jueves, 23 de julio de 2015

Anuncios publicitarios

Supongo que lo mismo que me pasa a mi le pasará a mucha gente. Ha llegado a tal nivel la presión publicitaria en la TV que muchas veces, inadvertidamente, me paso un buen rato viendo anuncios como si tal cosa.

Cuando eso ocurre, una lucecita se enciende en mi cerebro. Y me urge a desconectar. Tan sibilinos son los anunciantes que casi están logrando que integremos sus sugerencias publicitarias en nuestro día a día.

Pues no. Hay que contraatacar. Tener el mando a mano y no dar tregua a las pesadeces. Apretar el botón y cambiar de canal. Hasta encontrar uno en la que no haya anuncios. Tiempo quedará para volver de nuevo al programa que estábamos viendo.

Con este tema debemos mantenernos muy vigilantes. Cuando los publicitarios consigan cercenar nuestra voluntad, la manipulación quedará asegurada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario