viernes, 29 de abril de 2016

Bocadillo incomible

Nos sentamos plácidamente en una terraza para tomarnos un bocadillo de jamón y, después de una más que razonable espera, nos sacan el presunto (así se dice en portugués) más bien jasco (así se dice en Aragón) y correoso. Todo ello enfundado en un cacho de pan más negro que el hollín.

Hombre, por favor, en algo tan básico como un bocata de jamón, los dos componentes (tres si lleva tomate) deben cuidarse con esmero. Deben ser sabiamente escogidos.

Advertimos al camarero de tal inoportunidad y, con cierta desgana se los lleva de vuelta a la cocina para presentarse de nuevo con idéntico jamón y la envoltura de pan sólo ligeramente más aceptable.

Nos quedamos a cuadros. No nos cabe en la cabeza que, en los tiempos que corren, establecimientos de cierta enjundia desatiendan tan clamorosamente la calidad de los productos que ofertan a la clientela.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario