viernes, 28 de octubre de 2016

¿A dónde vamos?

Tal como pintan las cosas, todo parece encaminarse hacia una paulatina colonización planetaria por parte de la especie humana.

En los últimos días, los medios de comunicación no han parado de servirnos noticias sobre la futura conquista de Marte. Las naciones con poderío económico y potencial tecnológico ya han previsto fechas para el próximo gran paso: colocar astronautas en el planeta rojo y luego devolverlos vivitos a la tierra. Yo creo que es sólo una cuestión de tiempo. Los desarrollos tecnológicos ya están suficientemente maduros como para pensar en la aventura como algo viable.

Demostrada ha quedado la capacidad de la humanidad para permanecer de forma viable y segura en el espacio. Las estancias en la Estación Espacial Internacional dan buena fe de ello. Por tanto la tecnología ya la tenemos. Ahora queda el desarrollo de un desafío más complejo, pero todo es cuestión de tiempo.

Me atrevo a aventurar que en un futuro no muy lejano, la humanidad también colonizará otros planetas de nuestro sistema solar. Y en cuanto las técnicas de terraformación estén más asentadas, nuevos planetas se sumarán -sin duda- a la lista de lugares potencialmente habitables por el hombre.

Así pues, amigos, la tercera pregunta que alude a dónde vamos, también -creo yo- se puede contestar.

Estamos destinados a colonizar otros planetas y -quién sabe- si con el trascurso de los años, también se emprenderá la aventura de abordar la galaxia entera.

En qué momento estableceremos contacto con otras formas de vida alienígenas es algo que todavía está por ver. Pero me aventuraría a hipotetizar que será antes de que pasen 100 años más.

viernes, 14 de octubre de 2016

¿Quiénes somos?

También para esta pregunta hay cumplida respuesta. No todos los tramos de nuestro recorrido están resueltos en su totalidad. Y sobretodo, queda por resolver la enrevesada cuestión de la conciencia, que es algo peliagudo. Ahí va mi particular explicación:

2.- ¿Quiénes somos?

Los seres humanos representamos un escalón (yo creo que no el último) de lo que ha sido la evolución de la vida en la tierra.

En la entrada anterior ya teníamos casi formado nuestro planeta así es que, con el paso inexorable del tiempo el bombardeo de cometas y asteroides fue configurando poco a poco su habitabilidad. Sobretodo es de resaltar la presencia de agua líquida, elemento básico para la emergencia de la vida tal como la conocemos en la tierra. y por supuesto, del sol como fuente de energía.

Los cometas son ricos en materias orgánicas y muchos asteroides también. Es muy probable que aportaran los ladrillos básicos de la vida en esos primeros momentos.

Con posterioridad, el paso de los años propició que algunos elementos químicos quedaran agrupados y protegidos por una capa externa. Fue el comienzo de la primera célula. A partir de allí, también después de millones de años, algunas células consiguieron agruparse y también especializarse, dando lugar a las primeras bacterias. A su vez las bacterias también se agruparon en organismos más complejos para generar -mediante simbiosis- los primeros seres simples especializados en diferentes funciones. Estos seres también establecieron sucesivas alianzas para crear estructuras cada vez más complejas.

Sólo hace falta tiempo (y de eso va sobrado el universo) para ir generando organismos de todo tipo.

Hubo explosiones de vida (como la del período Cámbrico hace unos 500 millones de años) en las que la naturaleza ensayó una enorme variación de seres vivos. También hubo extinciones masivas (hasta 5 según los expertos) en las que desaparecieron millones de seres y otros muchos aprovecharon para medrar.

Al final, las carambolas de generación y extinción de vida favorecieron, entre otros seres a los mamíferos que fueron los que, finalmente condujeron a la aparición de los homínidos y, finalmente al homo sapiens sapiens (nosotros).

Ya sé amigos que esta es una explicación burda y que una simple consulta a la Wikipedia aporta infinitos datos más rigurosos.

Pero con estas líneas quiero señalar el asombro que me produce el hecho de atisbar una explicación tan compleja como rigurosa de lo que ha sido nuestra génesis.

Muchos son los tratados que abordan estas temáticas. Pero para mi gusto pocos tan esclarecedores como el libro de Lynn Margulis y Dorion Sagan "Microcosmos". Si os gusta este tema y disponéis de tiempo, os lo recomiendo. Yo ya me he propuesto hacer una segunda lectura tomando notas para poder disfrutar de enorme placer de ahondar en el conocimiento de las cosas.

viernes, 7 de octubre de 2016

Cada vez sabemos más de dónde venimos y adónde vamos (I)


Sí, amigos. La famosa frase "¿Quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos?" Esa frase que parecía encerrar un misterio irresoluble al que difícilmente podría darse una respuesta, poco a poco va camino de convertirse en algo así como un crucigrama prácticamente resuelto.

Las noticias que nos llegan de las conclusiones de la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, han contribuido, si cabe, un poco más a aclarar la cuestión. Un aficionadillo como yo, lo describiría de la siguiente manera:

1.- ¿De dónde venimos?

Por lo que se va averiguando, todo comenzó con el big bang hace unos 13.800 millones de años (millón arriba, millón abajo). La manera cómo un punto de tamaño infinitesimal dio origen al gas más abundante en el universo (el hidrógeno) y cómo se generó el polvo espacial está ya perfectamente explicada, aunque sólo los expertos son capaces de detallarlo con precisión. A partir de allí, la fuerza de la gravedad se encargó de agrupar las enormes nubes de polvo y gas hasta que la presión en el centro de esas nubes sirvió para encender el horno nuclear de las estrellas.

En el caso de nuestro sistema solar, probablemente, también intervinieron materiales resultantes de la explosión de otras estrellas formadas con anterioridad. En todo caso, además de agruparse material en el centro -origen de nuestro sol- también se formó un disco protoplanetario en el que poco a poco, el polvo se fue agrupando por la fuerza de la gravedad y esas pequeñas agrupaciones también se unieron entre ellas por el mismo motivo dando lugar con el paso de muchos millones de años a los protoplanetas.

Posteriormente se produjo una especie de "billar cósmico" por el que los protoplanetas fueron bombardeados por cometas y asteroides e incluso, algunos de ellos -como Júpiter- modificaron en ocasiones su órbita hasta quedar anclado en la órbita actual. Se especula de algún otro planeta que fue expulsado del sistema solar y también se sabe que un cuerpo del tamaño de Marte impactó contra la tierra dando lugar a la Luna.

A grandes rasgos este es el panorama que yo he podido captar de cómo se formó la tierra. Evidentemente el análisis "fino" de todo el proceso es mucho más complejo, pero lo importante es que ya se tiene un conocimiento bastante detallado de cómo se formó nuestro planeta. Una vez que ya tenemos la "vivienda", veremos también cómo se hizo habitable. Pero eso, amigos lo comentaremos en la próxima entrada. Daremos así cumplida respuesta a la intrigante pregunta que parecía no tener contestación.