sábado, 29 de agosto de 2015

Nivelando terrenos

Ahora que lo veo retrospectivamente, me doy cuenta que he dedicado bastantes horas de mi vida a nivelar terrenos. Descubrí el nivel ya cuando tenía 40 años, a raíz de los trabajos que tuve que realizar en una parcela que adquirí y, a partir de allí, me ha tocado, en muchas ocasiones realizar la misma operación. A base de práctica, podríamos decir que, ya estoy entrenado para detectar cualquier situación de desnivel.

Y en esas preguntas tontas que nos hacemos de vez en cuando, yo mismo me interrogaba ¿para qué nivelar?

Creo que la respuesta viene de la atracción gravitatoria. Siempre es mejor que la gravedad tire de algo de manera uniforme que de forma desigual. De esa manera se evitan tensiones en los materiales y todo trabaja de forma idónea.

Pero también hay un componente estético. Parece que los humanos necesitamos estar nivelados. Los desniveles nos desasosiegan, nos producen inestabilidad.

Por eso el otro día cuando vi el poyete desnivelado que le habían montado a Rajoy con un castillo al fondo, para dar su mitin allá en Galicia, me dieron malas vibraciones. No parece buena cosa que quienes gobiernan el país no detecten los desniveles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario