viernes, 25 de agosto de 2017

Sarrance

En su "Novena en honor de Ntra Sra de San Cristóbal", D. Emilio Bayarte, a la sazón cura párroco de Uncastillo en 1945, da cuenta de una tradición según la cual la virgen apareció en la ermita de nuestro pueblo al mismo tiempo que desaparecía de la iglesia de Sarrance (Francia).

Es una pena que no aporte más razones de esa misteriosa preferencia de la virgen por Uncastillo ni de las posibles causas que originarían el repentino desapego hacia Sarrance.

En todo caso parece -según indica el documento citado- que ya desde la antigüedad se realizaban visitas colectivas y grandes peregrinaciones de los fieles de la villa francesa hacia el santuario a pesar de las grandes distancias y de las dificultades que tenían que salvar para atravesar los Pirineos.

Esta breve reseña ha suscitado mi curiosidad. En primer lugar buscando el pueblo francés en Google Maps y, posteriormente recabando datos sobre la iglesia y su patrona: Nuestra señora de la Piedra.

Para mi sorpresa aquí cada uno echa la suya. Unos dicen que la virgen la encontró un perro pastor belga en el siglo XII, que la trasladaron a Olorón y que luego, milagrosamente retornó a su lugar de origen. Otros que fue encontrada por un pastor y un pescador a orillas del río Aspe. Los hay que afirman que fue un toro -que desaparecía y engordaba regularmente- el autor del descubrimiento... En fin, que hay múltiples versiones de la aparición en Sarrance pero, curiosamente en ningún lugar se cita la desaparición en Francia y posterior aparición en Uncastillo.

Este hecho me produce una cierta disonancia cognitiva. Me gustaría averiguar qué versión se aproxima más a la realidad y -sobretodo- confirmar o refutar el hecho de las peregrinaciones francesas hacia nuestro pueblo

Así es que habrá que tomar cartas en el asunto. En primer lugar solicitando la opinión de dos amigos que los tengo por muy entendidos en estas temáticas: Javier Cay y Serafín Benedí y, en su momento, girando una visita a la comuna francesa de Sarrance en la región de Aquitania a ver si allí queda algún testimonio de las peregrinaciones.

Y puestos a buscar, también me intriga la relación que pudo tener en su momento "Casa Samatán" con la población del mismo nombre también en Francia. Faena, desde luego, no falta.

1 comentario:

  1. Saludos tempraneros.De tradición nos viene el tema, sin haber nada escrito, pero tuvo que haber un motivo por el que se forjara esta historia. No es mala idea la de investigar y buscar la historia originaria, con tiempo se puede plantear. Un saludo de Javier para ti y para Serafín.

    ResponderEliminar