jueves, 16 de julio de 2015

Riego


Sol, agua y nutrientes. No necesitan más. Las plantas son tan agradecidas que sus requerimientos son mínimos. Bueno, también viene bien quitar las malas hierbas, evitar las plagas y tratarlas con cariño. Estos otros requisitos contribuyen a redondean la labor.

Dado que sol tenemos de sobra, el agua es la base fundamental para disponer de plantas fuertes y vigorosas. Y yo aún diría mas. Si el agua es a presión, podremos afinar la administración del líquido elemento mucho mejor.

Por eso los regadíos han sido tan importantes en Aragón. Las tierras no son de excelente calidad pero si se dispone de water podemos criar de todo.

Ahora que aprieta el calor, todavía se magnifica mucho más lo imprescindible que es el agua para mantener los vegetales con vida.

Y mientras tanto, bienvenidos sean los anuncios de recuperar la huerta zaragozana, de volver un poco a los orígenes. Los melones de Chile, la fruta de Argentina, los tomates de Swazilandia, no saben como los de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario