viernes, 21 de septiembre de 2018

Estampas de la Val de Onsella

Desde Isuerre se divisan con prístina nitidez las torres del Castillo de Roita; testigos mudos de tiempos pretéritos. 

También en Isuerre, este arco medieval nos recuerda de nuevo la elegancia constructiva de nuestros antepasados

La cruz vasca -Lauburu- preside la puerta de entrada de esta vivienda en Isuerre

Y no menos curiosa es esta vivienda del mismo pueblo con claras alegorías masónicas

Ya en Lobera, este sol pétreo me recuerda algún monumento funerario celta

Aguas cristalinas discurren por el cauce del Onsella a la altura de Longás

...Y los carteles indicadores de rutas inmemoriales llaman la atención del visitante

Heráldicas insignias nos retrotraen a los tiempos de La Caballería

...El paso del tiempo marca su impronta con peculiares soluciones no siempre muy acertadas

1 comentario:

  1. Me traes unos buenos recuerdos de la juventud.Pueblos escondidos en la sierra con el venerado río Onsella de acompañante, ¡ Cúanta historia acumulan !, Y podría poner en un expositor las pistas de esos bellos recuerdos, los barbos traicioneros,los robellones, los fósiles cuaternarios, el Garín, el perro Pistón, los Pirineos al alcance y las visitas a la sierra,....una tarde cualquiera, el sumun de la natura en aquel lugar,... tocando el cielo. Estás ahí más que yo. Un abrazo José Luís.

    ResponderEliminar