domingo, 3 de abril de 2016

Sobran bares

La cultura del bar está bien asentada, muy establecida en nuestro país. Muchos negocios, muchas resoluciones de asuntos de todo tipo han tenido lugar en la barra de un bar. Y la inercia, la tradición ha llevado también a muchas personas a pensar en un bar como negocio, como medio de vida.

Pero, amigo mío, las costumbres sociales cambian, la sociedad evoluciona y los vaivenes económicos condicionan también la afluencia de parroquianos a bares y cafeterías. Los bares de "sólo bebida" han tenido que readaptarse y ofrecer también buenas tapas u otras exquisiteces para poder sobrevivir.

Y el bar normalico del barrio, el que no despunta ni destaca por nada especial, lamentablemente está condenado a desaparecer. Así lo atestiguan multitud de carteles. Dejando constancia de que un bar ya no es lo que era. Que los usos sociales están cambiando. Que a la gente le gusta también relacionarse en otros entornos.

En este ámbito está teniendo lugar una selección natural. Sólo sobrevivirán los más fuertes, los más inteligentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario