jueves, 17 de diciembre de 2015

¿Rotulación en inglés? No, please.

Mira que me gusta la lengua de Shakespeare y que reconozco la importancia de su aprendizaje para poder moverte por el mundo. Y mira que es necesario que todo el mundo tenga un conocimiento básico del inglés para defenderse en caso necesario. Pero lo cortés no  quita lo valiente. Una cosa es valorar la importancia de un idioma y otra muy distinta es pasarse de la raya y pretender comunicarse en inglés aquí, en España.

Justamente hoy he pasado por una hamburguesería rotulada totalmente en el idioma universal. No sé cuál ha sido la motivación de sus dueños para proceder de esta manera pero a mi no me ha parecido nada bien.Quizás la errónea idea de que, de esta forma puedan parecer más modernos ha primado en la decisión. Pero yo creo que se equivocan. La variedad enriquece. La uniformidad no. Conservar la lengua y las culturas autóctonas se impone en un mundo en el que la globalización lo está arrasando todo. Tú paseas por un centro comercial en Londres, por ejemplo y en nada se diferencia -salvo en el idioma- de otro de Zaragoza, por decir una ciudad.

Y cada idioma posee su particular visión del mundo. No es lo mismo decir sandwich que emparedado. Ni tampoco es lo mismo swimming pool que piscina o alberca.

La riqueza léxica del español no tiene parangon. Y creo que hacemos muy mal si cedemos a modernidades y rotulamos los establecimientos en inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario