lunes, 20 de julio de 2015

¡Es el mantenimiento, estúpido!

“¡Es la economía, estúpido!" La célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña que en 1992 le impulsó desde su modesto sillón de gobernador de Arkansas hasta el Despacho Oval de la Casa Blanca, descolocando a su contrincante republicano, George Bush, padre, que seguía volcándose en los éxitos de la política exterior estadounidense como el fin de la Guerra Fría o la Guerra del Golfo Pérsico, olvidándose de los problemas cotidianos y de las necesidades más perentorias de los ciudadanos. (Extraído de Gaindegia)

Trasladando la frase a la situación actual, lo mismo podríamos afirmar de muchos equipamientos municipales que, en su momento se inauguraron con gran boato y que ahora se marchitan debido a la dejadez y al abandono de quienes tienen la responsabilidad de asegurar su mantenimiento.

Sin ir más lejos, ayer me di un paseo por el Canal Imperial, a la altura de Torrero y en dirección La Cartuja. Lo que en su momento fue una idea brillante y un gran servicio para los ciudadanos se ha convertido en paradigma de la desidia  y el olvido. La mayoría de las arquetas de la luz no tienen  tapa, los árboles jóvenes a punto de secarse, los paneles informativos inutilizados. El mantenimiento brilla por su ausencia.

No es el único caso que he visto. Ocurre también en otras ciudades y en muchos pueblos. Se inauguran servicios públicos pero se cae en el error de no revisarlos periódicamente. Quizás sea algo atávico del carácter español. O falta de sensibilidad y de pensar en los demás. No estaría de más que la nueva corporación municipal tomara nota de este hecho. Si proceden de forma responsable, los ciudadanos sabremos reconocerlo.
Así difícilmente podremos regar en condiciones


Imposible enterarse del panel informativo

Esta indicación me parte el corazón

La emprendieron a perdigonadas con el cartel

La falta de riego hace mella en los árboles jóvenes

En lugar de tapas de las arquetas ahora tenemos palets

Un paseo bien bonito pero abrasado por el solito



No hay comentarios:

Publicar un comentario