domingo, 6 de septiembre de 2015

Las vacas



No, tampoco este año han faltado las vacas. Aunque, en mi caso, como si no existieran. No le veo ninguna gracia al hecho de estar continuamente azuzando a un animal que vaga despavorido por las calles de la localidad en una mezcla rara de temor y excitación ante la posibilidad de que te pueda "coger".

La humanidad ha evolucionado mucho y también lo ha hecho la consideración y el trato que les debemos a los animales. Y hay mil posibilidades de divertimento, todas ellas más elaboradas que el simple acto de correr delante de una vaca intentando que no te pille. En algunos pueblos se ensayan otras actividades más creativas sustitutivas del tradicional encierro. También tienen mucho éxito. Y el público se divierte de lo lindo igualmente.

Así que, como todo el personal tiene que comer, propongo un nuevo enfoque del mundo de los toros y las vacas como observaciones en su entorno natural, competiciones tipo rodeo o concursos en distintas modalidades. Los animales nos lo agradecerán.

Debemos evolucionar. La adaptación es un indicador de inteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario