viernes, 24 de junio de 2016

Noticias curiosas

Yo ya lo iba notando pero hete aquí que hoy me encuentro con la noticia de que tanto los monos como los humanos parece que tienden a reducir su círculo social al envejecer.

Las causas no están claras, pero la constatación de que en ambas especies se produce una especie de "selección social" asociada al envejecimiento, da mucho que pensar y ofrece mucha materia para indagar sobre las causas de nuestro comportamiento.

Analizo mi propia experiencia y veo que los lazos de amistad que, en su momento, trabé en mis trabajos, es verdad que, al jubilarte se debilitan de forma palmaria. Y, para mi el motivo está claro.

Cuando pertenecemos a un grupo social nos esforzamos en mantener buena relación con los miembros de ese grupo. Hacemos todo lo posible para que nos estimen y nos tengan en cuenta. Yo casi aludiría a un "síndrome de Estocolmo" asociado al hecho de estar integrado en una organización. Con posterioridad, al no sentir la necesidad de aprobación y de pertenencia al grupo y, más todavía, si te integras en otros grupos, los lazos relacionales con nuestros anteriores compañeros se debilitan.

Pero siempre hay excepciones. También he constatado que el empeño y la insistencia en mantener los lazos por parte de algún miembro del grupo casi siempre es correspondido con anuencia por parte del resto de los miembros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario