jueves, 11 de febrero de 2016

Lo más pequeño y lo más grande

El descubrimiento de ondas gravitacionales nos ofrece la posibilidad de reflexionar sobre la extraordinaria amplitud de escalas en las que se desarrollan diferentes eventos y la gran dificultad que reviste el hacernos idea de esas dimensiones.

Tenemos, por una parte, el rango de distancias extraordinariamente pequeño en el que se tiene que desempeñar el rayo de luz láser del experimento LIGO para poder apreciar la mínima variación producida por las "gravitational wawes": una diezmilésima parte del diámetro de un átomo.

Y por otro lado está la enorme distancia que nos separa del suceso que parece que ocurrió hace 1.000 millones de años-luz. Una cifra inimaginable.

No sé vosotros, pero a mi me cuesta enormemente moverme en la escala de lo más pequeño y de lo más grande. ¿Alguna idea para superar esta limitación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario