lunes, 30 de noviembre de 2015

Tendenciosidad

Vivimos inmersos en una sociedad de medios de comunicación masivos y resulta muy difícil sustraerse a su influencia. Normalmente muchas de nuestras opiniones se van conformando en base a los programas que vemos en determinadas cadenas de televisión y a las manifestaciones que distintos personajes realizan en las tertulias televisivas.

También influyen la prensa, la radio y las informaciones de Internet. Poco a poco todo se va almacenando en nuestra memoria y sobre esa información fundamentamos, habitualmente, nuestros asertos y, en muchas ocasiones, nuestras acciones.

Pero perdemos de vista que los medios tienen unos propietarios con una determinada ideología. Y que las noticias que dan los telediarios o los llamados programas de investigación, inevitablemente siempre mantienen el sesgo de los que las elaboran.

A mí, últimamente me da la impresión de que muchos mensajes de los medios tienen en común un trasfondo de invitar a la aceptación del estatus quo  establecido. Como si los últimos recortes en derechos laborales y el nuevo marco del mercado de trabajo fuera lo más natural del mundo. Hoy mismo se hablaba de los fraudes de algunos trabajadores a la Seguridad Social, pero para nada se complementaba esa noticia con los fraudes que comenten también algunos empresarios. Normalmente observo más varapalos al débil que al acomodado. Muchas veces proporcionados de manera sutil.

Y también creo que vivimos en un modelo de sociedad cada vez más mercantilizado y más consumista. Pero de eso, hablaremos otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario