lunes, 22 de febrero de 2016

El rebaño


Hoy han caído cuatro gotas. Poca cosa. Nada excepcional en estas fechas.

Lo curioso ha sido que la lluvia también traía un fino barrillo que lo impregnaba todo. Y donde más se notaban los efectos era en los coches. Especialmente en los de color negro.

Así es que lo primero que se me ha ocurrido ha sido ir al lavadero de coches para dejarlo impoluto.

Allí me he dirigido y mi sorpresa ha sido mayúscula al comprobar que, al igual que yo, a mucha otra gente también le ha entrado la furia de la limpieza de su vehículo. Hasta el punto de colapsar los lavaderos de coches. Todos queríamos lavar el automóvil cuanto antes. Y todos al mismo tiempo.

La situación me ha hecho reflexionar sobre este evento de psicología social y otros que también ocurren con los grupos de personas. Tenemos en tan alta estima nuestra individualidad que perdemos de vista que, en más ocasiones de las que nos parece, nuestra conducta es de rebaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario