viernes, 14 de agosto de 2015

Vivir con el corazón

Hubo un tiempo en el que lo racional primaba de forma aplastante sobre lo emocional. Los programas y contenidos educativos aludían, por lo general a la lógica y al razonamiento obviando los componentes afectivos.

Afortunadamente este divorcio va camino de solucionarse. Cada vez son más los autores y estudiosos que señalan la trascendencia del mundo emocional para abordar de forma eficaz los retos que nos plantea la vida.

Y es que no puede ser de otra manera. A nada que nos pongamos a pensar en nuestro propio devenir diario, veremos cómo las emociones están tiñendo constantemente conductas y comportamientos propios y ajenos.

Vivir con el corazón y vivir de corazón. Dando vía libre a nuestros afectos y empatizando también con los demás. Poniendo de nuestra parte lo que haga falta para contribuir a la felicidad de los demás. Afinando nuestra intuición y desplegando las antenas para captar el rico mundo emocional que nos ofrece la relación interpersonal, el contacto con los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario