viernes, 2 de octubre de 2015

Crear



Hasta la tarea más sencilla puede tener un componente creativo. Depende de cómo la encaremos y de la intensidad de la emoción que acompañe a la acción. Considero que no sólo son artistas los típicos pintores, escultores, directores de cine o actores. Cada uno de nosotros tiene alma de artista. Y en todo lo que hacemos reflejamos una parte de nuestra propia personalidad.

Se puede crear de muchas maneras y hay un amplio campo de posibilidades para hacerlo: en el mundo de la música, de la prosa y de la poesía por supuesto. Pero también crea el agricultor que organiza su huerto a su modo y con su estilo, el manitas que busca los materiales y se devana los sesos para encajarlos de la mejor forma posible, el albañil que erige un muro, el carpintero, el yesaire, el informático...

El proceso siempre es el mismo: disponer las cosas a gusto del ejecutante. Organizar el mundo a tu antojo, reunir con precisión lo que está disperso para darle forma y configurarlo según nuestra visión del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario