viernes, 7 de agosto de 2015

Ellas siempre ganan


Me refiero a los insectos y, como habitualmente los nombramos en femenino, pues de ahí el título. Todos los años, para estas fechas, libro una desigual batalla con hormigas y avispas principalmente, ya que ellas quieren, a toda costa comerse mis uvas y yo, naturalmente, trato de defenderlas.

Hasta hace poco, este enfrentamiento se resolvía de manera radical acudiendo a los insecticidas pero ya hace unos años que decidí no fumigar aún sabiendo que, entonces, la cosecha sería parca.

Y allí andamos las dos partes a la greña. En lo concerniente a las hormigas, ya he probado los más celebrados sistemas ecológicos de intento de control: cinta adhesiva, posos de café, tiras de limón, etc. Pero aunque con estas trampas fenezcan unos cuantos ejemplares, al final el poderoso sistema reproductivo de la hormiga reina, puede con todo. Es cuestión de número y ellas son más, muchísimas más.

Ya se ha escrito sobre el tema pero yo cada vez estoy más convencido de que, en un hipotético futuro en el que, desgraciadamente, la humanidad desaparezca, los insectos serán los reyes del mambo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario