viernes, 31 de mayo de 2019

Abejares


"He dejado órdenes de que me despierten en cualquier
 momento en caso de emergencia nacional,
 incluso si estoy reunido con el gabinete".
Ronald Reagan

En unas zonas se llaman colmenares, en otras hornales y en mi pueblo, abejares. En cualquier caso estas "viviendas para abejas" poco a poco, se han ido quedando deshabitadas. Y detrás de si han dejado un reguero de episodios, capítulos y aventuras que, poco a poco va cayendo en el olvido.

Fueron nuestros padres, nuestros abuelos y bisabuelos los que alimentaron la ilusión y la esperanza de recoger al final del verano el dulce néctar de los himenópteros. Ellos encontraban en esta práctica una forma de conseguir algún ingreso complementario y, en todo caso, un alimento de primer nivel que casaba con todo.

Esfuerzo, paciencia y dedicación. Y la reiteración año tras año de un ritual que tenía más de arte que de trabajo en si mismo.

Cada visita al colmenar presentaba un matiz diferente. Algo así como una versión reducida de una corrida de toros. La verdad es que nunca sabías si podrías redondear la faena o si, en todo caso, sufrirías algún que otro picotazo -una versión apócrifa de las famosas cogidas del toreo-


Sirva pues este pequeño reportaje de recuerdo y honra de los esfuerzos de nuestros mayores. Tengo para mi que cada colmenar abandonado se puede colocar sin rebozo alguno al mismo nivel que cualquier resto arqueológico "oficial".

Y como frecuentemente me comenta mi amigo Javier Cay, estos símbolos de la intrahistoria de los pueblos y aldeas tienen todo el derecho del mundo a reclamar su lugar en el relato de lo que acaecía entre la gente sencilla allá, en tiempos pretéritos.

Mucho trabajo queda por hacer en este ámbito: elaborar un censo de abejares abandonados en Aragón; reescribir la historia de lo que -habitualmente- ocurría en sus interiores; de las ilusiones y los afanes  de sus propietarios y del excelente producto que allí se recolectaba.


A los que os gusta la miel, a los que admiráis la labor constante y meticulosa de las abejas y a los que como Javier, Serafín o yo mismo, creéis que la historia del día a día de la gente de a pie de los pueblos merece la pena que también sea contada.

A todos vosotros; gritad conmigo: ¡¡¡Larga vida a la apicultura tradicional!!! ¡¡ Honor y honra a los abejares escachados!!  ¡¡Viva la memoria de nuestros abnegados antepasados!!

domingo, 26 de mayo de 2019

Benín: patria del Vudú


 Exceptuando algún ataque al corazón ocasional,
me siento tan joven como siempre.
Robert Benchley

Buscando buscando por Internet, me entero -así, de casualidad- que la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación dispone de una completísima colección de fichas actualizadas de todos los países del mundo. No hace falta ir a Wikipedia. En las fichas está todo.

Benín es un país de habla francesa del oeste de África, antiguamente conocido como reino de Dahomey. Así lo había estudiado yo en la escuela. Este país se considera tradicionalmente como el lugar de nacimiento de la religión vudú.

Elefantes en el parque nacional de Pendjari (Benín)
El país (Entonces Dahomey) logró la independencia de Francia en 1960 y tomó oficialmente el actual nombre de Benín en 1975.

La capital oficial es Porto Novo, fundada por los portugueses para asegurarse el comercio de esclavos pero el gobierno está ubicado en Cotonou que es la ciudad más grande del país. La extensión del país es de 112.622 Km. España sería unas 4,5 veces Benín.

Para los que se defiendan con el  francés, (Javier, va por ti) aquí tenéis la página web del gobierno de la república.

... Y si queréis ver cómo vive una niña apadrinada por el plan internacional España, aquí tenéis un vídeo donde se muestra la vida en un día normal en el país.

Otro ámbito en el que siempre me gusta husmear es el de la música. Ved este vídeo de Anice Pepe. A mi me ha encantado.

No os perdáis tampoco este documental de TVE en el que se habla de muchas curiosidades sobre Benin.

La empresa Taranná, viajes con sentido, organiza rutas por Benín. Aquí se muestra un vídeo relacionado también con celebraciones de Vudú.

Como ya os habréis dado cuenta, todo lo relacionado con Benín es bastante exótico. Yo no tenía ni idea de cómo era el país y me ha dejado muy sorprendido. En la página oficial de Bénin Tourisme tenéis información más detallada y actualizada (en francés)

Este vídeo de la fiesta del vudú de enero de 2015 también me ha dejado alucinado. Echadle un vistazo.

Y ya para finalizar, otra celebración vudú. Los ritmos son increíbles.

Bueno, amigos, el viaje daría para mucho más pero me he autoobligado a visitar un país por semana. Así que me ducho, me cambio, preparo de nuevo las maletas y ya me estoy embarcando para Bhután.
¡Os cuento en cuanto llegue!

viernes, 24 de mayo de 2019

Dance y Contradanza de Cetina

Soy tan listo que a veces no entiendo una palabra de lo que digo.
Oscar Wilde en su cuento "El famoso cohete"

Hay ciertas costumbres, ciertas tradiciones que, por mucho que te las cuenten o incluso viéndolas por YouTube, no las vivencias en su totalidad hasta que que no participas en ellas.

Mucho había oído hablar de la contradanza de Cetina pero hasta este domingo 19 de mayo no había podido contemplar tan magno espectáculo. Así que -junto a mi habitual cicerone Serafín- a esa villa acudimos para disfrutar tanto del dance como de la contradanza.

Ambos espectáculos me han dejado una huella profunda. Por la vistosidad de sus atuendos, el sonsonete rítmico de la banda y el regusto ancestral que emanaba de las evoluciones de los danzantes.

Aquí os dejo una muestra visual de una tradición que milagrosamente se ha mantenido incólume desde hace siglos.


  Dance a la salida de la iglesia.

Curiosas evoluciones

La banda es importante

Bajo palio

La iglesia de Cetina. Nada que envidiar al Pilar

Contradanza (I)


Contradanza (II)
Contradanza (III)

Contradanza (IV)

Contradanza (V)

domingo, 19 de mayo de 2019

Belice: el patio trasero de UK en centroamérica.


 ...Y estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros...
Groucho Marx

¡Hay que ver que empeño tienen los ingleses en que la foto de la reina Isabel II aparezca en los billetes de muchos países que ellos colonizaron!

Yo creo que todavía les queda un tufo imperialista (que también traspasaron a los americanos) y que no soportan que sus antiguos feudos sean totalmente independientes. Como tampoco soportan que en Europa, los alemanes, franceses, italianos y españoles decidan políticas que a ellos les hace torcer el morro. De ahí lo del Brexit o lo de Huawei.

Así que Belice no se escapa a ese designio. Echadle un vistazo a las "currencies" del país y veréis como la carita rejuvenecida y amable de la reina aparece por todos los lados.

¿Os imagináis las efigies de Felipe y Leticia en los billetes de los 18 países de habla hispana en América? En fin, no quiero ni pensarlo.

Bueno, vamos al grano. Para abrir boca, veamos, en primer lugar, 30 curiosidades que igual no sabías sobre Belice.

Y si queréis profundizar un poco más, en este artículo del País tenéis 15 razones para viajar a Belice.

Como dicen ahí, Belice no es un país latinoamericano pero tampoco es del todo caribeño. Belice tiene un poco de ambos mundos: una gran mezcla de culturas, unos increíbles fondos oceánicos y unas junglas en las que se conservan fantásticas pirámides mayas todavía desconocidas para muchos viajeros.

Me ha llamado mucho la atención que los Garífunas también están presentes en el sur del país. En su momento vi un reportaje en la tele y fue allí donde los descubrí. Un pueblo africano que sufrió como ninguno la esclavitud y que, ya libres, desarrollan lo mejor de su cultura Ahora, al viajar virtualmente también he podido disfrutar de su increíble música.

De todas formas, el reportaje que más me ha gustado sobre este país ha sido el de Guadalupe Araoz. Relatado con gracia y mucha delicadeza. Resulta que esta argentina también está recorriendo el mundo; pero de verdad y con moto. Ya me he quedado con su página web. Creo que vamos a coincidir en más países. Aquí tenéis su informe visual sobre Belice.

Mi hija pequeña ha estado en Belice. En su relato del viaje destacaba sobre todo, la diferencia en el trato de la gente con respecto, por ejemplo, a Guatemala. Como si los beliceños fueran más distantes y altivos. Si ella lo apreció, algo de eso habrá...

También me contó que todavía sigue latente el conflicto territorial entre los dos países; ya que Guatemala reclama casi la mitad de la nación anglófona. Sus motivos tienen. Aquí tenéis un pequeño apunte visual de que la disputa sigue latente.

Y para rematar la faena, también contacté con un beliceño de verdad. Gracias a Italki, pude "conversar" durante una hora con Gian. Me contó muchas cosas interesantes sobre la ciudad en la que vive (Orange Walk)

Bueno, amigos y amigas, ¡que se me hace tarde! Tengo que coger ya el vuelo para Benín. ¡Menudo cambio! Os cuento la próxima semana. Byeeeee!

viernes, 17 de mayo de 2019

¡Cómo cambia todo!

"Es mejor estar callado y parecer tonto
 que hablar y despejar todas las dudas."
Groucho Marx

Fijaos en estas fotos que he tomado hoy mismo en la plaza de San Pedro Nolasco de Zaragoza. En su momento alguna cabecica pensante debió pensar que era buena idea habilitar aparcamientos subterráneos para las bicicletas y se adjudicó la concesión a la empresa "Biceberg".




Nada que objetar por mi parte a la decisión de implantar, en su día, los aparcamientos. Lo que realmente me llama la atención es su actual abandono y el cambio tan radical que ha experimentado la sociedad en este ámbito.

Daos cuenta que estamos hablando de hace relativamente poco tiempo. Y no quiero ni pensar cuánto costaría el equipamiento. En todo caso, la filosofía que imperaba en ese momento era la de aparcar las bicis como si fueran coches. Soterrarlas. Ocultarlas de la vista del público.

Las bicis, naturalmente, de propiedad particular. Para nada se pensaba en el "boom" que iban a experimentar los medios alternativos de trasporte individual o compartido. Y, sobretodo, el auge de las aplicaciones en Internet que facilitan su uso.

El aparcamiento de bicis ya no se utiliza y su estado actual es lamentable. Se ha quedado obsoleto. Todo lleno de pintadas ¡Quién lo iba a pensar hace tan solo unos años!

Los cambios son cada vez más rápidos. Y la implantación de las tecnologías novedosas lleva un ritmo endiabladamente acelerado. En palabras de Ranga Yoheshwar autor del libro "Próxima estación futuro":

"Si nuestro futuro de ayer era todavía una proyección de nuestras ansias y esperanzas, hemos pasado a un cambio 'disruptivo', en el que las innovaciones desplazan las realidades existentes prácticamente de la noche a la mañana. Nadie lo percibe hasta que, de repente, entra con toda su intensidad en nuestra realidad, como un relámpago que aparece de la nada.

En 2007 se introdujo el primer móvil inteligente  (smartphone). Sólo diez años más tarde estos aparatos ya los utiliza la mitad de la población mundial.

El teléfono clásico necesitó setenta y cinco años para llegar a los cien millones de usuarios. A modo de comparación: con los móviles aún pasaron 16 años; con Facebook sólo 4,4 años; con WhatsApp e Instagran 2,2 años y  con el juego Candy Crush Saga se necesitaron 1,3 años para romper la barrera de los cien millones de usuarios.

El número de usuarios de Facebook superó la barrera de los mil millones en solo seis años desde su aparición. El "tempo" en el que se desarrollan las transformaciones es una característica nueva. En este hipercrecimiento mundial operan efectos de red que se autopotencian, y de esta forma sectores comerciales enteros se transforman en menos de una década"

Patinetes, bicis y motos eléctricas compartidas han hecho su aparición de buenas a primeras. Y han venido para quedarse. La movilidad en la ciudad ha cambiado de forma radical.

Quizás si el político de turno hubiera estado un poco más leído, se lo habría pensado antes de gastarse una millonada en unas instalaciones que ya veis como están.

domingo, 12 de mayo de 2019

Bélgica: sede de la Unión Europea y la OTAN (Entre otras muchas cosas)


"El precio que tenemos que pagar por el dinero se paga en libertad."
Robert Louis Stevenson

Para entrar en materia, echo mano de la guía de viajes de Google. ¡Qué barbaridad! ¡Qué cantidad de información! Intentaré resumir:

Bélgica es un país de Europa Occidental conocido por sus ciudades medievales, su arquitectura renacentista y también por ser la sede central de la Unión Europea y la OTAN.

El país presenta dos regiones diferenciadas: Flandes en el norte, de habla neerlandesa y Valonia en el sur, de habla francesa, además de una comunidad de habla alemana en el este. La capital bilingüe, Bruselas, posee un rico patrimonio, como las casas consistoriales adornadas en el Gran Palacio y los elegantes edificios art-nouveau.
En la parte flamenca, Amberes cuenta con el Distrito del Diamante de siglos de antigüedad y la casa y estudio del pintor flamenco barroco Pedro Pablo Rubens. En Gante, de estilo medieval, se encuentra el Castillo de los Condes, que data de alrededor de 1180, y la Catedral de San Bavón, del siglo XIV. El moderno puerto marítimo de Brujas, Zeebrugge, contrasta con la plaza Markt y su campanario del siglo XIII.

La región valona es en gran parte industrial y sus ciudades principales se ubican en torno a los valles del río Sambre y el río Mosa. Lieja es la cuna de los goffres de Lieja o Waffles. Si os animáis en este video viene una receta de cómo elaborarlos. El país también es conocido por el chocolate artesanal, junto con sus antiguas tradiciones de fabricación de encajes, cervecería y talla de diamantes.

Mejor lo vemos con un pequeño plano que representa las dos regiones:


El flamenco y el holandés tienen una misma gramática aunque la pronunciación es diferente. Aún así, los holandeses y los belgas de la zona flamenca se entienden perfectamente cuando hablan. La Unión de la lengua neerlandesa agrupa a los hablantes de este idioma: Holanda, Flandes y Surinám.

En fin, para no darme un atracón de monumentos, voy a dar también una vuelta por las fiestas y tradiciones que me han llamado la atención en este país; por  ejemplo, el carnaval de Binche. ¡Menuda diferencia con los carnavales del caribe! Aquí participan personas de todas las edades como podéis ver en este vídeo.

¿Y qué me decís del desfile de gigantes y dragones, habitual en muchas ciudades belgas?

...O Les Marches d' Entre-Sambre-et-Meuse

De todas formas, si queréis introduciros más a fondo en el país belga, nada mejor que darle un repaso a este vídeo de españoles por el mundo.

En el apartado más execrable y lamentable, me ha llamado la atención el genocidio congoleño alentado por el rey Leopoldo II de Bélgica entre 1885 y 1908. Hace unos días, como quien dice. 

Y ya para acabar, como el amigo Puigdemón se ha ubicado en Waterloo, me ha parecido también interesante girar una visita por esta ciudad.

... Y de broche final aquí tenéis la preciosa canción del grupo Abba sobre Waterloo precisamente. ¡Que recuerdos me trae!

Hala, esta vez tengo que embarcar. Me voy de crucero hasta Belice. Os cuento la semana que viene.

viernes, 10 de mayo de 2019

¡Déjate ayudar!

L'amour est un'oiseau rebel
    (El amor es un pajaro rebelde)
Opera "Carmen" de Georges Bizet

Estábamos realizando una tarea conjuntamente. Yo, con mucho empeño empecinado en hacer las cosas a mi estilo. Mi amigo sorprendido por mi contumaz determinación. Ambos metidos de lleno en la faena.

Cuando un enjambre de abejas te envuelve por todos los lados y, con cierto temor, observas que de un momento a otro vas a sufrir algún picotazo, hay que tomar decisiones con rapidez. A veces aciertas. Otras no. En fin, no queda otro remedio más que actuar con determinación.

En medio de toda esa agitación, de todo ese jaleo, escucho una frase lapidaria. Algo así como  un fogonazo. Un destello. Mi amigo me suelta: ¡¡Déjate ayudar!!

Me quedo parado un instante. Algo perplejo. Bastante confundido. Algo no he debido hacer bien cuando se me recrimina mi exagerado anhelo de autonomía. Veamos, pienso. ¿Que me induce a comportarme de esta manera?

Rebobino y me teletransporto al pasado. A los tiempos de mi niñez. Cuando ayudaba a mi padre en el campo. Cuando juntos realizábamos labores agrícolas. No diré que fueran más o menos penosas. Eso, sencillamente ni se planteaba.

Y me doy cuenta que el origen de mi empeño, del impulso que me lleva a actuar de esta manera, tiene su origen en las particularidades de la agricultura de secano de antaño. Donde tu eras el dueño y señor de tus decisiones y de tu jornada de trabajo. Tu organizabas la tarea y la distribuías a tu estilo. No dependías de ningún jefe. Sencillamente el que mandaba allí eras tu.

De manera que fuera cual fuera la misión encomendada para un día determinado, las cosas se hacían a tu modo y manera. Con pasión, esfuerzo y dedicación. Con rasmia, como decimos aquí.

Y sabías además que hicieras lo que hicieras, tu te tenías que sacar las castañas del fuego; buscarte la vida y sacar adelante el objetivo que te hubieras planteado para ese día.

¡Ojo! que no afirmo que esta fuera la mejor manera de hacer las cosas. En un pueblo en el que todavía quedaban vivos los rescoldos de la guerra civil, la tendencia era que cada cual se resolviera sus problemas. La palabra colaboración brillaba por su ausencia. Y menos aún el hábito de contar con los demás para abordar faenas de forma conjunta.

Mi padre me repetía muchas veces que "A medias, ni con la mujer" y a veces tarareaba esta jota:

"Labradorcico yo quiero
Que venga del campo tarde
Con la camisa sudada
Y la cara de vinagre"

Una oda, como veis, al esfuerzo y al sacrificio personal. Al trabajo duro. A guardarse las penas para uno mismo.

En fin, con aquellos mimbres se hicieron estos cestos.

domingo, 5 de mayo de 2019

Algo de repelús... me da Belarús



No me molestes mosquito
The Doors

¡Qué barbaridad! Venía de las cálidas playas caribeñas y me he pasado al frente polar y al anticiclón siberiano de Bielorrusia. Tengo que tener cuidado de no coger ningún catarro porque por estas tierras, el invierno es riguroso y prolongado; y la nieve dura hasta los meses de marzo y abril.

Otra cosa que me está chocando de este país es la ausencia de montañas. Su máxima cota es el monte Dzyarzhynskaya de 356 m de altitud.

En Belarús existen abundantes lagos y pantanos. Los ríos son largos, lentos y caudalosos; siendo los principales: el Dnieper, el Pripiat y el Niemen.

Pero... ¡vayamos al grano! Lo primero que me ha llamado la atención es la tranquilidad que se respira por las calles de su capital, Minsk. Gracias a YouTube me he dado un paseo de 30 minutos por la ciudad. El tema de la tranquilidad quizás tanga algo que ver con el peculiar régimen político que durante veinticinco años, ha gobernado con mano de hierro la nación. Y no precisamente de forma muy democrática...

Si nos atenemos a los informes publicados por la CIA, las últimas elecciones se vieron afectadas por el fraude electoral. El presidente Lukasenko lleva en el poder desde 994 y el país sufre restricciones en las libertades políticas y civiles. ¡Ojito con los que hagas en Belarús!

Para exponerlo de forma más gráfica, los muchachos de Visual Politik han realizado su particular análisis de la situación sociopolítica en el país. En este vídeo tenéis un pequeño resumen.

... Y continuando con las explicaciones, aquí tenéis un vídeo con algunos datos de interés de Belarús (o Bielorrusia, como decimos en español). Está en inglés, pero con los subtítulos se entiende bastante bien.

El amigo Ricardo Marquina, también nos ofrece una visión muy interesante de la vida de un malagueño en Bielorrusia ¡Menudo cambio de vida, Ricardo!

Belarús es una nación muy joven que declaró su soberanía el 27 de julio de 1990 tras el colapso de la Únión Soviética.

Hasta el siglo XX, los bielorrusos carecieron de la oportunidad de crear una identidad nacional distintiva porque durante siglos las tierras de la actual Bielorrusia pertenecieron a varios países étnicamente diferentes, incluido el Principado de Pólatsk, el Gran Ducado de Lituania y la Mancomunidad de Polonia-Lituania. Después de la breve existencia de la República Nacional Bielorrusa (1918-1919), Bielorrusia se convirtió en una república constituyente de la URRSS, la República Socialista Soviética de Bielorrusia. (Wikipedia)

Cuando se habla del accidente de la central nuclear de Chernóbil de 1986, mucha gente lo asocia con Ucrania. Sin embargo ese país no fue el más afectado por aquella catástrofe. El 23% del territorio de Bielorrusia resultó afectado por la radiación. El 70% de las partículas radiactivas emitidas por la central durante el accidente acabaron en territorio bielorruso. Como consecuencia del desastre, 135.000 bielorrusos fueron evacuados de sus hogares y reubicados en otros lugares y muchos se vieron afectados por la radioactividad.

En este documental podéis ver el aspecto que tiene la zona de exclusión o zona muerta provocada por el accidente.

Bueno, por no estar todo el rato con un tema triste, aquí os traigo también una muestra del bello folklore bielorruso.

...¿Y qué os parece esta espectacular parada militar en Minsk?

Bueno, para no ser un cansino, no añado más documentación. No conocía absolutamente nada de este país y creo que, por lo menos, he conseguido una primera aproximación bastante fidedigna.

¡Debo darme prisa porque esta noche sale el vuelo para Bruselas! La semana que viene estaré visitando Bélgica.

viernes, 3 de mayo de 2019

¡Bah! ¡Insectos!


El sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su calor.
 Imítalo y haz todo el bien que puedas sin esperar a que se te implore.
Epicteto

¡Cuan a menudo despreciamos a los insectos! ¡Cuántos miles de millones de ellos han perecido a causa de la acción del hombre! ¡Qué poco conocemos de su vida y su utilidad!

Es cierto que, en muchas ocasiones ha sido necesario controlar invasiones o plagas. Que determinadas especies son vectores de propagación de enfermedades. Que sus temibles picotazos a nadie dejan indiferente pero...

Como suele suceder,  la acción humana muchas veces peca pero por exceso. La proliferación de insecticidas y plaguicidas ha proporcionado muchos beneficios a la humanidad, pero su abuso también ha traído graves consecuencias.

Si no, ahí tenéis a mis amigas las abejas. Por estas fechas se produce un maravilloso fenómeno natural que asombra a cualquiera a nada que sea un poco observador. Pero que también genera miedos e inquietud a la gente desinformada.

Me refiero al enjambrazón. Al hecho universal que impulsa a las especies de este planeta a expandirse por el mismo. A la división de la colonia y a la búsqueda de un nuevo emplazamiento para la mitad de su población.

Lo que debería ser un magnífico espectáculo gratuito a plena luz del día, similar a la migración de las grullas, o de otras aves, se convierte en un peligro o peor aún en un campo de batalla para las personas excesivamente temerosas de las abejas.

Todo es ver el enjambre volando  y comenzar los gritos de pánico, cuando no acudir directamente en busca del insecticida...

Y aquí hay que decir dos cosas: que las abejas no pican cuando están enjambrando y que, en la actualidad se consideran especie protegida debido a la multitud de factores que están mermando su población.

Desgraciadamente muchas ciudades todavía consideran los enjambres de abejas como una amenaza. Sencillamente no hay sitio para ellas en las grandes urbes. Inquietan, incordian, molestan...

Pero no ocurre lo mismo en todos los núcleos urbanos. Ahí tenéis, por ejemplo, Londres; donde desde hace muchos años, las abejas son bien recibidas, cuidadas y protegidas por sus habitantes. O París que cuenta con colmenas en los mismísimos Jardines de Luxemburgo y en la recientemente siniestrada catedral de Nôtre Dame, entre otras ubicaciones.

Considero que, poco a poco, deberíamos asumir que la ciudad no es propiedad exclusiva de los humanos. Que el resto de seres vivientes tienen el derecho de retornar a los parajes de los que han sido expulsados. Que la convivencia pacífica y la armonía entre todos puede ser posible.


Afortunadamente algo se va avanzando. Aunque el temor se mantiene, cuando se arracima un enjambre, la gente llama a los bomberos o a algún apicultor especializado en su captura.

Nosotros hemos colaborado con el servicio de bomberos y hemos recogido ya varios enjambres en la ciudad. Todavía no hay conciencia para dejarlas en el lugar en el que recalan -siempre y cuando no haya peligro para la población- pero algo se va avanzando.

En fin, que si en algún momento se posa un enjambre en las cercanías de vuestro domicilio o incluso en vuestra propia casa; ¡no os alarméis! Nos podéis llamar al 660 38 21 41 o al 646 07 25 96 y rápidamente acudiremos a recoger la colonia de la forma menos traumática posible.

¡No nos podemos permitir la extinción de esta especie amiga!