miércoles, 27 de enero de 2016

Un coco en el jardín

No, no os asustéis. No es un coco de hacer miedo. Se trata de la mitad de un coco colgada a modo de campana en una rama de un árbol. Una vía ideal para atraer pájaros. Les encanta picotear en el coco y, de paso nos ofrecen un animado espectáculo con sus evoluciones y cabriolas para conseguir el alimento.

Acuden muchos herrerillos y también, últimamente gorriones. Estos últimos mandan más y los pobres herrerillos tienen que esperar que sacien su hambre.

La natura es muy agradecida. Sólo hace falta un poco de sensibilidad y una mínima dedicación. Los animales te devuelven el detalle con creces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario