viernes, 8 de marzo de 2019

¡Otra tanda de notas!

"El maestro logra más y más al hacer menos y menos
 hasta que logra todo al hacer nada." 
Laozi, Tao Te Ching


Mi mujer me dice que estoy un poco chiflado; que no conoce a nadie que vaya recogiendo notas escritas por la calle y que los dichosos papelitos pueden llegar a contener bacterias que acabarán contagiándome algo.

Sin embargo yo tengo la sensación de ser un adelantado de la sociedad. Una especie de guardián de las cápsulas de tiempo. Un cronista cibernético de nuestra época y, sobretodo, un sentimental de la escritura a mano; de la caligrafía.

La técnica va, poco a poco, arrinconando a los calígrafos. Primero fue el correo electrónico el que uniformó el tipo de letra; después el WhatsApp generalizó -y estandarizó- la comunicación mediante iconos. Finalmente Google le ha dado la puntilla a la escritura manual consiguiendo trasladar la voz a texto con una precisión pasmosa.

Pero... ¿qué queréis que os diga? yo me veo como un sentimental; como alguien que recuerda tardes enteras dedicadas a pulir la letra con los cuadernos "Rubio"; como el penúltimo representante de una estirpe que, en la niñez, llegó a usar la plumilla, la tinta y el tintero. También a redactar cartas a diestro y siniestro: a mis padres, a mis abuelos, a los amigos...

Así que dejadme que a través de las notas que me encuentro por la calle, rinda un homenaje a los "resistentes" que todavía tiran de papel de libreta y de boli.

Y permitidme también que haga mis pinitos sociológicos con el contenido de los boletos. Lo que se escribe para recordar algo y luego se tira, refleja muy bien el pulso de la sociedad y, de paso, nos sirve para conocer de primera mano en qué ocupa su tiempo la gente.

Creedme; en unas generaciones ya nadie encontrará notas manuscritas por la calle.

Todo un clásico: la lista de la compra y encima escrita en post it
Otra nota bastante habitual: cita con el dentista

La tradicional "chuleta" no puede faltar por los alrededores del instituto

Alguien perdió unas llaves

Canciones de ayer y hoy. Habrá que volverlas a escuchar

Más canciones. Reverso de la nota anterior

Detalle de vivienda a la venta


1 comentario:

  1. Pues sí, yo también soy un sentimental en el uso de la escritura y la pluma estilográfica. Mi cuaderno y mi libreta de alambre siempre están conmigo, porque su uso refleja el gran recogimiento que transmite el escribir, dende tiempos inmemoriales.
    Después queda tu labor de investigación a través de las notas desperdigadas y un homenaje digno a la escritura.
    El párrafo de adelantado a la sociedad, maravilloso,... guardián de las cápsulas del tiempo.
    Enhorabuena por el artículo.
    Saludos de Javier.

    ResponderEliminar