miércoles, 1 de mayo de 2013

Efectos colaterales indeseados del "Método Pueyo"

He decidido parar, por un tiempo, la experiencia del aprendizaje memorístico intensivo de los discursos de inglés de la NASA y las lecciones diarias de este idioma. En mi afán por ser constante y focalizarme en esta tarea, he ido descubriendo que tanta intensidad mental y tan continuada, produce efectos colaterales indeseados.

En mi caso, he observado un incremento en la actividad mental en general y un excesivo cuestionamiento de muchos asuntos de la vida diaria. Y también cierta dificultad en la fluidez de las relaciones interpersonales. Cuando uno se pone en el formato "centrado exclusivo en un tema", todo lo demás acaba siendo accesorio. Parece ser que el cerebro "se rebela" contra la imposición de normas muy rígidas y el exceso de autoexigencia y demuestra su malestar con estos síntomas.

Es cierto que según avanzamos en edad, el cuerpo nos pide más relajación y menos complicaciones. Y, para mi gusto, también lo es que nunca uno es demasiado mayor para emprender nuevos aprendizajes. Sin embargo hay que buscar el término medio. No es bueno "pasarse de frenada". Cuando empezamos a experimentar sentimientos de agobio, ansiedad o desvalorización, debemos estar atentos porque nuestro cuerpo nos está advirtiendo que algo no rueda como debería. Y lo inteligente es tomar las medidas adecuadas para atajar el problema.

Por mi parte he vuelto de nuevo a caminar por el trayecto hasta el instituto sin repasar discursos ni memorización alguna y disfrutando del aire fresco de la mañana y del canto de los pájaros. Y a disfrutar de mi tiempo libre. Queda para más adelante la materialización de mi proyecto de aprendizaje memorístico de 24 discursos de la NASA, las 100 canciones y las lecciones diarias de inglés.

Cuando las circunstancias sean más oportunas, si procede, lo retomaré.

Mientras tanto, amigos, disfrutemos de las alegrías que nos ofrece la vida: una buena comida, una agradable conversación, un paseo relajado... y tantas y tantas cosas que nunca debemos dejar de lado.

1 comentario:

  1. No pasa nada, amigo José Luís, yo aprendí una frase tuya, hace muchos años," Uno tiene que hacer lo que le cree en ese momento y si la cosa no sale bien, no pasa nada ".Son actuaciones directas del ser humano que no tienen que tener mayor transcendencia. El cerebro, a veces, vive momentos de apetencia y creatividad y otras veces se cansa de recibir información y lo mejor sólo quiere ver y observar. Javier le regala los meses abril, mayo y junio
    para acompañar las secuencias con la natura. Un saludo.

    ResponderEliminar