domingo, 10 de marzo de 2019

Armenia

«Cuando era muy joven (tenía de hecho nueve años) tomé la decisión de que nunca iba a tener un trabajo corriente. Un incidente en particular aceleró 
 mi decisión. Mi padre llegó a casa después del trabajo un día y había estado trabajando más que de costumbre. Él era cartero y estábamos en invierno, 
 así que había estado arrastrándose por la nieve doce horas, desde las cuatro de la mañana. En casa, se tiró en una silla y estaba tan cansado que 
 no podía ni comer. Hambre tenía, y no paraba de coger comida con el tenedor... pero era incapaz de comerla, se quedaba dormido. Entonces pensé: 
 a mí nunca me va a pasar eso. Y creo que lo he ido logrando hasta ahora».
Brian Eno


Armenia es un país alucinante del que no conocía absolutamente nada. Me he empapado bien de Wikipedia así como de vídeos de YouTube y he podido repasar la atribulada historia de esta nación que durante muchos años ha estado basculando entre Rusia y Turquía.

Mi primera sorpresa ha sido descubrir que Armenia fue el primer país en el que se implantó oficialmente el cristianismo. A partir de esta revelación muchos otros detalles también me han sorprendido:

- No sabía que Charles Aznavour era de origen Armenio.

- Desconocía que tienen su propio alfabeto. En la página web oficial del gobierno podéis admirar los bellos caracteres de la escritura armenia. Para un occidental son indescifrables.

- También me ha llamado la atención el hecho de que la fruta más representativa del país son los albaricoques. De hecho la propia denominación "albaricoque" proviene del armenio. Y que uno de los colores de su bandera está representado por el color de esta fruta.

- Dada la pequeña superficie de este país, en España cabrían unas 17 Armenias; lo cual no quita ni un ápice de encanto a su geografía, su cultura, su lengua y sus gentes.

Mantiene fronteras con Georgia al norte, con Azerbayán al este; al sur con Irán y al oeste con Turquía. Armenia es un país interior. No tiene salida al mar.


El monte Ararat es para los armenios un símbolo nacional. Se dice que allí recaló el arca de Noe cuando finalizó el diluvio universal.

La capital es Everán (también la he visto escrita Yeverán). Un paseo con Google Maps descubre una ciudad moderna y bien cuidada; asimilable a los estándares occidentales.

Según algunas estimaciones más de ocho millones de armenios están desperdigados por el mundo, constituyendo una numerosa diáspora.

Muchos armenios hablan el ruso además de su propio idioma. Esto es debido a que, en su momento, Armenia formó parte de la Unión Soviética.

El folclore armenio también es muy peculiar. Los bailes son como majestuosos. Una mezcla turco-rusa bastante original. Aquí os dejo un enlace relacionado con el folklore armenio.

En el apartado religiones, me ha chocado que un elevado porcentaje de la población (88%) se reconoce miembro de la iglesia evangélica armenia.

Como casi siempre me quedo con las ganas de saber muchas más cosas de esta nación; pero el viaje debe continuar. La semana que viene me voy a Australia.

1 comentario:

  1. Has presentado unos datos curiosos sobre Armenia, Charles Aznavour, su curiosa escritura,su folklore...
    Los países de esa zona siempre han vivido inmersos en el silencio a causa de la antigua URSS.
    Ahora con la apertura al mundo nos muestran su ingenio y valoran la libertad.
    A esos países nuevos apenas los conocemos.
    Siga usted con su periplo estudiando geografía para que los demás viajemos a esos lugares.
    Es una buena labor, señor constante.
    Un abrazo de Javier.

    ResponderEliminar