viernes, 31 de julio de 2015

Una ración de empatía



Hoy precisamente, en la carnicería del pueblo estaba repasando con uno de los empleados las barbaridades que solíamos hacer en fiestas. Una de las más celebradas consistía en pedir en la barra del casino un botellín de cerveza o similar  para, a continuación arrojársela al que estuviera más cerca.

De tal manera que, en un plisplás se acababa organizando una verdadera batalla cervecera donde toda la gente acababa empapada ante el regocijo de los más entregados.

Yo fui uno de ellos y, en más de una ocasión, me empleé a fondo en varias guerras cerveceras. Allí en la carnicería me mostraba muy ufano ante estos lances tan divertidos.

Sólo que no había caído en que el empleado que me servía, en esa época trabajaba de camarero en el casino.

Sí -me comentaba con cierta contrariedad- yo también recuerdo aquellos lances puesto que luego, a mí me tocaba recoger todos los charcos de cerveza del suelo.

Al escuchar este comentario no he podido sino sentir un cierto rubor, el corte de no haber tenido en su momento la delicadeza, la empatía de ponerme en el lugar de este trabajador.

He concluido que, por lo general, vivimos la vida de "puertas adentro" ocupándonos de nuestras cosas y entregados a nuestras reflexiones.

Pero en muchas ocasiones no tenemos suficiente consciencia de cómo nuestros actos afectan a los demás.

Afinar en esa destreza, desarrollar nuestra capacidad de empatía son tareas que, ahora en la sesentena, se vuelven obligatorias.

Hay mucha faena pendiente y, si es necesario, yo creo que no hay que tener ningún rebozo para pedir perdón por nuestros excesos.

jueves, 30 de julio de 2015

El fin de la caligrafía

CaligrafiaEscribo esta entrada a mano, es decir con la herramienta tradicional que tan bien ha resistido el paso de los siglos: el boli que viene a ser el sustituto de la pluma tradicional en su versión más moderna.

Y al escribir recuerdo las horas y horas de aprendizaje que requiere esta disciplina en el colegio. Todavía se invierte un montón de tiempo en enseñar a los niños a escribir.

Sin embargo, a la vista de la imparable revolución tecnológica pudiera ser que, escribir a mano consista ahora en un aprendizaje vacuo, falto de sentido.

Nuestra intercomunicación con móviles, ordenadores y tabletas se articula a través del teclado. Ya no es necesario empuñar el boli para comunicar por escrito lo que pensamos.

Y si me apuráis, ni siquiera el teclado es necesario. Basta con dictarle al equipo para que, al instante, las palabras se conviertan en texto escrito.

Por tanto creo yo, que nos encontramos ante un dilema: ¿enseñar a escribir en la escuela o enseñar a manejar el teclado y las tecnologías de reconocimiento de voz?

Pienso que, al final, la caligrafía devendrá en una suerte de actividad artística más que en una vía de comunicación. La vertiente oscura es la uniformización de la información (iconos incluidos).

Es lo que tiene el mundo digital: se puede procesar, almacenar y recuperar la información pero a costa de uniformar los mensajes.

Hasta ahora yo no he visto por ningún sitio debate alguno sobre lo que comento. Quizás haya que revisar los currículos de los primeros cursos de primaria ¿Qué deberían aprender los niños?

- Enlace de interés sobre este tema

miércoles, 29 de julio de 2015

Demasiada desigualdad


Afirma David Card, economista de la Universidad de Berkeley:

"No creo que la mayoría de la gente sepa realmente lo grande que es la diferencia con los más ricos. Las élites deberían pensar en esto mucho más de lo que lo hacen ahora.

Hubo momentos como éste en otros períodos de la historia y el resultado no fue nada bueno.
En realidad, yo diría que el aumento de la desigualdad salarial apenas acaba de empezar aquí (en España)"

¿Qué os parece? Los economistas de prestigio diciéndonos a los morros que los ricos cada vez están más crecidos. No hace falta que nos lo diga un profesor universitario. El día a día nos muestra continuamente la cara más ácida, la tez más inmunda del capitalismo.

Y también es verdad que los posibles mecanismos de reacción de los trabajadores han colapsado. Con los sindicados desaparecidos, los políticos yendo a lo suyo y las televisiones en todos los hogares, la capacidad de respuesta es prácticamente nula.

No será de extrañar pues, que a este paso, en lugar de percibir un salario, los obreros tengan que pagar una pequeña cuota por trabajar.

martes, 28 de julio de 2015

Granja galáctica


Esta mañana he estado "radiendo" hierba en un pequeño terreno al lado del colmenar. De nuevo esa sencilla operación ha provocado en mí una cadena de reflexiones, todas ellas relacionadas con la vida... y con la muerte.

En primer lugar, el hecho sencillo de cortar de raíz la hierba, supone privar a ese vegetal de la vida, aunque la finalidad de la operación sea loable. Yo lo he hecho con toda naturalidad, pero pensando que, al fin y al cabo, iba terminando con la natural disposición de la hierba a crecer y extenderse, es decir, a multiplicarse.

No he sentido remordimientos de conciencia. La hierba es un vegetal y los vegetales, de momento, no pueden comunicar su estado de ánimo a los humanos. Tanto la hierba como los homo sapiens somos producto de la evolución y el ser más inteligente se aprovecha de su superioridad.

Así que, puestos a pensar y enlazando con lo que venía diciendo en otras entradas, me imagino un lejano planeta con vida inteligente muy muy avanzada, en el que están al tanto de cómo se va desarrollando la vida en la Tierra. Imaginad también que a esos seres les gustan los humanos, es decir, que somos un bocado exquisito para ellos. La tierra sería su granja y los hombres y mujeres sus reses.
E imaginad, finalmente, que su expectativa de vida supera lo que aquí podemos suponer. Estaríamos hablando de miles o millones de años.

¿No cabría entonces la posibilidad que, al igual que yo he hecho con la hierba, cuando ellos consideren que ya estamos maduros caigan sobre nosotros y nos devoren directamente o bien, seamos cocinados por algún chef importante especialista en sapiens?

Amigos míos, a la luz de lo que se va descubriendo, yo ya creo posible cualquier cosa.

lunes, 27 de julio de 2015

Vidas en otros mundos


Le pregunta la reportera a Rafael Navarro, astrobiólogo mexicano de la misión Curiosity a Marte: ¿Cree que hay vida en alguna parte del universo? Y le contesta el científico: "Es tan factible que haya vida en el universo que no dudo que, en este mismo instante, en alguna estrella, una reportera esté preguntándole a un profesor la misma pregunta".

Esta contestación confirma una vez más lo que vengo leyendo en las revistas y los foros especializados: todos los datos parecen indicar que la vida en el universo es ubicua. Por lógica, también debería serlo la vida inteligente. Dada la enorme magnitud que supone el universo entero, podrían existir quizás miles de millones, si no miles de billones de planetas con vida inteligente en su interior.

Tan solo la posibilidad de contactar con una de estas civilizaciones produce escalofríos, aunque, por el momento, las enormes distancias que nos separan constituyen un muro infranqueable que nos impide conocer a nuestros vecinos.

Cuando, en su momento, se desarrollen sistemas de propulsión que se acerquen a la velocidad de la luz, podremos empezar a pensar en hacer turismo por nuestra galaxia, en una primera instancia. La visita a otras galaxias tendrá que esperar. A no ser que también se desarrollen mecanismos para viajar entre distintos universos.

Para más información, echar un vistazo a este enlace.

domingo, 26 de julio de 2015

La banca por Internet

Con este son ya más de cinco años los que llevo afiliado a la banca a través de Internet. No hay más que una oficina presencial en Zaragoza, pero apenas la uso. Todos los trámites usuales los puedo realizar con rapidez y comodidad desde mi casa.

Afortunadamente he podido dejar atrás rostros adustos y malos modales habituales en las oficinas presenciales de las entidades convencionales. Y también se ha quedado atrás ese pseudo paternalismo propio de tiempos decimonónicos cuando, por el motivo que fuera había que hablar con el director.

Aquí me siento dueño y señor del destino de mis dineros. Los puedo mover con suma facilidad y toda la información que se ofrece es prístina. A nadie tengo que dar ni pedir explicaciones.

Todavía dispongo de dos cuentas abiertas en entidades "presenciales" pero estoy deseando ultimar algunos asuntos pendientes y, cuanto antes finiquitar esta fastidiosa relación, esa tediosa carga.

El día que por fin mi economía discurra en su totalidad por derroteros virtuales lo celebraré tomándome una buena tapa.

sábado, 25 de julio de 2015

La revolución digital

Sigo con mucho interés lo que dicen los "popes" visionarios del futuro. Dos de ellos que, para mi gusto se distinguen entre otros muchos son Ray Kurzweil y Vivek Wadhna.

Del segundo he extraído la siguiente afirmación: "Cualquier tecnología que se convierta en información comienza a avanzar exponencialmente"

Y puestos a pensar he trasladado ese aforismo al mundo de las abejas. He imaginado la posibilidad de parametrizar distintos aspectos de la vida de estos animales sociales y transformarlos en información. Por ejemplo realizar un conteo de las abejas que permanecen en la colmena y las que salen a libar polen. O registrar los distintos sonidos de la colonia en función del tipo de tarea que estén realizando. O el recorrido de la reina un día tras otro por los panales de la colmena. También la reacción de la colonia ante los cambios de temperatura, la falta de alimento o ante alguna agresión...

Imagino que toda esta información se pueda volcar en una aplicación informática que ayude a optimizar la respuesta más adecuada para cada situación.

Lo mismo se podría decir de otros muchos ámbitos en los que, por el momento, todavía no ha irrumpido la informática.

En fin. Estoy con Kurzweil que, al final, el sentido del universo es generar inteligencia.

viernes, 24 de julio de 2015

Arreglarlo todo

Es un sesgo de mi personalidad del que me hice consciente no hace mucho. Fijarme en lo que no funciona bien y desear arreglarlo. Me ocurre en muchos lugares y situaciones y, a veces, el griterío de lo que no trabaja como debería, casi me ensordece.

El panorama es amplio y el catálogo de cosas susceptibles de arreglo no para de crecer. Allí tenemos, por ejemplo, los árboles torcidos que se plantaron a la entrada de Puerto Venecia y que todos los días saludan a los clientes recordándoles su lamentable discapacidad. O, en mi barrio, las heridas abiertas en el asfalto de Marqués de la Cadena por las que ya empieza a crecer la hierba. Estos agrietamientos constituyen un peligro de primer orden para los que circulamos en moto. Los árboles talados en la Plaza de la Albada y que ya no se han repuesto. Las aceras desniveladas y llenas de grietas de Miguel Asso. Los contenedores de basura al lado del Simply que, en muchas ocasiones apestan a pescado pasado. El césped (o mejor dicho su ausencia durante años) en la plaza que hay en frente al colegio La Jota...

Acorde con estos desajustes se presenta la indiferencia ciudadana por lo que no funciona como debería. Aquí ocurre como con los anuncios: ya nos hemos acostumbrado y no nos llama la atención.

El manual de cosas que deberían arreglarse bien podría ocupar más de mil páginas.

jueves, 23 de julio de 2015

Anuncios publicitarios

Supongo que lo mismo que me pasa a mi le pasará a mucha gente. Ha llegado a tal nivel la presión publicitaria en la TV que muchas veces, inadvertidamente, me paso un buen rato viendo anuncios como si tal cosa.

Cuando eso ocurre, una lucecita se enciende en mi cerebro. Y me urge a desconectar. Tan sibilinos son los anunciantes que casi están logrando que integremos sus sugerencias publicitarias en nuestro día a día.

Pues no. Hay que contraatacar. Tener el mando a mano y no dar tregua a las pesadeces. Apretar el botón y cambiar de canal. Hasta encontrar uno en la que no haya anuncios. Tiempo quedará para volver de nuevo al programa que estábamos viendo.

Con este tema debemos mantenernos muy vigilantes. Cuando los publicitarios consigan cercenar nuestra voluntad, la manipulación quedará asegurada.

miércoles, 22 de julio de 2015

¿Y cómo procedo con las avispas?

Resultado de imagen de avispasEl mismo dilema que planteaba ayer con las hormigas se repite con las avispas. Todos años por estas fechas, en la parcela de Villamayor se muestran especialmente agresivas con todo aquel que pasa cerca de sus nidos. Y casi todos años yo me llevo uno o dos picotazos.

Ayer, mi vecino de enfrente me ofreció un spray que las elimina de raíz y yo accedí -un poco contrariado- a vaporizar el veneno en el nido. Algo me decía que, también en este caso, la vida de las avispas debe ser preservada. Debe tener algún sentido y para algo deben de servir. De nuevo una mezcla de perplejidad y desazón se apoderó de mi.

Razonando con más tranquilidad pude dilucidar con más acierto la cuestión. Pensé que, en primer lugar, debo sustituir todos los tubos metálicos por otros soportes rígidos de madera porque el género véspula tiene especial querencia por las oquedades calientes. Tampoco debo pasar cerca de sus nidos en época de cría pues -con carácter general- todos los animales son muy sensibles a la defensa de su territorio cuando hay vida joven por medio. Y, finalmente, debo informarme bien sobre los usos y costumbres de las avispas y su función en la naturaleza.

Aplicando todos estos remedios, quizás pueda evitar este verano los picotazos de rigor y, de paso comprender mejor a estos himenópteros.

martes, 21 de julio de 2015

El sentido de la vida

Andaba yo por el jardín dubitativo pues no tenía claro si debía aplastar o no a  varias hormigas que se querían merendar mis uvas ¡Qué descaro! se están aprovechando de mi trabajo, decía una vocecita en mi interior. Mientras otra voz no menos vibrante aportaba el argumento contrario: ¿Cómo vas a terminar con esa maravilla, con esa obra maestra de ingeniería biológica y de organización social que es una hormiga?

El caso es que cuando ya el dedo pulgar se disponía a rematar la faena, de nuevo "voz 1" aportó un argumento de peso: Piensa en todos los eventos que han tenido que ocurrir, todas las acciones que se han tenido que desarrollar para confluir, finalmente, en esa hormiga. De momento se ha necesitado una hormiga reina que pusiera sus huevos  en el hormiguero que, con gran esfuerzo habrán preparado las obreras. Anteriormente a todo eso, a la hormiga reina la tuvo que fecundar algún "hormigo macho" para que sus huevecillos pudieran ser viables. Eso, en el caso que algún depredador, pájaro o ave de cualquier tipo no hubiera terminado antes con sus vidas. Después las obreras tuvieron que cuidar a las crías y alimentarlas y, posteriormente, ya adultas, las hormiguitas recién nacidas debieron aprender las destrezas básicas y los usos y costumbres de su colonia para realizar su trabajo de acarreo con eficiencia.

Todo ese historial, de golpe y porrazo se podía ir al garete con sólo apretar el pulgar. Así que, por esta vez, me detuve. Sin embargo la situación me dio para pensar ¡y mucho!

La vida y la muerte son consustanciales a la existencia de animales y plantas en la tierra. Continuamente aparecen y desaparecen seres vivos, muchos de ellos devorados por otros seres vivos. Y si metemos por medio las plantas (que también tienen vida) la situación no cambia a mejor. Todo lo contrario.

Todos nos estremecemos cuando vemos al león devorando viva a una cebra. Pero es el destino de los dos. Nos da pena la cebra pero ¿qué pasaría si no pudiera comer nada el león durante varias semanas?

El ser humano ha llegado hasta donde ha llegado a base de guerras, batallas cruentas y todo tipo de atrocidades. Si le diéramos al "enter" de la calculadora de matar, ¿cuál sería el número de muertes violentas en la especie humana desde sus inicios?

Todo esto enlaza con la famosa pregunta de si estamos solos en el universo. Y si en el universo hay vida en otros astros (planetas o satélites) ¿qué sentido tiene? ¿O acaso el sentido de la vida y la necesidad de su preservación es sólo un constructo humano-social?

A estas alturas no me queda claro cómo debo proceder con las hormigas que se comen mi uva.

lunes, 20 de julio de 2015

¡Es el mantenimiento, estúpido!

“¡Es la economía, estúpido!" La célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña que en 1992 le impulsó desde su modesto sillón de gobernador de Arkansas hasta el Despacho Oval de la Casa Blanca, descolocando a su contrincante republicano, George Bush, padre, que seguía volcándose en los éxitos de la política exterior estadounidense como el fin de la Guerra Fría o la Guerra del Golfo Pérsico, olvidándose de los problemas cotidianos y de las necesidades más perentorias de los ciudadanos. (Extraído de Gaindegia)

Trasladando la frase a la situación actual, lo mismo podríamos afirmar de muchos equipamientos municipales que, en su momento se inauguraron con gran boato y que ahora se marchitan debido a la dejadez y al abandono de quienes tienen la responsabilidad de asegurar su mantenimiento.

Sin ir más lejos, ayer me di un paseo por el Canal Imperial, a la altura de Torrero y en dirección La Cartuja. Lo que en su momento fue una idea brillante y un gran servicio para los ciudadanos se ha convertido en paradigma de la desidia  y el olvido. La mayoría de las arquetas de la luz no tienen  tapa, los árboles jóvenes a punto de secarse, los paneles informativos inutilizados. El mantenimiento brilla por su ausencia.

No es el único caso que he visto. Ocurre también en otras ciudades y en muchos pueblos. Se inauguran servicios públicos pero se cae en el error de no revisarlos periódicamente. Quizás sea algo atávico del carácter español. O falta de sensibilidad y de pensar en los demás. No estaría de más que la nueva corporación municipal tomara nota de este hecho. Si proceden de forma responsable, los ciudadanos sabremos reconocerlo.
Así difícilmente podremos regar en condiciones


Imposible enterarse del panel informativo

Esta indicación me parte el corazón

La emprendieron a perdigonadas con el cartel

La falta de riego hace mella en los árboles jóvenes

En lugar de tapas de las arquetas ahora tenemos palets

Un paseo bien bonito pero abrasado por el solito



domingo, 19 de julio de 2015

Mis ancestros


A base de explicar el tema de la evolución humana en las clases de Psicología me fui haciendo consciente de la nimiedad que supone una vida comparada con toda la trayectoria que lleva la humanidad desde sus comienzos. De hecho, si me pongo a rebobinar, el recuerdo que guardo de mis antepasados es bastante exiguo. Recuerdo con claridad a mis abuelos paternos y maternos y sus hechos e imágenes todavía están presentes en mí.

Pero ya no conocí a mis bisabuelos. Las referencias que tengo de ellos son muy vagas y además filtradas por el tamiz explicativo de mis padres. De los tatarabuelos ya no queda memoria alguna, salvo su nombre, recuperado de los archivos del ayuntamiento.

Si continúo el conteo hacia atrás los parentescos cada vez se difuminan más ¿Quién fue el tatarabuelo de mi tatarabuelo y cómo vivió su vida? Una enorme laguna de ignorancia cubre la sucesión, el encadenamiento de mis ancestros.

A veces me da por pensar que, dentro de 300 años, si mis hijas y sus hijos y los hijos de sus hijos, etc. tienen descendientes, habrá alguno que, picado por la curiosidad, le echará un vistazo a la Internet del futuro y se podrá asomar a cómo pensaba, qué hacía y qué le preocupaba a su tatatatarabuelo José Luis Pueyo.

Desde aquí le mando un saludo y el deseo de que sea feliz, viva la vida con intensidad y compruebe por sí mismo o misma las cosas. Todos nos juntaremos en la sopa de átomos que se formará cuando nuestro universo termine su recorrido.

sábado, 18 de julio de 2015

Investigación y Ciencia

Ha sido el mejor regalo que me pudieron hacer para mi 59 cumpleaños: una suscripción a la revista Investigación y Ciencia. Era "vox populi" en la familia que, hasta entonces, había estado leyéndola de tapadillo en el VIPS de la Plaza Aragón y se resolvió que, dado mi interés por todas estas temáticas, lo deseable era que pudiera leerla y saborearla con tranquilidad en casa.

Así ha sido desde entonces y cada comienzo de mes reviso ansioso el buzón para ver si ha llegado la revista. Allí aparecen las investigaciones más punteras en los distintos campos de la ciencia, los avances más novedosos, lo último sobre física de partículas y computación. Nada se escapa a la vista de los redactores en español de la Scientific American.

La mayoría de los artículos me dejan alucinado y me hacen vislumbrar con más nitidez el vibrante futuro que nos espera. En muchas ocasiones los artículos superan con mucho mi nivel de comprensión. Pero no me importa, me consuelo pensando que, por lo menos me entero de lo básico de las investigaciones.

En el número de julio hablan, entre otras cosas, de la misteriosa física de los gluones, de la era de los tiranosaurios y del fin de la ley de Moore. Ninguno de ellos tiene desperdicio.

También es cierto que la ciencia puntera brilla más en otros países que en España. Sin duda nuestro particular itinerario histórico y el peso de la religión no han sido ajenos a este hecho. Cuando Einstein formuló su teoría de la relatividad, allá por 1920, en mi pueblo la gente de campo calzaba albarcas y las misas y rosarios constituían la principal ocupación de los vecinos de la localidad. Allá por 1967, yo y mis amigos monaguillos entonábamos "ad tertian" en latín y jugábamos al guá en la plaza. El firmamento, en esa época, se componía únicamente de las estrellas y los 9 planetas del sistema solar más la luna. Nunca oímos nada de la inflación cósmica. Nunca conocimos a nadie que pudiera hablarnos de estas cuestiones.

viernes, 17 de julio de 2015

Disfrutar haciendo sólo una cosa

Repaso mi vida y constato que casi siempre he estado metido en, al menos, dos faenas importantes: de joven, trabajar por la mañana, estudiar por la tarde y, durante alguna temporada, hacer teatro por la noche. De más mayor,  trabajar de maestro y estudiar para sacarme la licenciatura. Más adelante trabajar de profesor y planificar y dirigir salidas con personas mayores. Dirigir una academia y una empresa de extraescolares...

Por eso no es de extrañar que siempre haya sentido como una urgencia, un impulso por aprovechar al máximo el tiempo y acortar -todo lo posible- los períodos que yo consideraba perdidos por no estar dedicados a alguna de las dos tareas principales: desplazamientos, conversaciones sin interés, esperas en colas, mantenimiento básico del hogar, tareas domésticas, etc.

Ahora con la jubilación, un nuevo universo se ha abierto para mí. Por fin me he liberado de esa incómoda sensación de no estar aprovechando las horas. El paradigma ha cambiado. Ya no es necesario que me apresure con el fin de disponer de tiempo para lo importante. Ahora puedo disfrutar incluso perdiéndolo.

jueves, 16 de julio de 2015

Riego


Sol, agua y nutrientes. No necesitan más. Las plantas son tan agradecidas que sus requerimientos son mínimos. Bueno, también viene bien quitar las malas hierbas, evitar las plagas y tratarlas con cariño. Estos otros requisitos contribuyen a redondean la labor.

Dado que sol tenemos de sobra, el agua es la base fundamental para disponer de plantas fuertes y vigorosas. Y yo aún diría mas. Si el agua es a presión, podremos afinar la administración del líquido elemento mucho mejor.

Por eso los regadíos han sido tan importantes en Aragón. Las tierras no son de excelente calidad pero si se dispone de water podemos criar de todo.

Ahora que aprieta el calor, todavía se magnifica mucho más lo imprescindible que es el agua para mantener los vegetales con vida.

Y mientras tanto, bienvenidos sean los anuncios de recuperar la huerta zaragozana, de volver un poco a los orígenes. Los melones de Chile, la fruta de Argentina, los tomates de Swazilandia, no saben como los de la tierra.

miércoles, 15 de julio de 2015

Esperando al navarro

Es lo bueno que tiene Internet. Tú necesitas algo y lo buscas en la red. Seguro que acabarás encontrando lo que necesitas.

Tal ha sido mi experiencia con la adquisición de dos depósitos de mil litros cada uno para contener agua. Todo ha sido muy rápido. Buscar en milanuncios, contactar con el ofertante y quedar para recibir la mercancía.

Al final los depósitos venían de Navarra. Y el vendedor ha sido formal. La cita era en la propia carretera y allí ha acudido puntual para descargar el producto. No ha habido que esperar mucho.

La red de redes ha revolucionado para siempre la forma de investigar y adquirir cualquier producto o servicio. Y, además a nivel mundial. Ya no es extraño encargar directamente artículos desde China o cualquier otro país ¡Un mundo de oportunidades para los que saben moverse por la web!

martes, 14 de julio de 2015

Todos a inspeccionar

Vuelvo ahora de pasar la ITV de mi -ya viejo- Hyundai. Como manda el protocolo, he tenido que pasar por la cadena de revisiones: carrocería y chasis, acondicionamiento interior, alumbrado y señalización, emisiones contaminantes, frenos, dirección, ejes, ruedas y neumáticos, motor y transmisión y otros. Cuando ha terminado todo el proceso he respirado aliviado. Nunca se sabe si el vehículo puede tener algún defecto grave.

Y ahora en casa, repaso el historial de revisiones. Al principio no se encontraba defecto alguno pero, con el paso del tiempo, los defectos leves hicieron su aparición: defectos de estado superficiales en carrocería (óxidos, perforaciones, desperfectos), en la placa de matrícula, en la batería, en las fuerzas de frenado...

He pensado que no sería mala idea aprovechar la revisión del automóvil para -en el mismo pack- que también se hiciera una revisión del conductor. De momento no creo tener defectos graves, pero los leves, con el tiempo, también van apareciendo: pérdida de cabello, malas digestiones, molestias en las articulaciones, toses inoportunas...

A diferencia de los coches, de momento no podemos proveernos de piezas humanas de repuesto en ninguna tienda especializada y menos aún incorporarlas con facilidad a nuestro propio organismo. Pero con el tiempo todo se andará.

A lo mejor se hace realidad mi idea de pasar la revisión conjunta vehículo-conductor.

El aire acondicionado

Ya es un elemento insustituible en muchos hogares. Y con las temperaturas que se van anunciando, pues todavía se hace más imprescindible. Llega el verano, conectamos el aire y aquí todos tan fresquitos.

Intuyo que se trata de una solución artificial que también nos exige contraprestaciones. El frío se obtiene a base de que giren motores movidos por la fuerza eléctrica. Y el calor que se saca de las casas, se traslada al medio ambiente incrementando la sensación de axfisia.

Para mi gusto la mejor manera de combatir el calor es la típica casa del pueblo de gruesas paredes y climatización natural en su interior. No se necesitan motores ni aparatos. El aislamiento viene del siglo XIX. La solución más ecológica.

lunes, 13 de julio de 2015

Macetas

En época estival hay que cuidar especialmente las macetas. Atento a sus necesidades valoro si el riego es suficiente, si hay que protegerlas del sol, si hay que abonar o si hay que trasplantar.

Reconozco que la vida de una planta, constreñida en una maceta es bastante artificial. Pero al mismo tiempo estaremos de acuerdo que este formato es una estupenda vía para tener en casa, en poco espacio una representación de la madre Natura.

Y el paralelismo con las personas también lo veo -salvando las distancias- muy claro. Si la planta tiene luz, agua y nutrientes en las cantidades adecuadas, su crecimiento y vigor están asegurados. Hay que tener mucho cuidado con las plagas y las enfermedades. Asímismo podemos añadir una pizquita de cariño y de paciencia que seguro van a contribuir a una mejor salud vegetal.

Pero, en todo caso, la tendencia de la maceta es a crecer y también a reproducirse. Eso es inevitable.

Muchas veces me dan ganas de liberar a algunas de mis plantas enmacetadas para que vuelvan a su estado natural. Pero finalmente las retengo conmigo. Trato de que su vida en forzada cautividad sea lo más liviana posible.

sábado, 4 de julio de 2015

¿Estamos solos?

Lo dice de forma magistral el profesor Brian Cox: "There are questions to which knowing the answer would have a profound cultural effect. The question of our solitude is one. Are we alone in the universe-yes or no? One of these is true."

Resultado de imagen de vida extraterrestreBueno, pues parece que según lo que se va averiguando, de momento, los ladrillos básicos de la vida, los componentes orgánicos que están en la base de los aminoácidos son ubicuos por el universo. Y cada día se incrementa el número de planetas extrasolares con posibilidad de albergar agua en estado líquido que, como se sabe, es la base principal de la vida. Los últimos descubrimientos del telescopio espacial Kepler así lo confirman.

Por tanto, más que una respuesta sí o no a la pregunta de Brian Cox (que con muchas posibilidades debería ser que no, que no estamos solos) el tema es cuestión de tiempo. De manera que la pregunta quedaría transformada en "How many time do we wait to know about other creatures".

Hasta que no se refine la precisión de los nuevos telescopios espaciales y mientras no se descubran nuevas fórmulas de viajar con más velocidad por el espacio, la respuesta se hará de esperar.

Pero apostaría que mis nietos sabrán la contestación.

viernes, 3 de julio de 2015

El whatsapp


No cabe duda que los medios de comunicación instantáneos tipo whatsapp han constituido una revolución de las comunicaciones. En mi familia todos lo usamos con profusión. Nos permite interaccionar de forma inmediata con nuestros familiares, amigos y conocidos. Es genial.

Pero al igual que otro tipo de recursos que utilizamos por Internet, todo cuanto decimos y explicamos por esta vía queda, definitivamente, grabado y archivado. Es lo que tiene el mundo digital. Todo queda configurado en base a ceros y unos. A diferencia del mundo analógico, aquí los matices quedan desdibujados.

Y lo que escribí en un momento de nerviosismo, de enfado, de abatimiento, o de excesiva excitación, allí queda escrito y guardado con sus puntos y sus comas. Para bien y para mal.

Yo creo que se acerca el día -ya avanzado en un capítulo de Black Mirror: "The entire history of you- en el que la vida entera de las personas podrá ser grabada, registrada y recuperada al instante en el punto que se desee.

jueves, 2 de julio de 2015

Las redes sociales

Que los humanos somos seres sociales es un hecho sabido desde siempre. Nos gusta relacionarnos con los demás, agruparnos por intereses de todo tipo, sentirnos miembros de algún grupo... Tenemos necesidad de afiliación.

Y los medios informáticos con Internet a la cabeza, no han hecho otra cosa que potenciar esa inclinación natural hasta límites casi extravagantes. Lejos quedan aquellos tiempos en los que los ordenadores eran poco más que potentes máquinas de cálculo. Ahora la computación se utiliza para poner en contacto y relacionar a las personas con mucha más intensidad que antaño. Y cada dos años, siguiendo la ley de Moore, la capacidad de cómputo se duplica...

Este enorme potencial, sin embargo, también puede contribuir a empeorar las cosas: el exceso de contactos, de cuentas abiertas, de redes en las que cada cual estamos inscritos se están configurando como enormes sumideros de tiempo por el que van discurriendo muchas horas de nuestro devenir.

Ahora que ya vamos teniendo una visión global de este ajetreado mundillo, procede -me parece a mí- reconsiderar el sentido y la utilidad de estar inscrito en tal maraña de avisos, convocatorias, citas, eventos y demás. Es tiempo de repensarlo todo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Las celebraciones

Todas las celebraciones constituyen una estupenda ocasión para sentirnos parte de un grupo más amplio y conmemorar algún evento.

Aquí, en España, debido a aspectos históricos y culturales de nuestro país, las celebraciones se han focalizado, sobre todo en festividades religiosas. De tal manera que asumimos con naturalidad que el 12 de octubre se celebre El Pilar o que el 25 de diciembre sea Navidad. Y otras muchas fechas relacionadas con hechos religiosos.

Mi periplo por los días internacionales de la ONU hizo que fuera consciente de que hay muchos y variados motivos de celebración y también que relativizara la importancia de las fiestas de siempre.

Lo digo porque, para mí, un día importante de celebración va a ser el día 14 de julio. Celebraré que la nave New Horizons alcanza su máxima aproximación a Plutón. Celebraré el ingenio humano y el increíble desarrollo de la exploración espacial. Celebraré que tenga la fortuna de ver increíbles imágenes del último de los planetas del sistema solar.Y finalmente celebraré que me haya hecho consciente de la cantidad de eventos que pueden celebrarse.