domingo, 28 de noviembre de 2010

El currículo de Ángeles Casas

Quizás no quede suficientemente claro en mi reseña sobre Ángeles la importantísima trayectoria profesional que ha desarrollado la artista desde sus inicios en el mundo de la cerámica creativa moderna. Como botón de muestra, adjunto el currículo con las exposiciones individuales y colectivas en las que ha participado así como los premios que le han sido otorgados.

ÁNGELS CASAS. Molins de Rei (Barcelona), 1.959

EXPOSICIONES INDIVIDUALES
1987 “Cerámica”. Sala "I.B. Mixto 4". Zaragoza
1990 “Paisaje para azul y verde”. Manises (Valencia). Galería de Arte en Cerámica
2002 “Un paseo por los sueños”. Zaragoza. Sala Barbasán
2004 “De paso”. (Arrasate-Mondragón). Sala Harresi Aretoa
2005 “Des-Equilibrios”, Zaragoza, Torreón Fortea.
“Diálogos: A. Casas-A. Lara . ”. Palacio de Montcada. Fraga (Huesca).
2007 “Memoria del foc”, sala Ca n’Ametller”, Molins de Rei (Barcelona).

EXPOSICIONES COLECTIVAS MÁS IMPORTANTES.
1981 Sala Gargallo (Zaragoza). 1981
1982 "Ayer y Hoy de la Cerámica Aragonesa", Zaragoza, La Lonja
1983 “Intentos”, Zaragoza, Museo Provincial
1984 “Preliminar”, Zaragoza, Museo Provincial
1985 Zaragoza, Palacio de Sástago
1986 Barcelona, Sala Villegas
1987 Madrid, Sala Adama
“7x7” (7 japoneses / 7 aragoneses), Zaragoza, Museo Provincial.
1988 “Conjunciones Cerámicas”, Zaragoza, Sala Mixto 4
Colección Arte Contemporáneo Aragonés. Diputación General de Aragón.
1993 "Cerámica Contemporánea Aragonesa a la Escuela". Itinerante: Zaragoza,
Sala I.B. Mixto-4, Madrid, I.E.S. Maria Zambrano y I.E.S. Ramiro de Maeztu, Saint-Nazaire (Francia), Galerie des Franciscains
1998 “Ceramistas de la Plaza San Felipe”, Zaragoza, I.E.S Jerónimo Zurita
2002 Zaragoza, Galería “Pepe Rebollo”
II Certamen Internacional “Cerco 2002”,Sala Multiusos (Zaragoza)
Tarazona Foto / Tarazona Cerámica, Tarazona (Zaragoza).
2003 “La puerta del futuro”, Escuela de cerámica de Muel (Zaragoza) y Centro
Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés
III Certamen Internacional “Cerco 2003” Escuela de Cerámica de Muel, (Zaragoza)Museo de Teruel y Palacio de Congresos de Jaca (Huesca).
2004 “Ceramistas Aragoneses para el siglo 21”, Museo de Bellas Artes,
Badajoz
2005 “6 Ceramistes”. Galería Pictograma. Castelló.
2006 “Génesis de una Colección”. Palacio de Montcada. Fraga (Huesca)
“Adearte”, Sala Caja de Ahorros de la Inmaculada (Huesca).
2007 Colectiva, Galería “Pepe Rebollo” en la feria internacional CERCO 2007
Colectiva, galería “•Pilar Ginés”, Zaragoza.
“25 años, ceramistas PLAZA SAN FELIPE”, Torreón Fortea (Zaragoza).
2009/2010 Exposición itinerante "CERCO". Instituto Cervantes Tunez, Egipto y Japón
2010 Colectiva Ceramistas Aragoneses. ACC Barcelona

PREMIOS
Premio D.G.A “Autor Aragonés”, I Concurso Nacional de Cerámica Creativa de Zaragoza 1987
Finalista en el II Concurso Nacional de Cerámica de Burgos 1988
Premio D.G.A “Autor Aragonés” V Concurso Nacional de Cerámica Creativa de Zaragoza 1991
Mención especial III Certamen de Cerámica “Villa de Tauste” (Zaragoza), 1991
Obra seleccionada en el III Concurso de Diseño y Pieza Única de Artesanía de Aragón. Zaragoza 1994
Premio “Autor Aragonés” II Certamen Internacional Cerámica Contemporánea. CERCO, Zaragoza 2002
Finalista en el III Certamen Internacional CERCO 2003 (Zaragoza).
Mención especial XI Concurso Nacional de Cerámica . Valladolid 2005

Ángeles Casas: conformando volúmenes

A mí sus piezas de cerámica me parecen de una factura exquisita; ella se resiste a reconocerlo aunque finalmente me concede -casi a regañadientes- que sí, que también le gustan.

Y es que desde que nos conocemos -cuando nuestras hijas iban a 2º de primaria en el colegio Don Bosco- he ido viendo como Ángeles participaba en numerosas muestras y exposiciones y como en todas ellas obtenía un gran reconocimiento de su trabajo.

Sin embargo -cosas de la vida- sus piezas no son muy conocidas por el público. Parece como si a la artista -en el fondo- le diera miedo desprenderse de su obra ya que no hace esfuerzo alguno para darse a conocer.

Recuerdo como en una muestra de ceramistas aragoneses, Ángeles se presentó con unas piezas super-innovadoras de formas armónicas que se asemejaban a imposibles maquinarias rodadas. Me impactó la sencillez del diseño y la contundencia de su expresión. No se cuántas de aquellas piezas se vendieron pero estoy seguro que aplicándoles un marketing apropiado se hubieran agotado todas ellas.

También recuerdo otras ocasiones en las que a la artista le entraba el agobio y desasosiego que suelen preceder a la participación en una nueva muestra. En el caso de Ángeles, el agobio se multiplicaba por diez debido su perfeccionismo y a su afán por presentar sus piezas de una manera original y digna.

A Juan (su esposo) le tocaba el papel de sosegar y atemperar. El final previsto de tanta incertidumbre siempre era el mismo: Ángeles volvía a cosechar otro gran éxito.

En el mes de junio de 2004 la convencí para que participara en una exposición de artistas del Barrio la Jota en la Academia Barandal. Reconozco que el marco no era el más apropiado para el nivel de su obra, pero ella accedió y se entregó a fondo seleccionando sus mejores piezas para que la exposición fuera un éxito.

En otra ocasión colaboramos -junto a mi esposa- en la instalación de un gran horno de cocción en su casa. Fue la época en la que decidió construir un pequeño taller aledaño al jardín. Aquel fue un tiempo de gran intensidad de producción pero de nuevo el gran esfuerzo desarrollado por Ángeles y la calidad del trabajo no tuvieron el correlato económico que se merecían. También en esa ocasión -a mi entender- por no publicitar los bellos objetos decorativos que salieron de su alfar.

Ahora ha bajado el ritmo y la intensidad en su trabajo. Debe estar atravesando una de esas épocas en las que los artistas recombinan sus ideas y experiencias y apuntan hacia una nueva tendencia. No obstante, para no perder el contacto con el oficio, imparte clases de cerámica en colaboración con distintas asociaciones.

Su casa es una exposición viviente y actualizada en la que se puede observar lo mejor de su producción. Yo, con mi sesgo comercial traería toda la gente que pudiera a la vivienda porque allí es donde realmente se lucen las cerámicas de Ángeles. Seguro que más de uno de mis lectores desearía colocar en su casa tal o cual detalle en el mismo o parecido lugar que los elegidos por la artista.

Todos los que la conocemos la animamos para que continúe creando, para que nos siga obsequiando con su peculiar visión de la realidad plasmada en arcilla y decorada con enigmáticos barnices. Sin embargo deberemos tener paciencia y hacernos a la idea de que los artistas no procesan el tiempo y los acontecimientos como el resto de los mortales. Ellos se rigen por insondables parámetros, cabalísticas decisiones y crípticos argumentos. En el caso de Ángeles Casas, seguro que el día menos pensado nos volverá a sorprender con una nueva visión, un enfoque divergente o una tendencia innovadora.

Porque como decía en el título de mi entrada, lo suyo es conformar volúmenes y darle forma a la inerte arcilla adentrándose en su particular multiverso cerámico.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Javier G. Pasión por la caza.

Ayer subí de nuevo al pueblo con una doble intención: por una parte visitar a mi padre y por otra entrevistarme con Javier G. Sé que su gran pasión es la caza. Lo sé desde niño ya que ambos hemos compartido muchos momentos y vivencias en torno a la actividad cinegética. Yo también fui cazador en su momento, aunque nunca viví esta afición con la intensidad y dedicación con que lo hace Javier.
No me costó encontrarlo. Al pasar por el bar "Toperas" su hermano -que entraba en ese momento- me indicó que se encontraba en el interior del establecimiento. Pasé a saludarlo y también con la intención de quedar para hacerle la entrevista por la tarde, pero, como es habitual en él, me dijo que en unos instantes se iba a ir "a la perdiz".

Así es que escribo esta crónica con retazos de recuerdos de los muy buenos momentos que hemos pasado juntos y con el deseo de completarla cuando pueda hablar con él con más tranquilidad.

La caza y todo lo que gira en torno a este mundo han sido desde siempre un núcleo muy importante de vivencias y actividades en Uncastillo. Naturalmente, cuando éramos niños, también nosotros nos imbuimos de esa afición pero nadie como Javier G. la ha vivido - y la sigue viviendo- con tanta pasión.

Por su condición de "herrero" ha tenido acceso a escopetas y armas de todo tipo y calibre y por su carácter curioso e inquieto indagaba con frecuencia la mejor manera de que sus herramientas de caza estuvieran perfectamente revisadas y puestas a punto. En más de una ocasión, siendo niños, nos convocaba a los amigos para probar tal o cual mejora armamentística y nos deslumbraba con fenomenales detonaciones de cartuchos reforzados.

La Herrería de su padre era como mi segunda casa. Siempre encontré acogida y buena disposición cuando allí acudía para reparar la bici o la moto o componer algún mecanismo estropeado. Recuerdo que yo entraba y salía sin dar cuentas a nadie y que siempre encontraba a Javier, su padre Ángel o su hermano Antonio dispuestos a ayudarme. También recuerdo buenas meriendas en su casa aderezadas con anécdotas sin fin sobre la caza. Desde estas líneas le agradezco todos esos buenos ratos que compartimos.

Por otra parte, Javier siempre ha sido un espíritu libre. Nunca ha soportado ataduras ni imposiciones. Siempre ha llevado una vida independiente saliendo a cazar cuando se lo pedía el cuerpo. Su afición por la caza corre paralela con su tendencia a patear el monte. Ambas aficiones están intrínsecamente unidas en él.

La nómina de animales cazados (conejos, perdices, becadas, patos salvajes, jabalíes e incluso, algún ciervo) es amplísima. No sé si llevará la cuenta de todos ellos pero me consta que, hasta la fecha, lleva cobradas un montón de piezas.

Pero, ¡ojo!, no pensemos que su actividad principal sea abatir animales. Me consta que lo que verdaderamente le gusta es el reto, ponerse a prueba y lidiar con la rapidez y la astucia de las especies que pretende cazar. Y seguro que le gusta también esa sensación de libertad y de independencia que proporciona la caza ya que, habitualmente, suele practicar en solitario este deporte. Él y sus perros, que también constituyen otro mundo al que se entrega con total dedicación.

Recuerdo interminables relatos de caza en el bar. Aventuras de todo tipo y anécdotas sin fin, porque casi 50 años de afición dan para mucho. Y también recuerdo el nombre de algunos perros que Javier G. ha tenido y cuya sonoridad siempre me llamó la atención: "Perla", "Corbata", "Canela" y "Tom", entre otros.

Ayer me dijo que se había agenciado unos perros bretones que son muy buenos para la perdiz. También me comentó que ya no va al jabalí ("jabalín" en uncastillero) aunque no llegamos a profundizar más en las razones de esta decisión.

De pequeños íbamos juntos a cazar pájaros (era habitual por entonces esa actividad aunque ahora la repruebo totalmente) y luego los preparábamos asados en el castillo con Javier Cay. En verano nos obsesionaba la caza del vencejo ("baucino" en uncastillero). El desafío consistía en abatirlos en el instante en que, por unos segundos, se introducían en las oquedades de las paredes del castillo. Ahora, de mayor, me doy cuenta de que nuestro afán no era tanto matar estos animales sino poder tocarlos, contemplarlos desde cerca y, sobretodo, demostrar nuestra habilidad sintiendo el orgullo de capturar unas aves que suelen alcanzar velocidades de hasta 160 km/h.

También compartimos muchas salidas conjuntas yendo "al conejo". Nadie como él sabía interpretar los ladridos de los perros, los rítmicos movimientos de sus rabos y sus idas y venidas siguiendo el rastro. La interpretación de este lenguaje incomprensible del que él tenía la clave siempre me fascinó y me sigue causando admiración.

Ya de más mayores continuamos con otras aficiones compartidas como la mecánica y las motos. Aún recuerdo el viaje a París con su Sangla y otras excursiones realizadas conjuntamente en las que yo iba con la Ducati.

Hace tiempo que llevamos vidas muy diferentes. Él en el pueblo, libre en los ratos que no trabaja, sin compromisos familiares y con todo el término municipal a su disposición. Y yo en la urbe, metido de lleno en el mundo de la educación, de las normas, de los derechos y deberes y también dedicado a mi familia.

Sin embargo cuando volvemos a encontrarnos me alegro de retomar y recordar una parte muy importante de mi vida en la que Javier G. ha constituido sin dudar, una pieza muy significativa.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Antonio del Río. Curriculum, más fotos y enlaces a youtube

Tal como comentaba en la anterior entrada, aquí incluyo un breve currículum con parte del historial deportivo de Antonio, más fotos y varios enlaces con demostraciones de baile en Youtube.











Currículum general de judo y Artes marciales:

- Campeón regional representando a Soria durante los años 78-79-80-81-82 y 83 los cuatro últimos en categoría sénior
- 1979 cuarto campeonato de España junior
- 1981 Cuarto campeonato de España sénior
- 1980 y 83 Subcampeón de España universitario
- 1985 Campeón de España representando a la cuarta región Catalana
- 1985 Semifinalista en el XIV Campeonato mundial Riccione.Italia
- cinturón negro tercer dan de judo y maestro nacional
- Cinturón negro 1 er dan de taekwondo y arbitro regional
- Cinturón negro de lucha sambo y seleccionado en 1984 para el campeonato del mundo
- 2º grado ( equivalente a 2º dan ) y monitor de kick-boxing
Baile ( Antonio del rio y Gema Barrajón )
- Campeones regionales y destacados triunfos a nivel nacional.
- Bailarines oficiales de la Expo Zaragoza
- Numerosas conferencias, exhibiciones y talleres sobre baile deportivo por todo el territorio nacional
- Fundadores de la asociación de baile salón Slow Dancing











http://www.youtube.com/watch?v=MfspoqtCF3Q
http://www.youtube.com/watch?v=MVF-kwY4OdE
http://www.youtube.com/watch?v=N7IHydw4Yhw

Antonio del Río. Un hombre en continuo movimiento

No para. Necesita estar activo continuamente. Y si la actividad ofrece un punto de riesgo, mejor que mejor. En algo se tienen que notar sus más de 40 años dedicados a entrenar, mejorar técnicas y perfeccionar estilos.


Porque Antonio ha practicado casi todos los deportes con ese componente de riesgo: ala delta, escalada, espeleología, judo, taekwondo, piragüismo, lucha sambo, bicicleta de montaña y otros muchos más que seguro que me dejo. Y siempre, hasta ahora, los ha realizado con ese apasionamiento, tesón y fuerza de voluntad que tanto le caracteriza.


Claro, que para ser campeón regional de judo en sus distintas categorías y medalla de bronce en el Campeonato de España, uno tiene que ser muy firme en sus convicciones, constante en los entrenamientos y disponer de una férrea voluntad para mantener el tipo y no caer en las vanidades de la vida.

Hemos quedado hoy, domingo a las 12:30 y ya me estaba esperando en el parquecillo construido recientemente al lado de las ruinas del Convento de San Lázaro. Le he acompañado junto a su hijo pequeño hasta su domicilio y muy amigablemente hemos empezado a departir sobre sus aficiones e intereses así como su trayectoria pasada.

Dos fotos a dos de las muchas condecoraciones de Antonio: mejor deportista del año en la modalidad de judo (1985) y también mejor deportista soriano en este mismo año. Previsor, ya tenía preparada una fotocopia de su historial deportivo en el que aparece muy joven y con buena mata de pelo que todavía conserva para mi propia envidia.

También me ha facilitado un folleto en el que aparece bailando con su compañera Gema ya que ambos regentan la Asociación de Bailes de Salón Slow Dancing.
Con estos dos documentos en mi poder ya disponía de una mínima base para elaborar este artículo pero lo realmente sabroso ha sido el paseo que ambos nos hemos dado por la orilla del Ebro desde el Puente de Piedra hasta el de La Almozara.

Caminando tranquilamente he podido bucear a más profundidad en los orígenes de su afición por el deporte. Antonio recuerda que, ya de niño, disponía en su pueblo de un mini-gimnasio en la cochera. Allí se entregaba con tesón a practicar los golpes y movimientos que minuciosamente se describían en los libros de karate y judo que conseguía. No había entonces vídeos. Así trabajaba más la imaginación. Una facilidad natural para aprender esas técnicas unida a un diseño corporal muy apropiado para estos menesteres constituyeron la "fórmula magistral" que hicieron llegar a Antonio a lo más alto del mundo deportivo.

Enseguida se introdujo en la disciplina del judo y lo practicó con intensidad en su ciudad de origen: Soria. Luego se trasladó a Madrid a cursar estudios de INEF y allí siguió practicando y mejorando su técnica. Todo este trabajo desencadenó en el aluvión de trofeos y reconocimientos que incluyo en esta misma página. La lista de reconocimientos que han venido después es, también, interminable.

Como la práctica del judo tiene fecha de caducidad y del Río ya va entrando en años, siguiendo su estela de focalizar actividades y entregarse a fondo a las mismas, ya lleva unos años en los que ha dejado ese deporte para dedicarse en cuerpo y alma a los bailes de salón. Y como el resto de las modalidades a las que se ha dedicado, lo hace de maravilla. Tanto es así que en la Expo realizó múltiples exhibiciones y, actualmente, continúa con esa labor.

Nos conocemos desde hace cuatro años cuando yo llegué al Instituto Río Gállego. Desde el primer momento en que nos saludamos ha sido para mi un compañero solícito y afectuoso. Siempre animando a salir al monte, ir de escalada o a recorrer barrancos. El pirineo le tira un montón y siempre se pone en cabeza a la hora de organizar una salida y animar a la gente para que se apunte. Con sus alumnos, igualmente, los motiva y los entrena para que logren los objetivos planteados en la materia de Educación Física.

La charla durante el paseo ha sido sosegada pero intensa. ¡Tiene tantas cosas que contar! Una vida tan intensa da para muchas anécdotas y Antonio me ha contado varias de ellas que no tienen desperdicio.

Es sabido que el tiempo, en determinadas circunstancias se contrae. En este caso no ha sido por viajar cerca de la velocidad de la luz sino por lo animado de la conversación y la buena mañana de la que hemos disfrutado. El caso es que, sin darnos cuenta, ya se nos habían hecho las dos y cuarto y ambos debíamos partir a nuestras obligaciones.

Cuando he llegado a casa y me he enterado que teníamos paella para comer, el círculo del buen vivir se ha cerrado y de nuevo he tenido la sensación de haber aprovechado muy bien la mañana del domingo.

domingo, 7 de noviembre de 2010

E. y su pasión por cantar

Cuando inicié este ciclo de "turismo de personas" tenía muy claro que quería entrevistar amigos o conocidos que "llevaran algo entre manos" y que esa afición la vivieran de verdad. No me costó dar con ellos. Somos muchos los que, además de nuestro trabajo habitual, reservamos un huequecito de nuestro tiempo para desarrollar aficiones, intereses y aptitudes que nos involucran totalmente.

Tal es el caso de E. Desde que lo conozco siempre me ha sorprendido la entrega y la pasión con la que se dedica a cantar en sus ratos libres. Si lo ves en su trabajo habitual (es informático) nadie diría que después de sus ocupaciones lidiando con complicados algoritmos y líneas de programación, en cuanto tiene un rato libre, se desvive por dedicarse en cuerpo y alma a la más variada selección de música melódica, coplas, boleros y últimamente también rock y otras canciones en inglés.

Dispone en su casa del equipo adecuado: aparato de karaoke, amplificador y una gran pantalla de televisión. También cuenta con una completísima colección de CD´s con lo más variado, selecto y granado del mundo de la canción. Es raro que se le escape alguna canción de moda actual o que lo fuera en su momento. Por lo que yo se, las tiene prácticamente todas.

De alguna manera, hoy domingo me he autoinvitado a su casa. Él ha accedido amablemente, como siempre, a mi propuesta de visita. Hemos quedado a las 12 de la mañana y hemos estado cantando hasta la una y media.

Hemos empezado primero con los títulos en ingles: canciones de los Beatles, de los Bee Gees o de Frank Sinatra. Con este último yo no me he atrevido, pero E. ha bordado varias de sus melodías, que por cierto son bastante complicadas.

Me ha explicado el triple efecto benéfico de esta afición cuando se canta en inglés: Aprendes pronunciación, entiendes el sentido de la canción y amplias vocabulario. Yo lo he intentado con Hey yude pero he comprobado que es más difícil cantarla que escucharla.

También me ha dado otros consejos para afinar con la práctica del karaoke: escuchar varias veces la canción que vas a interpretar, meterte en la historia que cuenta la canción, es decir, sentirla y, lo más importante, practicar, practicar y practicar.

Hemos cantado varias a dúo. Una de las que mejor nos ha salido ha sido Yolanda de Pablo Milanés. También hemos cosechado un gran éxito al interpretar "El gato que está triste y azul" de Roberto Carlos. Luego, ya metidos en harina, nos hemos atrevido con Joan Manuel Serrat (Mediterráneo) y "Nos dieron las 10" de Joaquín Sabina.

De vez en cuando cogía una oliva y bebía un poco de naranjada. Ya veo que cantar conlleva coger bien el tono y no forzar la garganta.

E. posee cualidades innatas para el canto. Cuenta con una voz potente y bien modulada y con buen oido para la música. Reconozco que, en mi caso, la buena voluntad intenta suplir mis limitaciones con los tonos altos.

No hemos hecho descanso alguno pero tampoco nos hemos cansado. Sólo la obligación de realizar varios encargos ha motivado que tuviéramos que parar a las 13:30. Eso sí, nos hemos emplazado para un viernes por la tarde en el que ambos iremos a un bar-karaoke con la finalidad de desplegar en el mismo nuestras mejores habilidades.

Cuando volvía para mi casa con la moto notaba cómo el diafragma lo tenía más distendido y cómo también me sentía de un excelente humor. Por algo será que el canto ha acompañado al ser humano en las celebraciones y festividades. Intuyo que algún complot alienador hace que nuestros jóvenes se presten más a escuchar canciones que a interpretarlas.