martes, 24 de noviembre de 2015

Un universo de la nada (parte II)



Comentaba en una entrada anterior que le estaba hincando el diente al libro de Lawrence M. Krauss "Un universo de la nada". Pues bien, hoy mismo he acabado su lectura y, reconozco que me ha dejado atónito.

Son conceptos complicados y se necesitan conocimientos elevados de física para entenderlo en su totalidad pero el mensaje global está claro: se puede obtener algo de nada. Más aún, acudiendo a la física cuántica, se explica perfectamente que esto pueda suceder así. La nada es inestable.

 En palabras de autor: "Haber observado que el universo es plano y que la energía gravitatoria newtoniana local es hoy, esencialmente, cero, sugiere con fuerza que nuestro universo surgió mediante un proceso similar al de la inflación; un proceso por el que la energía del espacio vacío (nada) se ve convertida en la energía de algo, durante un tiempo en el que el universo se aproxima cada vez más a ser, en lo esencial, exactamente plano en todas las escalas observables"

Según los cálculos de Krauss, en un universo plano, las galaxias que no pertenecen a nuestro grupo local, cada vez se irán alejando más de nosotros hasta que las perdamos definitivamente de vista. Cuando mueran todas las estrellas y también se alejen irremediablemente las galaxias de nuestro grupo, sólo quedará la nada. Todo rastro materia y de vida habrá desaparecido. Ese es, por hoy, el destino que se prevé para nuestro universo.

Hablamos de miles de millones de años pero hablamos de algo que, con toda certeza de la que son capaces de aportar los físicos de hoy, realmente sucederá. Escalofriante ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario