domingo, 30 de septiembre de 2012

Un olor nauseabundo se apoderó de la margen izquierda

El martes, día 25 de septiembre, un penetrante olor a purines o gallinaza se fue extendiendo por las calles y avenidas del sector del Rabal. Se sintió de forma más penetrante en la urbanización Ríos de Aragón, en la Avenida Cataluña y en el Barrio de la Jota. Perduró durante dos o tres días hasta que, por fin, se difuminó.

Unos hablaban de que los agricultores de Movera habrían aprovechado la previsión de lluvias para abonar sus campos. Otros lo atribuían a la papelera de Montañana. Todos sufrían con resignación esta forma indeseable de contaminación que parece no estar contemplada -ni regulada- en las normativas ambientales de este país.

La falta de sensibilidad medioambiental aflora por doquier en cualquier rincón de España. Es una cuestión de educación y sentido común. Pero como dice el dicho, "El sentido común es el menos común de los sentidos" y hete aquí que -hasta la fecha- no he leído publicación alguna que se haga eco del despropósito pituitario que hemos tenido que aguantar resignadamente los sufridos vecinos de la margen izquierda.

Aunque, bien pensado, quizás no fueran los agricultores los causantes del desaguisado. Sabido es que hay muchas cosas que huelen mal en España: la corrupción política, los bancos insaciables, los despropósitos urbanísticos, los recortes en educación y servicios sociales....

Es posible que, de aquí en adelante, otros focos de olor pútrido emerjan por aquí y por allá y se diluyan por calles, avenidas y urbanizaciones de los sufridos y maltratados ciudadanos del pueblo llano.

El volumen de la putrefacción generada hasta la fecha es tan grande que, a no mucho tardar, una espesa niebla de contaminación ética, moral y axiológica terminará por cubrir todo el país limitando todavía más, si cabe, la dificultosa respiración de los de a pie.

 Claro, que para esa emergencia ya están preparados nuestros políticos y banqueros. Ellos hace tiempo que se proveyeron de toda una panoplia de máscaras anti gas y equipamiento variado que les evitará el engorroso trámite de tener que aspirar los subproductos de sus excesos.

2 comentarios:

  1. uuummm

    no creo que fuera la montañanesa.

    mas creo que fue la segunda opcion,

    la lastima es que no hay ningun control sobre nada en esta ciudad.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  2. En una capa negra de despropósitos es donde estamos viendo, la cola larga de ausencia del sentido común y los abusos de poder. No sé cuando tiempo estaremos así,...ventanas lejanas.

    ResponderEliminar