domingo, 18 de noviembre de 2012

Visita a la catedral de Tarazona

Después de treinta años de estudios y trabajos de restauración, la catedral de Tarazona luce en todo su esplendor, engalanada con sus pinturas restauradas, sus retablos, sus capillas, sus remozados sillares, su azarosa historia...

El desplazamiento desde Zaragoza se realiza con rapidez y comodidad y se puede -y debe- aprovechar la salida para cursar también una visita a la ciudad de Tarazona ya que toda ella constituye, en sí misma, un evocador viaje al pasado.


Destacaré de la visita el gran acierto y excelente desempeño de la guía que, de forma muy amena y didáctica nos explicó los avatares por los que pasó el excelso recinto sacro. Memoricé varias fechas que vienen bien recordar para ubicar los hechos históricos en el tiempo:

- Siglo V: inicio de la dominación visigoda
- Siglos VIII al XII: dominio musulmán
- Siglo XIV: guerra de los dos Pedros (de Castilla y Aragón)
- Siglo XVI: El pintor Alonso González renueva con sus pinturas de estilo renacentista el interior de la catedral.

La construcción de templos -y más todavía- las sucesivas remodelaciones que solían realizarse en los mismos constituyen una interesantísima lección de las excelencias y las miserias humanas: el deseo de figurar, el afán por pasar a la posteridad, la ambición, el poder....


Los sepulcros, panteones y enterramientos dan fe del ansia del personal por permanecer lo más cerca posible de la misericordia divina... Y también indican un gusto y afición por el boato propio de aquellos tiempos.

Visto todo ello con la perspectiva actual, no puede uno dejar de percibir cierto tufillo infantil, mezcla de devoción, misterio y temor a lo desconocido.

En fin, una estupenda jornada aunque ligeramente ensombrecida por la dificultad de encontrar un restaurante bien de precio y que no estuviera lleno.

1 comentario:

  1. Dicen que merece la pena conocer Tarazona, la catedral, restaurada, es una gran joya. Si los guias se documentan y se meten al visitante en el bolsillo las visitas se convierten en una forma de reclamo,....se trataría de vender el producto.
    Una persona satisfecha crea riqueza. Un saludo de Javier.

    ResponderEliminar