jueves, 28 de abril de 2016

A caballo entre dos eras

Llevo varias semanas realizando gestiones en distintos estamentos de la Administración. Y compruebo cómo, por una parte, todavía persisten costumbres y hábitos muy arraigados que enlentecen enormemente las gestiones y, por otra, la progresiva implantación de distintas aplicaciones informáticas para, supuestamente, ayudar al ciudadano en la resolución rápida de sus trámites.

La era de la lentitud y lo dificultoso en la relación con los órganos administrativos y la de la rapidez y la inmediatez que nos facilita Internet. Lo malo es que, como me decía un conocido, en la actualidad vivimos lo peor de las dos épocas. La Administración todavía mantiene inercias desesperantes y los avances informáticos aún no presentan la fiabilidad necesaria para operar con rapidez desde Internet.

Dos caras de una misma moneda: todavía hay que tirar de formulario y rellenar con boli y con mayúsculas todos los campos del impreso y, por otra parte, tramitar e instalar un certificado digital en tu ordenador también supone todo un sofocón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario