domingo, 14 de octubre de 2012

Sed de saber

Desde que empezó el curso me he embarcado en un decidido intento de aprender inglés de una vez por todas. Hablar y escuchar. Expresarme con corrección y entender lo que me digan en ese idioma. Es un reto difícil pero no imposible de conseguir. El plazo que yo mismo me he asignado para llegar a un nivel aceptable de comprensión-expresión es de dos cursos académicos (hasta el 31 de agosto de 2014).

Os preguntaréis cómo me ha dado tan fuerte por esta iniciativa. Pues la razón es muy sencilla: el día 6 de agosto llegaba el rover Curiosity a Marte a las 7:30 de la mañana. A mí me hacía mucha ilusión compartir con todo el equipo de la sala de control del JPL este momento tan fascinante y a las 7:00 de la mañana ya estaba conectado a Internet para seguir en directo el amartizaje.

Efectivamente, todo el proceso de "entry, descent and landing" del aparato se llevó a cabo con precisión milimétrica y, a lo largo de las distintas etapas, los ingenieros de la sala de seguimiento iban "cantando" -en inglés, claro- la evolución de los distintos parámetros intervinientes en todo el proceso.

Yo viví con ellos la alegría del momento de la confirmación del aterrizaje y el entusiasmo desbordado que se generó al celebrar el evento. Y fue en esos instantes cuando decidí que, en la próxima llegada de otra nave espacial a algún lejano planeta, debería ser capaz de ser uno más de la familia y entender perfectamente cuanto allí se dijera.

El afán de estar al tanto de la evolución de la misión hace que me conecte todos los días con la página web de la NASA y siga los pasos que se van dando para desentrañar los misterios del planeta rojo. Y también hace que me vaya percatando del estilo de trabajo de todos los miembros del equipo y la verdad es que admiro cómo se organizan y el esfuerzo que realizan para mantener puntualmente informados a los interesados por estas temáticas.

Cada semana, un miembro distinto del equipo de trabajo prepara un vídeo en el que se explican con todo detalle los últimos avances de la misión. Cada dos semanas se convoca una rueda de prensa para realizar un resumen de las tareas llevadas a cabo. Todos los días se actualiza la página web con las últimas informaciones. Además se puede seguir el evento por Facebook o por Tweeter.

Ya empiezo a vislumbrar los frutos de mi iniciativa angloparlante: a base de ir de aquí para allá, navegando por la web me voy dando cuenta que los avances más novedosos, la ciencia más actual y los enfoques más creativos se presentan, todos ellos, en la actualidad, en primer lugar, en el idioma de Shakespeare. También me doy cuenta que la traducción al español de la producción más actual, suele tardar un tiempo. La consecuencia de todo ello es un renovado esfuerzo por aprender vocabulario, giros y expresiones que me vayan facilitando poco a poco una comprensión básica de los textos en inglés.

Y a consecuencia de todo ello, un nuevo panorama se abre ante mis ojos: investigaciones punteras sobre el origen y evolución del universo, novedades en genética, avances en las neurociencias, nuevos descubrimientos en física de partículas... y muchos y muchos otros campos en los que me encantaría adentrarme.

Decididamente esta sed de saber es un estupendo aditamento para los que ya vamos cumpliendo años. Un magnífico regalo que hace que cada día se nos ofrezcan cientos, si no miles de oportunidades de adentrarnos más y más en el vasto mundo del conocimiento.

2 comentarios:

  1. Saludos, en primer lugar, al hombre de las estrellas.Apasionante reportaje informativo de seguimiento diario de la maquinica de marte. Lo importante es que disfrutas y pasas momentos apasionantes con las explicaciones. ¡¡¡ Buen hobby !!!,It´s a good idea. El ingles siempre ha sido para los latinos el eterno reto." Te recomiendo la gramática sucinta de la lengua inglesa ",....aunque me parece que me la recomendaste tú. Un abrazo de Javier.

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé si te la recomendé yo pero también la tengo en casa. Es muy buena. Todavía la utilizo. Un saludo muy afectuoso, Javier. JL

    ResponderEliminar