martes, 19 de enero de 2016

Zumo de ordio

Hoy por la mañana me he tomado un zumo de ordio. Bueno, una ración de bebida de avena que viene a ser lo mismo.

Al tradicional vaso de leche mañanero le han salido fieros competidores. Ahora lo que se lleva son las bebidas vegetales. No se había apagado el relumbrón de la bebida de soja cuando hizo su irrupción la de almendra. Con posterioridad yo creo que se ha ensayado con todo tipo de productos: bebida de arroz, de nueces, de coco, de mijo, de cáñamo...

No pasa un día sin que un producto nuevo aparezca en las estanterías de los supermercados. La imaginación de los fabricantes no descansa. Las leches vegetales antes comentadas se "enriquecen" ahora con calcio, vitamina D, Omega 3...

Y hoy pensaba que, puestos en materia, todavía podríamos dar otra vuelta de tuerca y pensar  en otros preparados que, a buen seguro, también tendrían mucho éxito. Se me ocurre, por ejemplo, una bebida de juncos de balsa con sabor a madrilla o bien un zumo de musgo del belén enriquecido con olor a nido de peira o mejor aún, una bebida vegetal de regaliz de palo con esencia de chapín...

Dado el cariz que están tomando las cosas no veo lejos el día en el que nos topemos con alguno de estos productos en el supermercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario