jueves, 13 de agosto de 2015

Seguir los caminos trillados

En mi personal autoobservación conductual detecto algunas curiosas conductas que me hacen reflexionar sobre la tendencia humana a repetir comportamientos e incluso, diríamos, a afiliarse a muchos de ellos y repetirlos hasta la saciedad día tras día.

Sería, por ejemplo, el caso de las páginas que visitamos en Internet. En mi caso, por ejemplo observo cómo casi me veo impelido a revisar a diario las tres o cuatro que consulto con más frecuencia. Si un día no lo hago, parece como si me faltara algo. Lo mismo ocurre con el telediario de las 3 o con el periódico de lectura habitual.

De manera que yo creo que se establecen conexiones neuronales muy sólidas con todos estos comportamientos y que el cerebro manifiesta, a su manera su enfado, si no se repite el ritual diario.

De momento no he encontrado una alternativa clara a esta situación. A veces hago intentos de cambiarla pero duran poco tiempo. Enseguida retorno a la rutina habitual.

Al cerebro no le agradan ni la novedad ni las sorpresas. Le gusta la previsibilidad y tenerlo todo más o menos acotado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario