viernes, 28 de julio de 2017

Algo está pasando

No me fijaré sólo en el abrasador mes de junio que hemos sufrido. Ni en las ya repetidas olas de calor con las que nos está "obsequiando" el verano.


Tampoco me remitiré a los telediarios por mucho que me hayan llamado la atención varias noticias relacionadas con la climatología. Lo saben bien en Rubielos de Mora donde presenciaron atónitos un auténtico bombardeo de granizo del tamaño de pelotas de tenis.

No. Repararé en lo sutil, en lo cercano, en lo que no se dice en los medios de comunicación pasando, por tanto, inadvertido.

Y pasaré a relatar lo intrigante. Inquietante también. Sospechoso diría yo.


Como por ejemplo que este año no se ven baucinos por el castillo ni por las iglesias del pueblo. Una vuelta por los alrededores a las cinco de la tarde y el silencio te sobrecoge. Nada que ver con la algarabía de hace unos años.

El pozo de la Pesquera desaparecido. También el del Peñazo, de la Tejería y otros muchos que ahora están cubiertos de un espeso carrizal. Un débil hilillo de agua discurre por lo que antaño era el vigoroso cauce del río Riguel. En algunos tramos ni siquiera eso. Ni rastro de vida acuática. Tampoco se oyen los abejeros. Aquí el silencio también lo cubre todo.


La uva de la parra de mi jardín abrasada. Nunca había visto nada igual. Las hormigas han desistido en su intento de asaltar, como otros años, los -antaño- jugosos granos de uva. También están desapareciendo.

Tres botones de muestra, amigos, que nos están intentando comunicar algo. Que no son noticia pero que a mi entender nos trasladan un mensaje muy nítido: nos estamos cargando el planeta.  

1 comentario:

  1. + Hojalá, no sea así,!.Estos días en Alpartir también echaba de menos los silbidos en grupo de los baucinos, pero bueno alguno hay, a alguna cría ayude a tomar el vuelo,... se fueron sin darme las gracias, pero yo contento. Es verdad, está todo muy seco muy agreste, como muy final, no sé porqué antes era todo más normal, con buenos pozos llenos de madrillas y ahora todo se ha escondido, muy africano. Algo tendrá que ver el abandono de la atmósfera. Lo triste que es que los mayores países causantes de todo esto no están por la labor,... una pena. Veo que estos días has hecho unas buenas correrías por los lugares de la infancia,....eso está bien. Saludos, José Luís.

    ResponderEliminar