martes, 3 de julio de 2012

Trío de ases: Durero, Rembrandt y Goya

Visité la exposición el día 30 de junio acompañado de RM y hoy he vuelto a pasar por La Lonja porque me quedé con "mono" de ver con más detenimiento la muestra.

Muchas son las reflexiones que han originado la visión de las obras de los tres maestros. Los dos primeros, anteriores a Goya, centrados en la temática religiosa casi exclusivamente y el tercero impactado por la guerra de la Independencia, mostrando al mundo entero lo más mísero y repugnable de la condición humana: las vejaciones, los asesinatos y las más diversas mostruosidades asociadas a un conflicto bélico.

Durero me ha encantado. Nunca imaginé que iba a ser tan enternecedor contemplar su obra grabada y he quedado sorprendido con los detalles que reflejan la vida a principios del siglo XVI.
Yo lo definiría como el dibujante de cómic más famoso de la época. Claro, que los cómics de entonces eran monotemáticos: casi todos se referían a la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Los grabados permitían realizar tiradas múltiples de los dibujos. No sé con precisión cuántos saldrían de cada plancha, pero constituían un método muy útil para difundir las escenas con los distintos episodios de la pasión entre el pueblo.


¡Cuánto tiempo invertido en reflejar hechos religiosos! ¡Cuánta inteligencia ocupada en esos quehaceres! ¡Qué pena que no se hubiera aprovechado más el tiempo dedicándolo a mejorar, por ejemplo, las condiciones de los ciudadanos de la época o a indagar más en el remedio contra las enfermedades!

Con todo, los grabados de Alberto Durero nos permiten (especialmente, se lo permiten a los expertos) conocer un sinfín de detalles de su época pues aunque él se remita a hechos acaecidos hace 1.500 años, las vestimentas, los útiles y el porte de los personajes de sus "cómics" reflejan claramente la sociedad de la época.

He pasado rápido por la muestra de Rembrandt. Sus grabados son más oscuros (quizás el taller no era de tanta calidad), aunque la maestría del autor queda reflejada en múltiples escenas religiosas como, por ejemplo El desprendimiento. Me ha sorprendido la vida del autor, con tres relaciones y dos matrimonios (conocidos). Era bastante habitual por aquel entonces que la gente falleciera a los treinta y tantos.

Finalmente me he desplazado al museo Camón Aznar para disfrutar también de los grabados de Goya. La sala está muy bien iluminada y acondicionada y la obra de nuestro genial pintor aragones brilla ahí en todo su esplendor. Especialmente impactantes me han parecido Los desastres de la guerra y también los grabados dedicados a los toros (muerte de Pepe Illo y Martincho toreando). Finalmente la serie Disparates, también me ha llamado la atención.

Aconsejo vivamente la visita a la muestra a cualquiera que tenga interés por estas temáticas. Es una ocasión excepcional que no podemos desperdiciar.

1 comentario:

  1. Un poco tardano va Chavierín con el comentario, buen artículo,los dibujos me recuerdan a los dibujos hechos en las escuelas en los márjenes de los cuadernos de los alumnos despistados, pero hechos en aquella época, a conciencia,... hoy resultan básicos para conocer la vida de aquellas épocas.¡¡¡Que pase utd. buenas vacaciones !!!, porque se lo merece. Un abrazo de Javier.

    ResponderEliminar