miércoles, 17 de junio de 2015

La vida de cada cual por capítulos



Yo creo que todavía no nos hemos hecho cargo de la revolución que está suponiendo el actual fácil acceso a las tecnologías de la información y comunicación. Desde luego, nunca se había visto como se ve ahora la facilidad para "disparar" y tomar fotos sin coste alguno.

De tal manera que ya las fotos empiezan a sustituir a nuestra memoria episódica cuando queremos rebobinar y recordar momentos pasados. Y poco a poco se van constituyendo en hitos de referencia de lo que supuestamente está siendo nuestra vida.

Lo mismo podríamos decir de los vídeos. Ya se puede grabar en vídeo los que hace una persona a lo largo de su vida, guardar toda esa información y revisar lo que más nos plazca.

Para los que provenimos de la época del blanco y negro, las habitaciones oscuras con las cubetas del revelado y la luz roja y las fotos en mate o en brillo, este nuevo universo que recientemente se nos ha abierto, a veces nos deja un poco confundidos.

Por mi parte, paso verdaderos apuros para organizar todas las fotos que he ido tomando en estos últimos años. Es una tarea pendiente que siempre dejo para más adelante. Quizás nunca la pueda abordar en su totalidad y legue a mis descendientes un revoltijo sin orden ni concierto sobre distintos aspectos de mi vida -siendo consciente de que muchos de ellos no son los más relevantes-.

Todo ello me produce cierta inquietud pero sobretodo lo que experimento es una gran curiosidad por saber qué será de mis fotos y mis vídeos cuando yo ya no esté en este mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario