viernes, 23 de marzo de 2018

Sueños (II)

Quizás haya que relativizar un poco las cosas ¿Somos una maravilla o somos una mierdecilla? ¿No será que magnificamos el mundo de los humanos? ¿Acaso no sueñan también los animales? Mi perro, cuando está dormido, a veces ladra o bien emite gruñidos. Diríase que también está soñando ¿Su sueño es de inferior "categoría" que el mío?

¿Tienen los sueños de las personas algún significado? ¿Y por qué deberían tenerlo? ¡Qué empeño en buscarle significado a todo!

Vamos a apuntar a otro blanco: ¿cuál puede ser la función de los sueños? Y otro más difuso: Qué es lo que hace que noche tras noche nuestro cerebro construya tantas y tan variadas historias ¿Qué dispara el comienzo de la ensoñación y por qué se entremezcan episodios tan variados?

Por lo que dicen los libros -y por mi propia experiencia- parece claro que los acontecimientos que más nos han impactado en el ámbito emocional constituyen la materia prima de muchas ensoñaciones. Hoy mismo he soñado que seguía trabajando de profesor y que no podía hacerme con la clase. Esta noche los alumnos estaban de lo más rebelde. Señal de que, en más de una ocasión esa incertidumbre, ese impacto emocional quedó grabado en mi registro mnémico. Algo parecido me ocurre con la mili. Ahora hace tiempo que no he soñado pero en su momento era recurrente el sueño de que tenía que volver a hacer la mili.

Y también parece evidente que en muchas ocasiones los sueños discurren a través de escenas e imágenes que sólo tangencialmente podrían correlacionarse con situaciones que hayamos vivido. Más bien parecen metáforas de algo que nos haya conmovido especialmente. Freud lo diferenciaba. Hablaba de contenido manifiesto y contenido latente. Bonitas palabras que no aclaran gran cosa. Especialmente por el significado que le atribuyamos al contenido latente.

En su momento tuvo mucho predicamento el psicoanálisis y la interpretación de los sueños. Sigmund denominaba esta última técnica como la "vía regia de acceso al inconsciente". Pero yo creo que esta corriente tiene sus limitaciones. Para mi gusto no es posible demostrar de forma científica si la interpretación es correcta o no.

En la teoría de la Gestalt los sueños se entienden como proyecciones de la personalidad del sujeto que sueña y también de sus experiencias. La misión del paciente consiste en interpretar sus propias representaciones onníricas con la finalidad de averiguar el significado de las mismas y, de esta manera, al hacerlos conscientes, integrarlos a nivel personal. No me parece mala idea. Pero creo que, por esta vía cada cual echará la suya. Tampoco veo muy fiable este método.

Los hay más atrevidos. Algunos pseudoanalistas se remiten a la teoría cuántica y afirman que cuando soñamos lo que hacemos en realidad es viajar a otras dimensiones. Sí, muy bien ¿pero cómo demostrarlo?

En fin, amigos, soy consciente de que en este terreno hay más preguntas que respuestas. Lo cierto es que la buena racha que llevaba de sueños agradables hoy se ha visto truncada por el empecinamiento de mis alumnos rebeldes en importunarme. Con el agravante de que no eran dos o tres ¡Era toda la clase!

Tampoco pasa nada por no aclarar definitivamente el sentido y significado de los sueños. Cuanto más indago y profundizo en cualquier tema más preguntas me surgen. Hay que aceptar que no tenemos respuesta para todo.

1 comentario:

  1. Hoy se ha presentado el auténtico profesor con su sapiencia y puntos de vista sobre los significados de los sueños, mundo complicado pero que nos trasladan a escenarios conocidos.Serio artículo, José Luis, al final, algo cogeremos con la mano, ? O qué ?. Saludos

    ResponderEliminar