jueves, 9 de junio de 2016

El lecho marino

Hoy que he estado limpiando el fondo de un pequeño estanque. Hacía ya varios años que no lo limpiaba y allí se habían acumulado pequeñas ramitas, hojas secas y otros materiales.

El grosor de la capa de sedimentos rondaba los 5 ó 6 centímetros. Naturalmente el material ya estaba podrido y los lodos constituían una especie de barro negro en el cual viven tan ricamente multitud de pequeños seres adaptados a este entorno.

Me ha dado por pensar que, cuando voy por Remolinos, la carretera por la que circulo también está ubicada en un antiquísimo fondo marino. Todos los campos, pueblos y vecinos de las localidades de la ribera del Ebro se yerguen sobre lo que antaño fueron lodos; barro acumulado y sometido a enormes presiones. Una muestra más de nuestra pequeñez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario