viernes, 27 de octubre de 2017

El "procés" como espectáculo

Es indudable que Antonio García Ferreras ha inaugurado una nueva forma de hacer televisión, de informar a la población, de contar lo que ocurre en el mundo de la política. Prueba de ello es la cantidad de programas "clones" que inmediatamente han surgido en otras televisiones y el tiempo que dedican a ello.

Y también es una evidencia que las llamadas "redes sociales" se han constituido en un actor de primer orden en lo concerniente a trasladar la opinión de los ciudadanos a la red global.

La proliferación de programas de actualidad política y de tertulianos comentando todos los detalles de lo que va ocurriendo han generado una avalancha de noticias e informaciones que se retroalimentan entre sí para dar lugar a nuevas noticias y nuevos comentarios todo ello con la finalidad de mantener la atención del público durante el mayor tiempo posible.

Y lo cierto es que lo ha logrado. Han conseguido que los espectadores estemos dejando de un lado otras informaciones para incrementar nuestra expectación sobre lo que está pasando en Cataluña.

El estilo informativo de todos estos programas se ha ido transformando progresivamente hasta configurarse como un auténtico espectáculo. Con tertulianos que cada vez se parecen más a actores o cantantes famosos. Con noticias que siempre son "de última hora". Con transmisiones en directo que trasladan casi hasta cuando los dirigentes van al baño.

La mayoría de las informaciones van precedidas de la palabra "atención". Las conexiones ya son siempre múltiples. Todo vale con tal de que la fiesta no se detenga.

Los ciudadanos de a pie estamos tan inmersos en este circo mediático que ya casi se nos ha olvidado lo importante que es el debate entre nosotros, el contraste de pareceres o la organización de nuestras propias ideas al respecto. Mucho me temo que todavía tenemos Cataluña para unos cuantos meses. ¡¡¡La función debe continuar!!!

viernes, 20 de octubre de 2017

Semillas

Hasta que no tuve una cierta edad no tomé conciencia del proceso que seguía una semilla desde que se planta, comienza a salir la raíz, las primeras hojitas, el desarrollo más completo, etc.

Francamente, la cosa no me había preocupado mucho hasta entonces. La niñez y posterior juventud estaban tan plenas de cosas interesantes y tantas novedades, que el mundo de las semillas me había pasado por completo inadvertido.


Alguien me dio una plántula de cáctus y recuerdo que, al hacerme cargo de ella y cuidarla día tras día, pues llegó el momento en el que salió la simiente y eso me llamó mucho la atención y me intrigó.

Con posterioridad fui tomando conciencia del despliegue que realiza la naturaleza en todos sus ámbitos para asegurar la reproducción de las especies; su supervivencia.

Y es ahora en otoño cuando en el reino vegetal se vuelve a repetir el ciclo. Por estas fechas, los árboles sueltan sus semillas y tratan de dispersarlas al máximo en un esfuerzo ímprobo por lograr su multiplicación.


Quizás en la ciudad la cosa es más llamativa porque ese ciclo natural se da de bruces en muchas ocasiones con las baldosas o el hormigón del suelo. Imposible reproducirse en tales condiciones.

Y allí quedan las aceras, las plazas y las avenidas llenas de candidatos a nuevas plantas que nunca podrán conseguir su objetivo.

La abundancia de simiente no deja de sorprenderme y el esfuerzo que realizan las plantas también es digno de señalar. Todo está organizado para la máxima difusión de las especies.


Y luego tenemos el misterio de la reproducción. Cada semilla lleva en sí la potencialidad de convertirse en un nuevo espécimen. Todo está diseñado de tal manera que -si se dan las condiciones adecuadas- la maquinaria biológica se pone en marcha y el proceso para generar un nuevo individuo se desencadena de inmediato.

Tengo un amigo al que le encanta plantar semillas para ver cómo se desarrollan, cuidarlas y luego trasplantarlas en el monte. A mi me ocurre lo mismo. Según me voy haciendo mayor disfruto mucho más al contribuir al desarrollo de las plántulas y su posterior propagación.

Señores: me descubro ante la magnificencia de la naturaleza. Hasta ahora a pesar de los sonoros avances en todos los ámbitos de la ciencia, que yo sepa, el ser humano no ha sido capaz de fabricar un gérmen artificial que se parezca si quiera a cualquier humilde semilla que estos días podamos recoger por el suelo.

viernes, 13 de octubre de 2017

Intrahistoria personal

En la entrada del pasado viernes hablaba de lo que -hipotéticamente- pudieron ser las palabras pronunciadas por Dña Talesa desde las almenas del castillo de Uncastillo. Lo que aquella mujer pudo decir y más lo que pudo en su momento rubricar es lo que luego ha quedado registrado, lo que se tiene en cuenta a la hora de valorar la dimensión histórica del personaje. Digamos que es Lo Visible. Lo que no quedó velado para los demás.
Sin embargo nada ha podido registrarse de los pensamientos más íntimos, de las elucubraciones, los miedos, los deseos y los razonamientos más profundos del personaje que comento.

No sólo de ella, sino también de todos y cada uno de nosotros. Cada cual lleva consigo su intrahistoria personal. Sólo el interesado -o la interesada- la conoce. Le pertenece en su totalidad y forma parte del global de la persona.

En esa charla que continuamente estamos manteniendo con nosotros mismos aparecen con frecuencia nuestros deseos más ocultos, nuestras ilusiones, nuestros temores, nuestra conformidad o disconformidad con cómo suceden las cosas...

También pertenece a la intrahistoria de cada uno el mundo de los sueños, la gestión de su sexualidad, los deseos y anhelos llevados a buen término y los reprimidos, los amores que fueron y los que pudieron ser, las amistades y los desencuentros, el repaso de lo que ha sido la propia vida y de lo que hubiéramos querido que fuera. Los recuerdos más impactantes y las ensoñaciones más deseadas... 

La intrahistoria personal -si pudiera escribirse- no tomaría forma de libro sino de una sinfonía más o menos afinada dependiendo de cómo el sujeto haya procesado su devenir vital. 

viernes, 6 de octubre de 2017

¡Qué vería Doña Talesa?

Incluyo en esta entrada algunas fotos que he tomado recientemente desde las almenas del castillo de Uncastillo. Al tomarlas me acordé de Doña Talesa, la esposa de Gastón de Bearn.

Seguramente -me dije- en más de una ocasión se asomaría la tenente del castillo por estos salientes para contemplar el entorno. No digamos nada si el día estaba bueno. Muy probablemente lo haría alguna vez en el mes de septiembre, cuando la climatología acompaña ¿Que pensamientos discurrirían por su mente? Intentemos hacer historia ficción...

¡Ven, Giscarda! ¡Mira que bonita está la vega! Hoy el día luce espléndido. Qué te parece si nos subimos a la ermita a rezarle a la virgen de Sarrance -Nuestra Señora de la Piedra- a la que tu padre tenía tanta devoción...





















También podríamos pasarnos por los huertos del Riguel. Los aldeanos nos obsequiarán con granadas, membrillos y almendras. Llevaremos varios criados para que recojan los frutos. Le podríamos decir a tu hermano Céntulo que nos acompañe...


¡Qué laboriosos son los judíos! Han construido un puente cerca del cementerio en un plis plas ¿Los ves allá abajo, hija? Llama a tu hermana Néstula. Esta vista le encantará...


Allá a lo lejos se vislumbra el camino a Malpica de Arba ¿Recuerdas cuando estuvimos? !Tres horas de camino ni más ni menos! (La torre octogonal no estaba entonces construida)


Desde aquí puedes ver la iglesia de San Felices. Allí vamos a menudo a oír misa. Por el pasadizo subterráneo se llega en un momento...



¿Ves las iglesias de San Juan y Santa María? Recuerda que nuestro valedor el gran rey Alfonso I le concedió esta última a tu padre.




Allá abajo puedes ver la chimenea del viejo castillo enterrado ¿Qué llevaría a nuestros ancestros a tomar tal decisión? Sobretodo no te acerques al pozo!!!

REFLEXIÓN

Desgraciadamente las crónicas de la historia nada dicen sobre la gente del pueblo, los artesanos, agricultores y trabajadores que compartieron su devenir con Doña Talesa. Sólo de los prohombres y mujeres ha quedado recuerdo escrito.

Una pena que no seamos capaces de rememorar ni siquiera alguna frase que pudieran haber  intercambiado la gente de a pie -los villanos-con sus vecinos.

¡Qué no daría yo por poder viajar al pasado por unas horas y poder  contemplar lo que se cocía por allí un mes de septiembre de, por ejemplo, el año 1132!