azerbaiyán los testimonios que he podido recabar resultan, en ocasiones, casi hasta contradictorios. La enseñanza pues, es que hay que hilar más fino. Pero... vayamos a lo que nos interesa:

Ya de entrada, el himno nacional me ha parecido, cuando menos, bastante original. Lo mismo que la bandera, que es sencilla y llamativa al mismo tiempo. Sin embargo uno de los descubrimientos más curiosos ha sido el de la velocidad y elegancia con la que se ejecuta el baile típico azerí. También me ha encantado el paseo virtual por Bakú, la capital, una ciudad moderna con un casco histórico muy bien conservado. Fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2.000. Aquí tenéis también otra visión (más oficial) de la capital.

Azerbaiyán está experimentando una increíble transformación urbana; hasta el punto que ya se le llama "El Dubai del Caúcaso". Aquí podéis ver un reportaje al respecto

Las relaciones de Azerbaiyán con su vecina Armenia no son precisamente muy amistosas que digamos. Como vimos, los armenios son, mayoritariamente, cristianos y, sin embargo los azerbaiyanos practican el Islám. Esta y otras razones históricas, condujeron al la guerra del Alto Karabaj y, posteriormente a la creación de la república Artsaj de mayoría armenia en territorio azerbaiyano.

El caso es que, a su vez, en Armenia se ubica la república de Nachijeván que pertenece a Azerbaiyán. Y digo yo, ¿no podrían llegar a un acuerdo e integrar de alguna manera cada uno de los territorios en el país correspondiente? Pues no, el conflicto entre ambas naciones continúa. Echadle si no un vistazo a las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores de España respecto al viaje al país.

Y hablando de recomendaciones para viajar por el mundo, os diré también que he descubierto que la página web más actualizada es la de Reino Unido. Otra curiosidad es que la CIA (Central Americana de Inteligencia) también desgrana sus propios consejos a la hora de visitar cualquier país del mundo.

La historia de Azerbaiyán ha sido igualmente convulsa. Un rosario de guerras y ocupaciones, de las cuales, la de la antigua URSS fue la más reciente. El 28 de abril de 1.920 las fuerzas bolcheviques invadieron el país y proclamaron la República Socialista Soviética de Azerbaiyán. El 18 de octubre de 1991 se declaró de nuevo la independencia de la nación azerí.

Al igual que ocurre con otros países visitados, el gas y el petróleo constituyen una enorme fuente de ingresos y también una grandísima fuente de corrupción. En este vídeo de mis amigos de Visualpolitik podéis ver un análisis más detallado de las interacciones entre los dos ámbitos comentados.

Las autoridades azeríes potencian el acercamiento a Europa y también la modernización del país. De hecho, el festival de Eurovisión se celebrará allí. Lo que pasa que no todo el mundo está de acuerdo con esa política

En fin, muchos detalles y también un montón de interrogantes quedan en el aire en la visita a este bello territorio. Pero no me puedo detener mucho más; me avisan de que tengo que tomar el vuelo para Bahamas ¡La semana que viene me voy de nuevo al Caribe! Ya os contaré... 

viernes, 29 de marzo de 2019

Samatán

Los hombres, en ocasiones, tropiezan con la verdad,
pero la mayoría de ellos se levantan y corren como si nada hubiera pasado.
Winston Churchill


La historia nunca contada de pueblos y naciones se construye con retazos de mil distintas procedencias. En la escuela nos llenaron la cabeza de luchas, batallas y extraños nombres de reyes godos que, más que ubicar en la escala del tiempo, nos llamaban la atención por su rotunda sonoridad.

A mi casi se me erizaba el pelo cuando los pronunciaba. Era el caso de Recaredo, Sisebuto y Rescesvinto aunque mi preferido era, sin duda, Wamba. Cada vez que lo pronunciaba me parecía estar invocándolo, activar una especie de Jumanji que me trasladaba por arte de birlibirloque a su corte, donde -sin ser visto- contemplaba su enardecido discurso sobre las últimas conquistas.

Así que imaginación no faltaba en la infancia. Eso de construir mundos inventados habitados por seres de la más variada procedencia era lo que, en realidad, molaba.

Del mismo modo, el devenir de nuestro pueblo, de Uncastillo, se ha ido urdiendo a través de mil y una historias que ocurrieron entre sus muros. Los judios, los caudillos cristianos, las iglesias, el castillo, el acueducto de los Bañales... es lo que habitualmente te encuentras -y te explican- cuando visitas la villa.

Pero.. ¡eh!, ¡un momento!. ¿Solo ellos representan el poso de lo que allí aconteció? ¿Y que pasa con los musulmanes? Más de un recuerdo suyo queda, y, por lo general ni se menta.

Qué sentido tiene que haya un "Barrio de los baños" y un "Huerto de la Luna" o, afinando un poco más una "Arboleda de la Medina". Sólo han quedado esos efímeros vestigios de su presencia en el pueblo pero, seguro que tirando un poco de su recuerdo podemos recabar mucha más información; construir un relato (no me importa si es mitad real, mitad inventado) que nos devuelva al presente lo que allí, en realidad, ocurrió.

O, descendiendo en la escala de la realeza, ¿cuál fue la historia de los pastores navarros que se desplazaban en trashumancia hasta nuestro pueblo y recalaban en el mismo?

Y ya puestos a imaginar... ¿cómo recrear la historia del origen de muchos apodos que todavía (no sé por cuánto tiempo) perviven en la actualidad?

Bueno, pues aquí va mi humilde aportación -pendiente, por supuesto, de completar- al origen de "Casa Samatán"

Aunque, si os digo la verdad, no esperéis grandes descubrimientos ni sesudas tesis doctorales. Lo que ofrezco es más bien el cabo de un ovillo que me ha dado mucho que pensar...

Y es que -como ocurre en muchas ocasiones- un día, por casualidad, me encontré husmeando en el mapa de Francia y, mira por donde, allí me enteré de la existencia de una localidad cuyo nombre  no admite muchas deformaciones con el paso del tiempo... (a ver si lo adivináis...) ¡pues sí!, se llama justamente Samatán.

¿Cómo explicar la trasposición de ese pueblo en el sur de Francia hasta una villa española en el noreste de la nación? ¿Cuál fue el motivo de la itinerancia de la familia o familias que la emprendieron? ¿La cosa viene de muy atrás o se trata de desplazamientos recientes? ¿Disponen de información adicional los descendientes de la antigua casa Samatán?

Yo, de momento, estoy enterado de dos ramas que, aparentemente no tienen relación de parentesco entre si. ¿Se trató entonces de una emigración masiva desde el pueblo francés? ¿Y cual fue el motivo? ¿cual?, ¿cual?

Una línea recta con Google Earth desde Samatán hasta Uncastillo, me arroja la distancia de 204, 89 Km. ¿Existió alguna vez una ruta, un camino, entre las dos localidades? ¿Estaba o no muy transitado?

En fin, solo deciros -para acabar- que me he quedado con muchas ganas de visitar el Samatán francés. Ya lo he hecho virtualmente. No creo que tarde mucho en desplazarme allí en la realidad ¿Descubriré en la cara de sus habitantes algún rasgo, alguna liason con sus homónimos uncastilleros? A ver si encuentro alguna pieza más del rompecabezas...

domingo, 24 de marzo de 2019

Austria: Viaje al corazón de Europa

 “Si quieres llegar rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”
Proverbio africano


Decir que ya conozco Austria por haber estado en dos ocasiones en Viena y una en Salzburgo vendría a ser tan pretencioso como afirmar que visitando Zaragoza y Toledo, por ejemplo, ya te has recorrido España.

En todo caso, de las visitas que, en su momento hice al país, me queda el recuerdo de lo que emocionalmente más me impactó, de lo que más me motivó. Y no fueron precisamente las iglesias u otros monumentos...

Del primer viaje a Viena recuerdo una preciosa tienda de Swarovsky. Fue la primera vez que veía tanta variedad de joyería en cristal refulgiendo en el escaparate. Le compré unos pendientes a mi mujer.

En el segundo viaje, lo que me conmovió fue un concierto de órgano en una iglesia al que asistí en solitario. No me preguntéis por el nombre de la iglesia. No lo recuerdo.

De Salzburgo me queda el recuerdo de unos imposibles cafés con hielo que nos tomamos entre risas en la terraza de una cafetería y de los huevos decorados que vendían por las tiendas.

Como veis, mis recuerdos de los viajes no es que sea muy elaborados; así es que con el viaje virtual he procurado afinar mucho más.

Decir, por ejemplo, que en nuestro país cabrían seis Austrias. O, por plantearlo de otro modo, en Austria caben dos Aragones. Desde ese punto de vista, estaríamos visitando un país más bien pequeño.

Me ha gustado el resumen -muy resumido- que se hace en la guía de viaje de Google:

Austria es un país de habla alemana de Europa Central, caracterizado por tener villas en las montañas, su arquitectura barroca, su historia imperial y un accidentado terreno alpino. Viena, su capital en el río Danubio, alberga los palacios de Schönbrunn y de Hofburg. Tuvo entre sus residentes a Mozart, Strauss y Freud. Otras regiones importantes del país son el Bosque de Bohemia al norte, el lago Traunsee y las viñas en las laderas del este.
Los complejos turísticos de esquí en la región occidental de Tirol incluyen Ischgl y Kitzbühel. El funicular de la era espacial Hungerburgbahn de Inssbruck contrasta con el Tejado Dorado del siglo XVI, con sus techos con tejas de cobre, en el antiguo pueblo medieval Altstadt. A lo largo de la frontera alemana, el Altstadt de Salzburgo fue el lugar de nacimiento de Mozart y alberga la fortaleza medieval de Hohensalzburg. El palacio neoclásico de Mirabell en Neustadt fue un telón de fondo para la película “La novicia rebelde” de 1965. Las exquisiteces austriacas incluyen el Wiener schnitzel (carne de ternera apanada) y pasteles strudel de manzana, y las cafeterías elegantes de Austria son un pilar de la cultura nacional.

Digamos que esto sería como un epítome de lo que es el país, pero buscando por Internet, uno encuentra más, mucho más...

Aquí tenéis, por ejemplo, el vídeo con el resumen de un viaje por Austria de una familia madrileña "normal".

Este otro documento visual con los pros y los contras de vivir en el país también es curioso...

El portal oficial de turismo en Austria es estupendo. Está en español y encima es super práctico. Es una de las mejores páginas que he encontrado con información actualizada de la nación. Se nota que han metido ganas -y dinero- en su diseño y realización. Además de ser muy útil y práctica, desde la página puedes descargarte folletos sobre muchísimos temas de interés ¡Es genial!

Como la mayoría de los países, la historia de Austria se ha fraguado mediante invasiones, guerras y armisticios. Un breve resumen lo tenéis aquí.

El actual presidente  de la República Federal de Austria es Alexander Van der Bellen (no tenía ni idea). Esta es su página web.

Del idioma alemán (que se habla en Austria), decir que no entiendo ni papa. Reconozco que tiene una sonoridad rotunda, como podéis ver en este vídeo oficial.

Y aquí os dejo una referencia de la Unesco con los 9 sitios de Austria que son patrimonio cultural mundial.

En fin, información es lo que sobra sobre este país. Se nota que tienen un alto nivel de vida y un montón de recursos educativos, sanitarios y sociales. La brecha que separa las naciones avanzadas de las que están "en vías de desarrollo" no hace sino agrandarse. Somos unos afortunados por vivir en Europa.

Y nada, otra vez cambio de rumbo y de país. La próxima semana estaré visitando Azerbaiyán.

¡Nos vemos el próximo domingo de vuelta del viaje!

viernes, 22 de marzo de 2019

¿Biodegradable?

La gente que trata de hacer que este mundo
sea un sitio peor no se toma 
ningún día libre. Yo tampoco. Ilumina la oscuridad. 
Bob Marley

Llevo varios días haciendo en casa un experimento. Después de darle muchas vueltas al tema, me las he ingeniado para recoger el agua de los desagües en unos depósitos que pongo en el garaje. Allí va a parar el vertido del fregadero, el del lavabo y el de la lavadora.


Al principio pensaba que tardaría varios días en llenar los recipientes, pero para mi sorpresa cada día estoy recogiendo casi ciento cincuenta litros de "producto".

Con este sistema pretendía aprovechar el agua evacuada con la finalidad de aprovecharla para regar unos arbolitos que puse en el secano de Villamayor.

Creía que los productos que arrojamos por los desagües, al ser "biodegradables" no representarían ningún riesgo para mis plantaciones.

Pero, amigo, todo ha sido recoger la primera "cosecha", y hacerme consciente de lo que tiramos al fregadero.

Efectivamente; una observación detenida del líquido recolectado, evidencia ya los magros resultados que se obtienen al mezclarse los distintos ingredientes: restos de café, de leche, de aceite, de vinagre, así como innumerables partículas sólidas derivadas de los desechos de la comida que limpiamos en el fregadero. Todo ello aderezado con una espumilla originada por la generosa adición de lavavajillas al estropajo cada vez que realizamos alguna operación.

El resultado final es un líquido negruzco, algo viscoso; con bastante espuma y con un olor no precisamente agradable.

Como habitualmente no reparamos en lo que vertimos al fregadero, ni tampoco nos percatamos del agua sucia que evacua la lavadora, hasta que no lo visualizamos -y lo olemos- no caemos en la cuenta de la mezcla explosiva que supone todo eso.

Ya he realizado varias expediciones con los bidones hasta el pinar de Villamayor, acarreando el producto para comprobar si pudiera ser aprovechable para el riego.

Pero estoy llegando a la conclusión de que, a diferencia de lo que nos venden por la tele, la palabra "biodegradable" que aparece en los detergentes, se corresponde más bien con un falso mensaje publicitario antes que con una realidad palpable.

¿Con esto voy a regar a mis hijicos?

domingo, 17 de marzo de 2019

Australia; terra incógnita

"No construyas muros, fabrica ladrillos".
"Oblique Strategies" - Brian Eno, Peter Schmidt


El conocimiento que tenía de Australia era -como en el caso de otros países- fragmentario y bastante limitado. Sí, me sonaba que allí había canguros, lo de la ópera de Sidney (o Melbourne) -no estaba muy seguro-, que había koalas, Cocodrilo Dundee, el veterinario australiano que sale por la tele, los aborígenes, un conocido cuyos padres habían emigrado allí, y cosas por el estilo.

También tenía la referencia de que era un país enorme pero sin concretar cuánto. Y había visto alguna peli que trataba de la época colonial inglesa, cuando llevaban allí a los penados de Inglaterra; lo del capitán Cook, el marido australiano de una actriz española, que Australia estaba en las antípodas y... poco más.

Ahora, gracias a San Internet, puedo decir que he afinado bastante más. La labor de recogida de información y visionado de vídeos ha dado sus frutos. Os cuento mis impresiones...

Decir en primer lugar que Australia no es un continente, ya que, en realidad es una isla enorme. Y que otras islas también forman parte del país, como es el caso de Tasmania. Yo pensaba que el nombre de Tasmania venía de alguna palabreja de la lengua de los aborígenes pero no, es la derivación del nombre del navegante holandés que la descubrió un 24 de noviembre de 1642: Abel Tasman.

Por su enorme extensión (7.741.220 km2), Australia equivale, más o menos a ¡quince españas y media!

Según he podido averiguar, Australia es un país con un elevado nivel de vida y con unos excelentes servicios sociales y de salud. Un país en auge, que no ha conocido las crisis económicas que sí que han afectado a otros países (y, por supuesto al nuestro, claro). Vamos, que Australia viene a ser como una versión muy mejorada de Estados Unidos.

Pero hay muchos más datos de interés sobre el país. Vamos al lío:

- No os perdáis este estupendo vídeo de enriquealex en el que -en 7 minutos- resume de forma muy asequible lo que es el país. Casi todo lo que yo puedo decir en esta entrada se ve en el vídeo.

- Abundan los documentales sobre los animales más peligrosos de esas tierras. Debido a su impacto emocional es una de las cosas que más llama la atención. Aquí tenéis un video corto que he seleccionado.

- En Australia hay más de 10.000 playas. Si quieres conocerlas todas, tardarías más de 27 años en hacerlo. Aquí os dejo otro documento con más curiosidades.

- Tiene una población de unos 25 millones de habitantes. La densidad de población es de ¡3,2 habitantes por Km2!

- La mayoría de la población se concentra en la costa este y en la sudeste del país, en las grandes ciudades. La zona interior permanece casi deshabitada.

- Si queréis trabajar o estudiar en Australia, os recomiendo esta web de Marta F. Pedrera que ha vivido más de 15 años en el país y tiene ya la ciudadanía australiana.

- Este otro vídeo de Enrique Couto me ha servido para conocer la situación geopolítica del país ... Y de paso me ha permitido descubrir el magnífico canal de Visualpolitik en YouTube ¡Es una pasada!

En fin, podría seguir hablando y hablando sobre Australia y no acabaría nunca. Es ineludible hacer una selección de contenidos y os he presentado los que me han parecido más interesantes.

Y como el viaje debe seguir, de nuevo voy a preparar la mochila. La próxima semana me voy a Austria ¡Ya os contaré!

viernes, 15 de marzo de 2019

Los que volvimos

 Sal afuera, cierra la puerta.
"Oblique Strategies" - Brian Eno, Peter Schmidt


Que todos tenemos que morir es un lugar común. Según vas cumpliendo años, las personas que antaño te rodeaban y te cuidaban van desapareciendo. Esa primera referencia es incontestable.

Cuanto más mayor te vas haciendo, ves que, además de tus padres, una retahíla de tíos y tías y otras personas queridas abandonan también este mundo dejando atrás su recuerdo. Es ley de vida, suele decirse. Nuestro destino está escrito.

Pero el caso es que aunque esto lo tengas asumido en teoría, la certeza de la inevitabilidad de la muerte, del ineluctable destino de todo ser viviente, te llega de verdad cuando te ves cara a cara con la parca y... en lugar de cruzar el umbral, regresas.

Los que hemos superado un ictus, un ataque al corazón, un cáncer o un accidente grave constituimos el colectivo de "los regresados"; el selecto club de los que igual que estamos aquí podíamos haber estado allá.

La nómina de regresados es amplia: Antonio Banderas, José Coronado; Juan Manuel Serrat, Rubén de la Red, Palomo Linares, Chiquetete, Albano; mi amigo Luis, yo mismo... y muchas y muchas personas más.

Y, en fin, amigos, no voy a afirmar que me alegro de ser un regresado pero sí que os digo que, a partir de esa experiencia, la vida cambia, se vive de otra manera.

Por lo pronto caes en la cuenta de que lo que te puede quedar son habas contadas y que, por tanto, hay que aprovechar bien el tiempo. Las ilusiones que tengas, los proyectos que, en su momento urdiste, mejor realizarlos cuanto antes. Eso sí, sin agobio.

Las relaciones interpersonales se viven también de otra manera. Te vuelves más tolerante y comprensivo con la conducta de los demás. Aprecias más no sólo a tus amigos sino a todas las personas que te han acompañado en este viaje por la vida. Disfrutas cada minuto con su compañía y de la charla sosegada sobre cualquier temática.

Te sientes más solidario con los animales y las plantas y, en general con todo bicho viviente pues al fin y al cabo sabes que también ellos forman parte de un enorme colectivo que, al final, terminará desapareciendo.

El dinero ya no te importa tanto. Ni tampoco las propiedades. Ni el poder. Tienes la certeza de que todo se quedará aquí y que ya no te sentirás concernido por lo que suceda luego.

Cada minuto que pasa, cada segundo, das gracias al destino y te recreas en el deleite de estar vivo. Podía haber sido de otra manera. Un trombo un poco más grande; una reanimación fallida; un fracaso en el tratamiento de un cáncer o unos segundos de retraso del equipo de salvamento en un accidente. Cualquier fatalidad te hubiera supuesto cruzar el umbral... para siempre.

Sí, amigos. Ingresar en el gremio de los que hemos vuelto me ha regalado una nueva perspectiva de lo que es la vida y de cuál es su sentido. Ahora lo veo como un obsequio... Y me alegro de ello.

domingo, 10 de marzo de 2019

Armenia

«Cuando era muy joven (tenía de hecho nueve años) tomé la decisión de que nunca iba a tener un trabajo corriente. Un incidente en particular aceleró 
 mi decisión. Mi padre llegó a casa después del trabajo un día y había estado trabajando más que de costumbre. Él era cartero y estábamos en invierno, 
 así que había estado arrastrándose por la nieve doce horas, desde las cuatro de la mañana. En casa, se tiró en una silla y estaba tan cansado que 
 no podía ni comer. Hambre tenía, y no paraba de coger comida con el tenedor... pero era incapaz de comerla, se quedaba dormido. Entonces pensé: 
 a mí nunca me va a pasar eso. Y creo que lo he ido logrando hasta ahora».
Brian Eno


Armenia es un país alucinante del que no conocía absolutamente nada. Me he empapado bien de Wikipedia así como de vídeos de YouTube y he podido repasar la atribulada historia de esta nación que durante muchos años ha estado basculando entre Rusia y Turquía.

Mi primera sorpresa ha sido descubrir que Armenia fue el primer país en el que se implantó oficialmente el cristianismo. A partir de esta revelación muchos otros detalles también me han sorprendido:

- No sabía que Charles Aznavour era de origen Armenio.

- Desconocía que tienen su propio alfabeto. En la página web oficial del gobierno podéis admirar los bellos caracteres de la escritura armenia. Para un occidental son indescifrables.

- También me ha llamado la atención el hecho de que la fruta más representativa del país son los albaricoques. De hecho la propia denominación "albaricoque" proviene del armenio. Y que uno de los colores de su bandera está representado por el color de esta fruta.

- Dada la pequeña superficie de este país, en España cabrían unas 17 Armenias; lo cual no quita ni un ápice de encanto a su geografía, su cultura, su lengua y sus gentes.

Mantiene fronteras con Georgia al norte, con Azerbayán al este; al sur con Irán y al oeste con Turquía. Armenia es un país interior. No tiene salida al mar.


El monte Ararat es para los armenios un símbolo nacional. Se dice que allí recaló el arca de Noe cuando finalizó el diluvio universal.

La capital es Everán (también la he visto escrita Yeverán). Un paseo con Google Maps descubre una ciudad moderna y bien cuidada; asimilable a los estándares occidentales.

Según algunas estimaciones más de ocho millones de armenios están desperdigados por el mundo, constituyendo una numerosa diáspora.

Muchos armenios hablan el ruso además de su propio idioma. Esto es debido a que, en su momento, Armenia formó parte de la Unión Soviética.

El folclore armenio también es muy peculiar. Los bailes son como majestuosos. Una mezcla turco-rusa bastante original. Aquí os dejo un enlace relacionado con el folklore armenio.

En el apartado religiones, me ha chocado que un elevado porcentaje de la población (88%) se reconoce miembro de la iglesia evangélica armenia.

Como casi siempre me quedo con las ganas de saber muchas más cosas de esta nación; pero el viaje debe continuar. La semana que viene me voy a Australia.

viernes, 8 de marzo de 2019

¡Otra tanda de notas!

"El maestro logra más y más al hacer menos y menos
 hasta que logra todo al hacer nada." 
Laozi, Tao Te Ching


Mi mujer me dice que estoy un poco chiflado; que no conoce a nadie que vaya recogiendo notas escritas por la calle y que los dichosos papelitos pueden llegar a contener bacterias que acabarán contagiándome algo.

Sin embargo yo tengo la sensación de ser un adelantado de la sociedad. Una especie de guardián de las cápsulas de tiempo. Un cronista cibernético de nuestra época y, sobretodo, un sentimental de la escritura a mano; de la caligrafía.

La técnica va, poco a poco, arrinconando a los calígrafos. Primero fue el correo electrónico el que uniformó el tipo de letra; después el WhatsApp generalizó -y estandarizó- la comunicación mediante iconos. Finalmente Google le ha dado la puntilla a la escritura manual consiguiendo trasladar la voz a texto con una precisión pasmosa.

Pero... ¿qué queréis que os diga? yo me veo como un sentimental; como alguien que recuerda tardes enteras dedicadas a pulir la letra con los cuadernos "Rubio"; como el penúltimo representante de una estirpe que, en la niñez, llegó a usar la plumilla, la tinta y el tintero. También a redactar cartas a diestro y siniestro: a mis padres, a mis abuelos, a los amigos...

Así que dejadme que a través de las notas que me encuentro por la calle, rinda un homenaje a los "resistentes" que todavía tiran de papel de libreta y de boli.

Y permitidme también que haga mis pinitos sociológicos con el contenido de los boletos. Lo que se escribe para recordar algo y luego se tira, refleja muy bien el pulso de la sociedad y, de paso, nos sirve para conocer de primera mano en qué ocupa su tiempo la gente.

Creedme; en unas generaciones ya nadie encontrará notas manuscritas por la calle.

Todo un clásico: la lista de la compra y encima escrita en post it
Otra nota bastante habitual: cita con el dentista

La tradicional "chuleta" no puede faltar por los alrededores del instituto

Alguien perdió unas llaves

Canciones de ayer y hoy. Habrá que volverlas a escuchar

Más canciones. Reverso de la nota anterior

Detalle de vivienda a la venta


domingo, 3 de marzo de 2019

La Argentina

"Todo funciona si lo permites"
James "Big Boy" Medlin



Muchas son las cosas que me han atraído la atención en este periplo virtual por Argentina. Imposible destacarlas todas en esta breve reseña de mi viaje por el mundo.

Aún con todo trataré de señalar aquello que me ha resultado más llamativo; más chocante; ya que este ha sido -desde el principio- el enfoque que le he querido dar a la experiencia.

En primer lugar las 23 provincias o estados federados que conforman la nación. Cada una de ellas constituye todo un mundo. Y a la hora de elegir, me he decantado -mira tú que curioso- por aquellas que poseen una sonoridad más acusada.

Es el caso de Jujuy que con sus 53.000 y pico kilómetros cuadrados y sus 673.300  habitantes encierra unos paisajes y unas tradiciones dignos de reseñar como, por ejemplo, su famoso carnaval.  He visitado vía Google Map su capital, San Salvador de Jujuy, también llamada "La tacita de plata", donde confluyen el Río Grande y el Xibi Xibi y donde además del español se puede escuchar el bello idioma quechua.

He paseado por la plaza Belgrano y he contemplado la basílica de San Francisco. Me ha chocado que el río no llevara mucha agua. Aún así la anchura de su cauce es considerable.

También destacaré, por su "contundente" nombre, la provincia de Tucumán. Millón y medio de habitantes y 22.500 km2 de extensión. Antiguos habitantes de esta provincia fueron:  Juríes o Xuríes o Tonocotés y los Lules y Vilelas, los Chiriguano-Chane, Guaranichanes, Guaycurues,  Matacos, Mataguayos, Chana-Timbues, Charruas, Caingangs, Querandies, Pampas, Avipones, Mocovies, Mbayas, Payaguas, Pilagas, Tobas, Mapuches, Huarpes, Pehuenches, Tehuelches o Gueneken, Shonekas o Patagones, Shelknams, Yamanas, Alacalufes, Haus, Sanavironas y Comechingones.  

Cada una de esta "tribus" poseía su propio idioma ¡Me encantaría escucharlos todos!

La capital es San Miguel de Tucumán. Un paseo por la ciudad nos descubre la típica estructura "cuadriculada" de muchas ciudades argentinas. He prestado más atención a la catedral de San Miguel y la Casa histórica de la independencia. Cuesta creer que lo que, en su momento, fuera un pequeño asentamiento fundado por Diego de Villarroel en 1565 se haya convertido en una ciudad de más de medio millón de habitantes.

Argentina es el segundo país más grande de América del Sur y el 8º más grande de la tierra. Con sus 2.780.400 km2, cabrían cinco Españas y media en toda su superficie.

En Argentina puedes encontrar animales de los que nunca había oído hablar: el yaguareté, el carpincho, el pecarí, el coatí y el pudú. Este último es el ciervo más pequeño del mundo.

Mencionaré también su capital, Buenos Aires y el famoso baile nacional: el tango. Pero no me detendré mucho en ellos. Internet rebosa información de ambos. En la red se pueden ver muchos canales de televisión y lo más importante es que todos son en español.

Argentina, además de Andorra, ha sido la primera nación de las visitadas hasta ahora donde te puedes expresar en nuestro idioma. Esto es estupendo porque te permite penetrar en los usos y costumbres del país y trabar conversación con cualquiera sin dificultad alguna.

Me gustaría comentaros muchas más cosas sobre Argentina pero el tiempo se me ha quedado muy corto para explorar un país tan grande. En todo caso, si algo me ha quedado claro es que me encantaría recorrer el país, contemplar sus bellos paisajes, admirar sus monumentos y charlar con la gente.

También os diré que un amigo mío (José Luis Herrando) realizó un viaje por Argentina desde el 20 de octubre hasta el 12 de noviembre del año 2012 y que reflejó por escrito su experiencia día a día en ese país. He hablado con él y, además de un montón de anécdotas, me ha facilitado la dirección del blog en el que plasmó su recorrido "Curro, el palmo" así como los avatares del mismo.

Contaros también que en un viaje a Londres a casa de mi hija mayor, conocí también a una chica argentina (Cami Beltrane) que también me contó cosas sobre su país así como las experiencias vividas en su aventura por Europa Todavía me acuerdo cuando señalaba la seguridad en las ciudades europeas como el aspecto que más le había sorprendido. "No saben lo que tienen ustedes" -decía con su peculiar acento. "La seguridad en sus calles es auténtico oro en paño comparando con la situación que hay en mi país". ¡Qué os parece?

Pues nada, ya estoy preparando de nuevo las maletas. He empacado bien el equipaje porque la próxima semana me voy al Caúcaso meridional, y más concretamente, a Armenia. Sí, como lo oís. De nuevo cambio de continente y me adentro en la frontera que marca la linde de Europa con Asia.

Tengo muchas ganas de visitar este país del que desconozco TODO.

viernes, 1 de marzo de 2019

Un increíble poblado íbero en Oliete

"Aquellos que dicen que no se puede hacer algo 
no deben interrumpir a aquellos que lo están haciendo"
George Bernard Shaw


Recientemente he tenido la fortuna de visitar el Poblado Ibérico del Cabezo de San Pedro, también llamado el Torrejón de los Moros.

Más que detallar los aspectos históricos del enclave (está todo en Internet) prefiero centrarme en los "imputs" emocionales; las sensaciones que uno experimenta cuando ve el poblado a lo lejos, remonta la empinada cuesta de la pista que conduce hasta el lugar y -sobretodo- comparte con buenos amigos (Juan Antonio Planas, Serafín y Jaime Rodrigo) la sensación de ser los primeros holladores del lugar.



Este último aspecto se me antoja crucial pues no es lo mismo participar en lo que habitualmente se llama "turismo de masas" que visitar un sitio en el que no ves a ninguna persona en muchos kilómetros a la redonda.

Ya, desde lejos, se divisa con claridad la torre circular del recinto y, de inmediato, una mezcla de asombro y curiosidad emerge en tu mente ¿qué narices pinta en este descampado una construcción tan -digamos- altanera?

Pero es que, a lo largo del recorrido que da acceso a todo el conjunto las sorpresas se van sucediendo una detrás de otra: fósiles que duermen atenazados entre rocas del jurásico; los destrozos de las guerras sertorianas (de las que no tenía ni idea); rocas y más rocas amontonadas, testigos mudos de las tragedias que ahí se desarrollaron y, sobretodo, la ciclópea muralla defensiva que se yergue muda y señorial señalando con desdén que, aunque acabaran con el poblado y sus gentes, con ella no pudieron los ejércitos de Pompeyo.




Un recorrido -en silencio- por el recinto fortificado; un rápido vistazo al barranco y a los escarpes - barreras naturales que, en su día protegieron a los indígenas de la zona- y un emocionado saludo a la torre circular semiderruida que todavía se mantiene vigilante por si sobreviene alguna otra invasión.
Por su parte, la torre nos saluda con gran dignidad y nos recuerda las desgracias ocurridas debido a la ambición de unos y las borracheras de poder de otros.



Serafín, con verbo apasionado y vehemente va desgranando los detalles de lo que allí aconteció. Poco importa si algunos capítulos son medio inventados. Lo que aquí interesa es que el maestro nos mantiene en vilo; petrificados como las rocas que nos rodean. Cual disciplinados alumnos escuchamos con respeto -casi con devoción- sus vivas explicaciones y, aprovechando que nuestro cicerone toma aire para continuar su discurso, nos atrevemos a musitar alguna que otra pregunta que rápidamente es respondida por el profe.

Y, al igual que en el tiro al plato el buen profesional, de un disparo, consigue hacer añicos la roja cerámica, también el maestro, con certero comentario despeja en un plis plas cualquier duda que le planteamos.

La visita al poblado íbero de Oliete ha resultado ser una experiencia de alcance.