martes, 2 de junio de 2015

El pez grande se come al pez chico

Esta mañana he asistido a un festín "hormiguero" por parte de las golondrinas. Al asomarme a mi terraza he podido contemplar cómo, ordenadamente, un sinfín de pequeñas hormigas voladoras levantaban el vuelo y ascendían en vertical desde los alrededores de su hormiguero hacia las más altas instancias celestiales.

Y allí estaban, vigilantes, las golondrinas de cuello rojo que con sus gráciles piruetas iban capturando a las hormigas más lentas y torpes, quizás a las más infelices...

Buena lección matutina -he dicho para mí- La naturaleza no entiende de perdones ni de clemencias. El pez grande se come al chico y punto pelota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario