miércoles, 13 de enero de 2016

I hate waiting in a queue



Perdonad que lo escriba en inglés, pero quizás así llegue mi mensaje más lejos... Efectivamente, odio esperar en una cola. Pero lo que más odio (yo creo que a todos nos pasa) es verme forzado a esperar en una cola debido a la inoperancia de los responsables de dar correctamente un determinado servicio.

La cosa viene a cuento porque, por enésima vez, el otro día de nuevo me enfadé con los gestores de Caja España-Caja Duero. Para realizar una sencilla operación de ingreso en efectivo, yo calculo que estuve en la cola unos 20 minutos. Y lo peor de todo, ante la indiferencia -yo diría desdén- de los empleados que aducían solemnemente que el problema se debía a un cambio de la operatoria de la Caja.

Sin embargo lo que más me llamó la atención fue la mansedumbre y el aguante del personal que hacía cola conmigo. Allí no rechistaba nadie. Como decía en una entrada de este mismo blog, "Todos mansos en la queue" a veces parece que nos encontramos presos y cautivos de otras fuerzas superiores y que no hay nada que hacer. Pues no señor, yo por lo menos no me resigno.

Y siguiendo en mi línea de dar algún tipo de respuesta cuando alguna situación no me agrada, pues, tal como comentaba en otra entrada del blog me puse a hacer Duolingos con el móvil. A todo volumen. Esperando que alguien viniera a llamarme la atención, cosa que no sucedió. La respuesta la tenía preparada: "No pretenderán que esté aquí perdiendo el tiempo por su inoperancia. I hate waiting in a queue".

Os recuerdo también mi lema ante estas situaciones: "Si te tratan como un pingo, arréales varios Duolingos"

Un saludo, amigos peripleros. Y no aguantéis colas injustas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario