martes, 28 de julio de 2015

Granja galáctica


Esta mañana he estado "radiendo" hierba en un pequeño terreno al lado del colmenar. De nuevo esa sencilla operación ha provocado en mí una cadena de reflexiones, todas ellas relacionadas con la vida... y con la muerte.

En primer lugar, el hecho sencillo de cortar de raíz la hierba, supone privar a ese vegetal de la vida, aunque la finalidad de la operación sea loable. Yo lo he hecho con toda naturalidad, pero pensando que, al fin y al cabo, iba terminando con la natural disposición de la hierba a crecer y extenderse, es decir, a multiplicarse.

No he sentido remordimientos de conciencia. La hierba es un vegetal y los vegetales, de momento, no pueden comunicar su estado de ánimo a los humanos. Tanto la hierba como los homo sapiens somos producto de la evolución y el ser más inteligente se aprovecha de su superioridad.

Así que, puestos a pensar y enlazando con lo que venía diciendo en otras entradas, me imagino un lejano planeta con vida inteligente muy muy avanzada, en el que están al tanto de cómo se va desarrollando la vida en la Tierra. Imaginad también que a esos seres les gustan los humanos, es decir, que somos un bocado exquisito para ellos. La tierra sería su granja y los hombres y mujeres sus reses.
E imaginad, finalmente, que su expectativa de vida supera lo que aquí podemos suponer. Estaríamos hablando de miles o millones de años.

¿No cabría entonces la posibilidad que, al igual que yo he hecho con la hierba, cuando ellos consideren que ya estamos maduros caigan sobre nosotros y nos devoren directamente o bien, seamos cocinados por algún chef importante especialista en sapiens?

Amigos míos, a la luz de lo que se va descubriendo, yo ya creo posible cualquier cosa.

2 comentarios:

  1. Saludos desde Zaragoza, José Luís, sigo todas tus entradas con curiosidad, porque continuamente nos sorprendes con tus reflexiones y observancias. Veo que tienes la mente muy despierta en esta etapa de tiempo libre. Disfruta. Un abrazo de Javier.

    ResponderEliminar
  2. Saludos, Javier. Ahora voy a leer tu nueva entrada.

    ResponderEliminar