viernes, 20 de julio de 2018

Los Rarámuri... de Uncastillo

Veo a Lorena Ramírez corriendo maratones en sandalias y con el traje regional; sin ningún tipo de equipamiento de los que llaman "modernos" y veo también la sencillez y dignidad del pueblo rarámuri y, casi sin querer, me transporto a la niñez, en mi pueblo, en Uncastillo.

Allí los años sesenta bien podrían equipararse a la situación actual de los tarahumara. Todos los mocetes hacíamos deporte sin saberlo, sin equipamiento alguno y sin tener tampoco ninguna noción de posibles récords batidos.

Cogíamos las bicis, por ejemplo, y en un plis plás nos plantábamos en el pocico de La Tejería para iniciar la -casi diaria-pesca de barbos a mano. Por supuesto sin complemento alguno que facilitara la tarea. A lo más, algún saco de arpillera para alojar la pesca. Es posible que hiciéramos algún Guiness; pero, naturalmente, ni nos enterábamos.

Subir montes era otra de nuestras especialidades. Nunca hablábamos de desniveles ni de distancias recorridas. Simple y llanamente caminábamos hacia el destino que hubiéramos elegido ese día. Daba igual si era la piedra La Lavadera o Malpica de Arba. No importaba si habíamos invertido muchas o pocas horas. Con que hubiéramos cumplido nuestra misión nos dábamos por satisfechos.

La escalera de caracol que conducía al campanario de la iglesia constituía otro importante elemento de entrenamiento -aunque no lo supiéramos- y lo mismo -cuando tocaba- bandear las campanas. El tiempo dedicado a la actividad se medía a ojo cubero. Por supuesto no conocíamos cronómetros ni, por tanto, anotábamos ninguna marca.

Lo mismo puede decirse de la caza del baucino, de cuando íbamos al conejo o a la perdiz o de la pesca con caña. Allí no se cuantificaba nada. A lo más los ejemplares capturados. Quizás batimos algún récord, quién sabe.

Ayudando a nuestros padres tampoco nos quedábamos atrás. Colaborando, por ejemplo, en la siega. Entonces no se hablaba para nada de la temperatura del día. A lo más decíamos que hacía "algo", "mucha" o "bastante calor". Seguro que en este apartado también hubiéramos ganado algún premio a la vista de las inclementes condiciones en las que desarrollábamos nuestra tarea.

Me veo en las fotos de la época con vestimenta sencilla y sin alharacas y, al igual que los de mi generación, posando de forma natural y sin estridencias puesto que, entonces, todavía no había irrumpido de forma masiva la televisión y no se copiaba ningún modelo. Cada pueblo, cada localidad, había desarrollado su particular cultura y esa diversidad constituía un mosaico verdaderamente pintoresco.

Sí, ahora, a 63 años vista yo me considero un rarámuri de mi pueblo. Heredero directo de usos y costumbres, de tradiciones que han desaparecido ya para siempre.

3 comentarios:

  1. Creo que tuvimos la suerte de ir descubriendo la vida poco a poco y sobre todo por nosotros mismos.Es una pena que toda la cultura ancestral de la vida de los pueblecitos donde nacimos y aquellas vivencias, como tú sugieres,se hayan perdido prácticamente totalmente y para no volver.En parte fuimos afortunados porque las conocimos y vivenciamos.
    Pero puestos a elegir entre la vida de antes y la de ahora, me quedo con la de ahora.Aquella vida era excesivamente sacrificada,según mi opinión.
    Excelente artículo,como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En ese eterno carrusel vivimos de jovenzanos, más felices que unas pascuas, vivarachos y con el postre en la boca para ir a pescar o recorrer muchos andurriales.Nos sobraba con lo que teníamos, eso sí, con la navajica en el bolsillo, para hacernos arcos y flechas,...y espadas romanas,...y tirachinas con gomas de rueda,....artesanía e ingenio puro, en un pequeño lugar, entre montañas. Éramos unos supervivientes de película. Un abrazo, Jose luis.! Qué rastro nos dejó todo aquello !

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos, a los dos por vuestros comentarios. Habéis captado perfectamente el mensaje del artículo. No podía ser de otra manera, al fin y al cabo somos congéneres de la misma etnia...

    ResponderEliminar