viernes, 13 de noviembre de 2015

Sibirana

Las torres emergen orgullosas desde la roca

Ocultas entre la maleza...pero vigilantes

Pétreas fortalezas

Inexpugnable enclave

Orgulloso recinto. Mantiene la memoria de tiempos pretéritos

Formidable roquedal encajado en la torre y viceversa

En la lejanía no pierden su prestancia

Testigos mudos del devenir de los tiempos

1 comentario:

  1. Precioso reportaje, José Luís, siempre están igual las torres, aunque hoy las has adornado con una inmensa luz que realzan el enclave, Muchos recuerdos me trae el lugar. Un abrazo de javier.

    ResponderEliminar