sábado, 19 de marzo de 2016

Millones de años


Si nos paramos a pensar, nuestras previsiones más alejadas son, por lo general, a una semana vista. A veces también utilizamos los meses y, raramente, nuestros planes de futuro tienen el horizonte de varios años. Quiero decir con esto que a los humanos, por lo general, nos cuesta hacernos idea del alcance temporal de un siglo, de un milenio, cien mil o un millón de años.

Sin embargo los antropólogos se tienen que manejar con esta unidad de medida para explicar lo que se sabe sobre la evolución humana. Desde la aparición de los primeros homínidos hasta el surgimiento del "homo sapiens" tuvieron que pasar nada menos que 6,8 MA (millones de años). Imposible hacerse cargo de este descomunal período de tiempo cuando ya tenemos dificultades para pensar cómo podían vivir nuestros antepasados hace 200 años.

Por eso me descubro ante la sabiduría, la paciencia y el tesón de gente como Louis Leackey, Philip Tobias, John Napier,  Raymond Dart, Robert Broom, Darryl Granger, Ronald Clark y otros muchos que han sabido arrancar alguno de los secretos mejor guardados de los fósiles de homínidos que fueron descubriendo y que databan de fechas tan alejadas de nosotros.

Supongo que los paleontólogos, al igual que los cosmólogos ya se han ido acostumbrando a esta enorme escala que contabiliza los períodos de tiempo en millones de años. Yo, de momento, no he sido capaz. Reconozco mis limitaciones para hacerme cargo de lo que significa el paso de un millón de años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario